Opinión. Yayo H. “Entre Cofradías y Remarcaciones” LA 5PATA-15-04-16

Un presidente en plena gestión denunciado ante la justicia. Una presidenta con mandato cumplido, y varios de quienes fueron sus ministros, por diferentes causas y niveles de gravedad, también denunciados ante la justicia.

No es una mala etapa, es contrariamente a lo que se cree, una de las mejores para las instituciones, la democracia, la sociedad en su conjunto. Para permitirnos crecer.

En Comodoro Py, el 13 de abril hubo Una Ausencia Total del Estado Nacional. ¿Fue decidido de esa manera para evitar una confrontación mayor? Lo desconozco.

Sin embargo, no es ésta  la mayor preocupación de los argentinos aun cuando en este punto, se choca generando  de uno y otro lado un vértice político-social elevado, lo que algunos siguen reconociendo como La Grieta. Ojala fuera solo una grieta. De ser así ya es una Grieta Cultural, antes que Política, que se instala para quedarse muchos años. Lo que nos exige examinar la situación serenamente, para buscar otras soluciones, debido a que ninguna ha funcionado, y la división a la que aludo parece empeorar. Es necesario entonces, comprometer más a La Justicia, al Congreso, al Gobierno Nacional, a cada Gobernador y Municipio y a las Instituciones Civiles. Y a Sindicatos y Empresas. Llamar con más énfasis, a cada Responsabilidad.

La mayor preocupación de la Gente, coincide en puntos menos abstractos y más sensibles, y no es precisamente el que acabamos de mencionar, no pasa por el nudo de ese conflicto;

Pasa por otras aristas menos complejas: El bolsillo, con una inflación importante y la consecuente caída del consumo, el desempleo, la inseguridad, la salud pública y la educación. En la Calle, la Gente no habla de Comodoro Py, dice “La plata no alcanza”.

En otros órdenes, y  acerca de los que ningún político hizo lo necesario, se observa con mayor madurez cívica la preocupación por la falta de Infraestructura, de rutas, donde ya no se puede vivir en zonas inundadas, o se las sufre con pérdidas inapreciables, ausencia de asfalto, cloacas, servicios, aquí nomas en el Gran Buenos Aires donde vivimos millones, y hacia cada provincia, sumado a la necesidad de relacionarnos  con el mundo, y en la búsqueda de marcos de previsibilidad ya no macro, sino familiares; estos son los temas que pasan a ser urgencias. Las tarifas para lograr una recaudación que nos permita invertir en energía eran necesarias, pero debieron dosificar más la aplicación. Y falta el compromiso de sectores empresarios que interpreten que las cosas han cambiado, no se trata solo de remarcar, porque evidentemente lo que se está desmoronando es el consumo.

En diferentes lugares del país, hay municipios que comienzan a ver la realidad de cada demanda. Otros, se apegan a nuevos discursos y publicidades Conservando Los viejos Errores de Corrupción, y gastando donde no deberían hacerlo, a veces solo por temas de proximidad ideológica, lo que nuevamente, conlleva a grandes retrocesos comunales. Pero no pasan desadvertidos para nadie. Se los ve. Se los reconoce. Es paradójico que existan Municipios que recaudando bien lo reinviertan permanentemente en la ciudadanía, y otros, que recaudando lo justo, continúen sin invertir en la Gente, que no es otra que la que paga los impuestos. Un hecho demostrable que se da actualmente en algunas Comunas, hayan cambiado o no su signo político. Se gasta más en un recital que en un zanjeo. Por caso, quienes “invirtieron” en elevar la asistencia a Retito el 13 de abril, debieron dejar que la gente que cree en Cristina, lo hiciera por sus propios medios. Viejos métodos que no tienen sustento por estas épocas, y que se ven. Dejándolos expuestos. Se debe trabajar para los vecinos, no para los sillones propios. Resulta extraño que quienes creen que hicieron una revolución, se manejen como una cofradía.

Ahora tenemos por delante como decía, oportunidades. Incluso las del FpLV si quiere demostrar su peso real, si lo tuviera, convalidándolo desde la institucionalidad. O del Peronismo, con su predominio de tanta diversidad interna. Mientras el actual Gobierno y la Justicia reacomodan sus roles adecuándolos a las necesidades más concretas. Faltan, insisto, algunos sectores empresarios colaborando desde sus lugares, para que no disparen su máquina de remarcar indiscriminadamente.

No estamos mal, pero podríamos estar mejor.

Yayo H

LA5PATA

 

Compartí el contenido:

Post Author: Editor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *