EDITORIAL. YAYO H- “De color verde”.- LAQUINTAPATA- 07-07-17

Si el dólar sube, la competitividad mejora. Posiblemente. Ya que el papel verde es sólo uno de los aspectos de ser competitivo. Evitaríamos al menos, mínimamente y luego de un tiempo, que muchos salgan a comprar a Chile u otros países,  lo que ya tenemos y producimos aquí.

En el gobierno piensan en un dólar de 18 para fin de año. En la city hablan de 22 para 2018. No es improbable tras la estacionalidad estival de principios de año que siempre depara sorpresas, y tras un marzo comúnmente disparador.

Hace años surgió en el campo de la Tecnología el concepto de “Goteo”, que tiempo después y en la explicación magistral de José Pepe Nun, acaparo el campo de la economía bajo el nombre de “Derrame”. Pero ni en la Argentina de los 90, ni en ningún otro lugar, tal efecto ha sido comprobado satisfactoriamente. Lo que sucedió fue lo contrario. Recordemos las industrias que el Menemato cerró tras el asesoramiento de Don Dromi.

Cuando el vaso se llena el derrame apenas moja la mesa. Pero en política, desde la Acumulación nunca se llegó a corregir la Desigualdad. Y me refiero a Desigualdad, no a la Pobreza. Porque la Desigualdad puede corregirse escasamente, la Pobreza es un negocio de los Poderes.

Dejando entonces de lado la inexistente teoría del Derrame, queda acomodar la cosa desde otros puntos cardinales, las PyMES, acerca de las que tanto se habla. Sucede que en ese terreno de la motorización económica es más lo que voluntariosamente se profetiza, que lo que se hace. Ésta es una etapa de ironía social en la que mientras más importancia parece dárseles, más PYMES cierran. Y más familias quedan sin trabajo.  Existe, es cierto, una más abultada legislación ahora, pero siguen ausentes las “medidas” que acompañen el probable crecimiento, o que eviten sus derrumbes.

Se da una paradoja “Desigual y Combinada”, donde cientos quiebran y otros con más espaldas, se oxigenan. El principal problema argentino sigue siendo la falta de capacitación e Incentivo en cada joven con una Educación en crisis si miramos presente y futuro. Y sobre todo y más que nunca, el de una carga impositiva corrosiva y exageradamente revulsiva con la que los argentinos, aquellos que lo hacemos, estamos cansados de cumplir a costa de nada, o lo que es peor, de nuevas y grandes decepciones.

El dólar es sólo una mala o buena variable, siempre que el conjunto de la producción haga el resto, y las inversiones lleguen para quedarse. Algo difícil ante el escenario electoral que se avecina. Y esto, sin descuidar la deuda colosal de un país que cada vez se empeña más, con una emisión que no se detiene.

 

Yayo Hourmilougue.
LaQuintaPata.

 

 

**********

Estimado Yayo: Si el dolar aumenta, la competitividad mejora: falso

No va a ser ni 18 ni 22 $/D puede ser mucho mas cuando el deficit fiscal y cuasifiscal supera los 10% del PBI

El concepto de “derrame” no es un concepto económico es algo que inventan los sociologos que generalmente carecen de solida formacion economica. No son ningun Max Weber.

Las PYMES como cualquier persona,  empresa familiar, gran empresa no aguanta una presion tributaria del 54% (116 impuestros) ni una presión sindical y salarial del 75%,

El dolar es un precio como cualquier otro de la economia, quizas mas significativo que el precio de los chupetines.

Se necesita un orden económico social que funcione, algo semejante como nuestro cuerpo humano cuando está sano. Nuestro cuerpo economico-social esta enfermo de metastasis. Un abrazo. Prof. Sandler

Compartí el contenido:

Autor entrada: La 5 Pata

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *