Columna de Opinión.- YAYO H. “El 29”. LA 5 PATA.23:39 HS. 24-04-13

Cualquier cambio en La Justicia, debería ser el resultado de la suma de voluntades sociales  que un país produce luego de deliberaciones de varios años y grandes cambios. No tiene que haber una Justicia Popular ni Liberal, tiene que ser una Justicia Ecuánime, sobre todo, imparcial.

Mi oficio, el periodismo no es otra cosa, me permite entrevistar personas, actores sociales que convocamos cada sábado, en los últimos tres años. Antes fueron dieciocho años, de lunes a viernes. En esa gimnasia se percibe que;

-Están aquellos que nada dejan. Que no nos movilizan, que no nos inyectan esas ganas de pensar.

-También quienes nos enriquecen, y nos asombran, porque saben. Y comparten conocimiento sin egoísmos, donde una frase, solo una, te da vueltas en la cabeza por días.

-Y existen quienes convocamos, pero ya reúsan salir al aire, porque son conscientes que resulta difícil creerles, luego de una serie de preguntas que tienen de incisivas lo que nadie imagina; La Simpleza. No hay nada más difícil de responder y explicar, que la obviedad y lo simple.

De hecho todos son convocados, pero es el oficialismo quien ha dejado el rastro en nuestro programa de esa ausencia, saliendo de escena poco a poco. Imagino que en la vida, les debe estar sucediendo lo mismo. Porque quien tiene tanto y abusa, no tarda en andar pidiendo prestado, ya no me refiero a plata, sino a algún saludo. El aislamiento, es caro.

Y debido a que la mayoría de los argentinos hemos crecido socialmente, independientemente de cada gestión, lo que vale a decir que los Ejecutivos han sido quienes menos contribuyeron al crecimiento de la inteligencia colectiva, en esta oportunidad, y aunque sabíamos que la Justicia como Ente imperfecto necesitaba ajustes, confiábamos al menos que como tal haría parte de su trabajo cuando quienes mandan ya no lo hicieran, y tuvieran que ser citados por diferentes Jueces. Superando los acuerdos de “puertas cerradas” entre el Ejecutivo que se va y el que ingresa. Era al menos, lo que nos quedaba. Era nuestra Utopía, juzgar tanta Corrupción nos justificaba. Era algo así como No volver a repetir ese error. Un deseo que no surge del rencor ni del odio, sino de la propia Justicia que hay en cada uno de los inocentes. Un deseo que tiene que ver con la Libertad de no permitirnos Democracias Dudosas. En esta guerra sin armas, verbal  e inútil, desatada en estos años, la Justicia era el Bien Superior de todos, y de cualquier bando, ya que ése fue el país políticamente construido en poco tiempo.

Nuestra historia, y mayores, dejaron ensambladas señales de las que no podemos desentendernos, y alcanza y sobra con una sola de ellas, aunque habría muchas más:

Art. 29.- El Congreso no puede conceder al Ejecutivo Nacional, ni las Legislaturas provinciales, a los gobernadores de provincia, facultades extraordinarias, ni la suma del poder público, ni otorgarles sumisiones o supremacías por las que la vida, el honor o las fortunas de los argentinos queden a merced de gobiernos o persona alguna. Actos de esta naturaleza llevan consigo una nulidad insanable, y sujetarán a los que los formulen, consientan o firmen, a la responsabilidad y pena de los infames traidores a la patria.

Se está eliminando este Artículo implícitamente, de hecho. Y no se le concede al 29 la posibilidad de ninguna Medida Cautelar**. Es el Juego de las Ironías más costosas. Una Constitución sin uno de sus artículos es una Constitución mutilada, tanto o más que lo que debería representar; a su propia Gente,  sin importar su posición política, porque fue creada a partir del concepto de “Ciudadanos”.

En verdad, son irrespetuosos, de lo que más dicen amar. El peor error se vuelve desconcierto, ya que lo infame no es lo que les vemos o escuchamos por fuera, lo peor es lo insondable, inescrutable y temerario que representan por dentro. Oscurantistamente gobiernan. No solo están terminando con La Justicia como la concebimos, están terminando con su propio 54%. Y sin importarles.

YAYO HOURMILOUGUE.

LA 5PATA.

**Las medidas cautelares son las dictadas mediante providencias judiciales, con el fin de asegurar que cierto derecho podrá ser hecho efectivo en el caso de un litigio en el que se reconozca la existencia y legitimidad de tal derecho. Las medidas cautelares implican la adopción de medidas judiciales tendientes a hacer efectivo el derecho que eventualmente sea reconocido.

Todos los Derechos Reservados. Este material puede reproducirse, o reenviarse mencionando la fuente.

Este mensaje es enviado respetando la legislación vigente acerca de correos electrónicos:

Sección 301, párrafo (a)(2)(C) de S.1618. Decreto S.1618. Título Tercero. Aprobado por las normativas internacionales sobre envío masivo. Incluye una forma de ser removido, y no es spam.

No imprimas este correo si no es necesario. El medio y/o el ambiente somos todos.

Compartí el contenido:

Post Author: Editor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *