Opinión. YAYO H.- “El Capitán Lluvia”. LA 5PATA.

Al Aire; 11:08 HS

Con los años, y viendo lo que sucede, tiendo a sublevarme. Lucho por no ponerme ingenuo.

Hay más de un funcionario al que uno ha dejado de caerle bien. Y esto, no es otra cosa que una parte inequívoca de una transición crítica, que Ellos construyen con hechos y que en la teoría los molesta. No les gusta que los critiquen.

Adoran, que los alaben.

A esta altura de mi vida, hay más de un político que me odia. Lo sabe, y lo sé. Y a esta altura de mi vida, me tiene sin cuidado.

Veo, y no ven, que van perdiendo la Gente como si fueran cosas. Es como si se les fueran cayendo Personas de los bolsillos, mientras ellos avanzan. Van dejando ejércitos sociales de Gente, detrás. Cuando decidieron ser políticos, y antes de llegar a Funcionarios, debieron decidir  involucrase más. Ser Responsables. Crecer en esa responsabilidad que la Política exige.

En Esteban Echeverría, el hombre abandonó su casa con el agua arriba del pecho y llevó su bolso sobre la cabeza. Ahí estaba la última muda seca que le quedaba, bien alto. Llegó a la estación de servicio a unas ocho cuadras. Se cambió en el baño. Y desde ahí, salió para su trabajo. Otras decenas de vecinos esperaron los Medios. Explicaban que no aparecía nadie del gobierno, de ningún gobierno. Y que ya no querían colchones, que ya no quieren dádivas. Quieren soluciones. Eso comentaban a los Medios, Medios políticamente detestables.  Lo mismo se repite en Areco, Monte Grande, en Luján, en Mercedes, Olavarría, Trenque Lauquen, Tandil, Bolívar, Pehuajó, Bragado, Avellaneda, Lanús, Lomas de Zamora, Quilmes, La Matanza, La Plata, Ensenada, Tigre, Almirante Brown, Coronel Pringles, y San Vicente. Hay más lugares que continúan inundados, y es difícil cuantificar daños que desde ya, son irreparables. No solo bienes de cada persona, sino siembras y hacienda. Y esperanzas. La Esperanza no acepta precio. O mejor dicho, ya no lo acepta.

Está bien que el gobernador viaje a Bariloche invitado por Pichetto para visitar Arsat. Pero hay momentos para hacerlo, y hay etapas donde tiene que controlar lo que delega y estar con quien más lo necesita.

Los funcionarios han ido perdiendo la Gente de las calles. Ahora han perdido calles bajo agua, que no parecen ser de sus responsabilidades. Funcionarios/Candidatos, se cruzan por las pantallas. Se desafían. Se lanzan la pelota muy alto, de punta a punta, inalcanzable, sobre las cabezas de las personas. Es su Juego. Un Juego de Roles alejado de la Tierra y del Agua. Salvo a los funcionarios y candidatos ¿a quién importa una foto con alguien vestido de futbolista, ante otras realidades sumergidas en aguas contaminadas?

Es como si no se dieran cuenta; que están despreciando con actitudes, lo que ellos mismo juran amar.

La historia parece no perdonar a aquellos que no atienden la naturaleza. Y quien no atiende la naturaleza, no atiende a la Gente.

El Führer estaba tan convencido de una victoria relámpago que no se preparó siquiera para la posibilidad de guerra ártica en Rusia. Sin embargo, sus divisiones orientales perdieron alrededor de 734.000 hombres (23% del total de sus tropas) durante los primeros 5 meses de la invasión, y el 27 de noviembre de 1941, el General Eduard Wagner reportó; “estamos a punto de acabar con nuestros recursos, tanto humanos como materiales. Estamos al borde de ser confrontados con los peligros del invierno profundo”.

La historia definió aquel momento, como “El Capitán Invierno”. Aquí, por supuesto, no tenemos ningún Führer. Pero tenemos Clima. Y puede hacer lo que nadie imagina. Y un funcionario no solo tiene que imaginarlo, tiene que prevenirlo. La guerra es el peor invento del hombre ante la ausencia de soluciones políticas. Ahora descubrimos globalmente, que la mediocridad también lo es. No hay guerra en Argentina. Tampoco soluciones políticas. Una solución es política, y es tal cuando tiene un destinatario que beneficiar; su Gente.

Nadie previno con obras el escurrimiento del agua de la provincia. Nadie de ellos, funcionarios al fin y al cabo, imaginaron que alguna vez comenzaría a llover en un solo día, lo que antes llovía en un mes. Hay pueblos inundados. Hay oscuridad política. Y hay cruces dirigenciales vanos y estrechos. Casi frívolos.

Hubo alguna vez un Fondo del Conurbano, que la sumisión consciente de quien gobierna, ha impedido exigírselo al gobierno nacional, al que parece sobrarle para otras cosas. Tenemos derecho a preguntarnos; ¿Hubo dinero de Fondos Hídricos? ¿Dónde está? ¿En que se gastó? ¿Se ha hecho algo en la Cuenca del Salado, o en otras Cuencas? Y si se hizo algo ¿Estos son los resultados? Lo que se hizo, ¿Está bien o mal hecho? ¿Antes de esta Gobernación que se hizo? ¿Y durante ésta Gobernación?

Este es un país con gente formidable, cuando tienen que luchar por lo suyo y apoyarse solidariamente en el de al lado. Aun con las vacunas de violencia que nos han puesto encima en estos años, tenemos buena gente. Pero en algún instante la gente formidable pierde la paciencia. También eso les sucede. Sería bueno que no perdieran la memoria ante las urnas.

Esta Democracia nos exige que la paciencia sea tan firme como la memoria.

Un gobernante está obligado primero con la Gente, lo hayan votado o no. Nunca con complacencias superiores. La pilcha le cabe a un gobernador, como a cada intendente incapaz. Y al más alto ejecutivo nacional. ¿Si hay buenos Intendentes? Sí, los hay, no nos estamos refiriendo a ellos.

Llegamos a una época donde los mejores hacedores de malas políticas, vapulean a la gente, la engañan, la desconocen, les origina un gran sufrimiento que ni siquiera es gratuito, porque cada ciudadano paga impuestos, como para que ningún adulto, ni sus padres ancianos, ni sus hijos, tengan que dormir arriba de los techos, o andar socorriendo a otra gente y cada cosa que flota, con una canoa y por sus propias calles. En Glew una escuela comienza a rajar sus paredes, y a perder su nivel sobre la tierra, se está auto-destruyendo. Se derrumba lo poco que quedaba, ya no hablamos de educación, sino de contención. Esas paredes rajadas, “contenían”, lo que la política olvidó. Otras escuelas sufren un vértigo similar, inundadas en diferentes lugares. Antes, sin agua que las tapara, esperaron años por inversiones que no llegaron. No hay paro docente sin justificación.

No son ciertas las costosas, emotivas y amarillentas Campañas Políticas publicitarias de cada año, con tanto dinero que nunca explican. Para la gente, para mucha Gente, pensar cada funcionario, representa la oscuridad.

Ya no se cree en la política como algo posible para la esperanza. Sino como tipos que llegan, para terminar almorzando con lo peor de cada Negocio Inefable y Desviado. Asumiendo compromisos que de antemano saben que no podrán cumplir.

Gestión es sinónimo de la buena práctica política. La Gente ya sabe que es mejor inaugurar de verdad una escuela, asfalto y cloacas, sin mentir, antes que la difusión de cien estatuas marketineras, o de discursear sobre logros sociales que muy pocos ven.

Me dirán; “Pero necesitamos de la Política”. Claro que sí, “pero antes necesitamos de buenos Políticos que la practiquen responsablemente”.

Habitamos, es cierto, una Democracia Joven; con Funcionarios que proceden feudalmente.

Si hay una Clase Media Baja, como afirmé hace tiempo, sin posibilidad de ascenso social como vemos, las medidas de quienes irresponsablemente asumieron el rol de gobernar estos once años terminaron de posicionar a esta clase media baja como tal, confundiéndola en matices estructuralmente demográficos, territoriales  y económicos ( ingresos menos impuestos y territorio sin planificación), con lo que sigue más abajo, una pobreza estructural que si bien se intentó corregir hace diez años, desde hace cinco se lo hizo a-culturalmente, sistémica y partidocráticamente,  de tal modo que así, todo supuesto beneficio se desmadró, convirtiéndose Mutilación Social, y en nuevos asentamientos donde los ocupantes exigen derechos que el poder más alto, se esmeró en convencerlos que para ellos existían dichos derechos sin la contrapartida de la Obligación.

Descontando un puñado de planes y la Asignación Universal por Hijo, se terminó premiando la desocupación, no el incentivo a la responsabilidad. Y se construyó una Mala Burocracia, para desviar fondos siniestramente. No hubo política de proyección social, sino un interés exacerbado en sumar apoyos para convalidar permanencias propias en el poder. Del mismo modo que no hubo sustitución de importaciones, sino importaciones parcialmente cerradas que generaron perdidas irremediables a empresas grandes y a Pymes, y el cuento de una industria nacional que no pasó de ciertos esfuerzos y que quedó ensamblando en el sur lo que seguimos comprando del exterior. Hay otra verdad que se desprende, que hay que reconocer y que es ajena al relato político, y se trata de excelentes profesionales, científicos y emprendedores argentinos, mal cruzados por el oportunismo de aplaudidores profesionales que llenaban aviones que todos pagamos.

Hay otras dos verdades no menos impactantes. Solo quien sufre un mal, es capaz de solidarizarse corporalmente con su prójimo, es decir, con su próximo;

Si un Gobierno logra lo que no debe, es porque existe una población que lo permite. ¿A cuántos argentinos de verdad en todo el territorio nacional, los preocupa la inundación de otros? Si no es así tenemos un problema mucho más grave. Y casi mereceríamos que nos gobiernen como nos gobiernan.

Uno puede preguntar por la inundación, como por el hambre, o la violencia, o la desnutrición infantil, o el narcotráfico, no habría diferencias en tal caso, si tuviéramos que evaluar al Ciudadano Socialmente Responsable o no, y sus decisiones más profundas.

Pero si realmente preocupa a todos, o al menos a la mayoría de nosotros, exijamos a cada uno de los Funcionarios que cumpla su rol, y cumplamos el nuestro.

Los políticos que lleguen, van a seguir siendo los que acertada o equivocadamente, hayamos elegido.

Hay al menos miles de personas que mañana serán quienes voten, y que hoy pierden todo y chapucean en agua con descomposición fecal. Mientras que los que mandan, miran desde helicópteros la masa líquida deforme, para analizar en importantes gabinetes, lo que nunca serán capaces de reparar.

YAYO H

LA5PATA

La foto corresponde a una imagen que el Colega Carlos Lamiral subió a su Muro en Facebook.

Compartí el contenido:

Post Author: Editor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *