El Burgués Chávez.

Venezuela ha votado para convalidar o modificar la representatividad de los 165 legisladores que integran desde hace años la Asamblea Nacional, con absoluto predominio chavista. El Presidente venezolano ha perdido esta vez la mayoría.

Ayer, Hugo Chávez decía;

“Se perdió la cuenta de cuántas elecciones hubo desde que estoy en el poder; a lo mejor me estoy desquitando de lo que pasaba hace 20 años”, (…)”Yo vi cómo le robaban los votos a la izquierda y cómo la burguesía financiaba a dos partidos, Acción Democrática (socialdemócrata) y Copei (socialismo cristiano); los pobres no votaban, ni siquiera tenían cédula”. Dijo además que su antecesor, Rafael Caldera fue electo “con menos del 20 por ciento de los votos” debido a que “la gente no creía en la política y la revolución bolivariana devolvió esa confianza”. (Fuente: Télam)

Quiero detenerme en estas frases de Chávez. Recordemos que Rafael Caldera obtuvo casi un 30% en la primera elección y un 30,46% en la segunda, y no lo que Chávez dice. Pero dejando eso de lado, me detengo en otra frase “Yo vi cómo le robaban los votos a la izquierda y cómo la burguesía financiaba a dos partidos…”.

Convengamos lo elemental; Chávez es burgués y como tal ejecuta su política sin los consensos que dice profesar, silenciando voluntades opuestas a él, basando su estrategia en una plataforma discursiva social que se escapa de la dialéctica para ser populista, no popular. Y en esto consiste su “desquite”, en ser un burgués porque  necesitó serlo, ocupando un rol que anhelaba. Desarrolla así la peor combinación, soberbia e ignorancia. Y si la mayoría de los pobres hoy tienen cédula y votan es producto del desarrollo lento de las Democracias y de una evolución de conjunto, ya que la gente de Chávez otorga cédulas a quienes comprometen su voto-afiliación. Agreguemos entonces que Chávez es un Burgués sin culpas, que padece Ataraxia Política, es decir impasibilidad e insensibilidad social hacia quienes no comparten su gestión, y cuando no, los censura. Desconoce que respetar al otro, sumado a otros, representa institucionalidad. No debemos descuidar que detrás de discursos emblemáticos la pobreza alcanza casi el 30% en Venezuela, la inflación supera la de Argentina,  y el desempleo y la informalidad, juntos, casi llegan al 45%.

Fuera de su estructura contradictoriamente parecida a lo popular, pero de personalismo militarizado, existe un hombre más burgués que soldado, ya que entre otras cosa las crónicas reflejan su rendición sin disparar un tiro y entregando su arma en alguna vicisitud histórica de Venezuela.

Siempre hay algo estremecedor en un burgués no asumido que juega el juego del poder.

La Historia es misteriosa; Aló Presidente.

Somos La Quinta Pata.

YAYO HOURMILOUGUE.

Compartí el contenido:

Post Author: Editor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *