Opinión YAYO .H.”EL PLANETA PERDIDO”. Sección Literaria. LA 5ta PATA.


La siguiente Prosa es extensa. Si no quiere leerla puede eliminarla. De ser así, disculpe las molestias.

Y cualquier similitud con la realidad es pura coincidencia.

Gracias.

………………………………………

www.la5pata.com/inicio

“La Fe no es aquello en lo que una mujer y un hombre creen, la Fe es lo que una mujer y un hombre son”. “Todo lo que nace muere, y todo lo que está unido, está sentenciado a separarse”.

Los memoriosos comparaban al Planeta con aquél árbol ruidoso. / Lleno de chicharras. Un árbol sonoro. / Los bichos alados y estridentes vivían horas ahí,  coronándolo hasta que el sol desaparecía. / Pero un mediodía no hubo estridencias. Ni lo sacudió el sonido de las tardecitas, porque todos sabemos que el ruido sacude. / Llegó una nube negra de langostas. Primero fue el zumbido. Hasta que llegaron a la copa. Allí eran más silenciosas. Solamente sus chasquidos. No fueron muchas, pero fueron suficientes. / Y el árbol, aseguraron desde esos días, quedó como El Planeta, silencioso y trasquilado. / Nunca nadie dijo que las langostas fueran malas, salvo que nadie dudaba de sus voracidades. Estaba en ellas, en sus cuerpos larvados. / Sucedieron varias cosas. Hubo una época, reconocían, en que se hizo lo que nadie había hecho en Planeta Perdido. / Pero los años pasaron, y muy tarde entendieron que las Rejas a la Palabra no traían Libertad, y más localmente, tampoco Seguridad a los Parques Metropolitanos. / Decían en el Planeta Perdido que los orgasmos venían en frasco. Que hasta cinco de ellos no se mezclaban, pero había que ser cuidadoso con cada etiqueta. / Nadie se hacía cargo de falla alguna. Porque en el Planeta Perdido, lo que abolieron primero, fueron las Fallas Públicas, no las sociales. / De allí que Equivocarse estaba penado para todos, menos para Ellos. / Por lo demás, cada frasco importaba algo así como el 62% de tu sueldo.  Solucionaban de esta forma cada inocultable frigidez, y cada inevitable fogosidad, / igualaban aguantadores con eyaculadores precoces.  La Igualdad era la madre de cada batalla.  La inequívoca Igualdad que nos hacía igualitarios, /nunca parecidos, salvo, claro, para quienes ordenaban, a Ellos, su materialismo los transformaba en algo mágico, como distintos. / Y si no existía, la Igualdad, toda ella, era creada por Divinidad Vertical.  En apenas seis años fusilaron de madrugada a todos los Diferentes. Pocos Heterogéneos quedaron a salvo. / Quienes escaparon, miraron al Planeta Perdido desde afuera, llorosos, quebrados, desde televisores en otros idiomas, o desde acá nomas, del otro lado del Charco. / Y quienes no pudieron superar las fronteras, se escondieron bajo techos oscuros. Un puñado enarboló la Resistencia de mostrarse sin escondites, / como Diferentes,  asumiendo al mismo tiempo su desenfrenada Pobreza tarde a tarde. /A los Pobres de siempre, a los Pobres Antiguos en el Planeta Perdido, pobres que nunca devoraron, los engulló la Propaganda.  Y los eructó a destiempo, para que como Pobres, jamás se enteraran. / Pobres humildes y pobres soberbios, porque los pobres soberbios también existen, crédulos que todo había cambiado. Dueños poderosos de su Pobreza Antigua. Sus creencias eran lo más parecido a su condición de siempre, / porque no había tiempo de Comprender, en el Planeta Perdido. / La Paranoia quiso que el Orden acelerara los tiempos hacia adelante y hacia atrás, mientras la doctrina impuesta adormecía cada Inventario del Presente. / Curiosamente en el Planeta Perdido, Pasado y Futuro, indiferentes y cambiados, convivían para abolir el Presente. Sí; hermanados en la Frustración y en cada Fracaso. / Una vez a la semana la gente se miraba los cuerpos, para ver si todavía estaban. Hubo espejos comunes, y espejos Funcionales. Y estaba el Espejo Divino, encadenado, intocable. / En una transmisión, los modelos encuadrados aparecían para tentar con promesas a todo Aldeano. Y venían con llamativos tipos de marco. / Así y todo, hubo huidas, escapes de muchedumbre exorbitada, y algún que otro intento de fuga masiva. Lo provocaron mujeres y hombres desgastados,  que se resistieron a llevar el código de barras en sus pantorrillas. / Fueron perseguidos económicamente, casi hasta el Destierro.  Los que escapaban eran traidores de la Imperial Igualdad. / Y no quedaba ninguna orilla entre la tierra y el cielo en que no se buscara a los enemigos de la Libertad y la Igualdad de Planeta Perdido. / La Región florecía en aras de una emancipación creada para todos, mientras la aprovechaba el privilegio de pocos.  Y en otros Planetas, / tan evolucionados como el Planeta Perdido, muchos fueron perseguidos hasta los márgenes del sistema libertario. / A poliglotas, intelectuales, profesionales bilingües, delegados acusados de intolerantes ante lo popular, se les exigió la creencia al gobierno, o sus vidas. / Quedó un puñado de Historiadores con conchabo. Y los sindicalistas viejos, amortizados, hicieron lo que más sabían, dividirse de nuevo. / O eras Libertario del Planeta Perdido, o eras un Pobre Impopular. La plata pasó a tener otro valor, no el verdadero, sino el de la Igualdad de Planeta Perdido, regulado minuciosamente por el salomónico Instituto del Indec-seado.  / Es que el mundo, aldeas y campos, no eran lo que se informaba, y mientras Ellos comían sus jugosos ojos de bife, nos quedábamos sin vacas. / Por la misma época veíamos montañas  quebradas por estallidos violentos y con suelos contaminados.  Si las vetas de piedras doradas valían tanto, los aldeanos jamás pudieron enterarse. / Y poco a poco, no hubo con qué sacar energía para encender las velas, del fondo de la tierra de Vaca Muerta, o en Loma de la Lata. / Y es que nadie se acercó con dinero, y en el mejor de los casos, para inyectar, usaban nuestra agua. / ¡Y pocos entendían porqué desde dentro fabricaban dinero, si después salían a controlar cada precio! / ¡O porqué te permitían quince duros para viajar si tenías que cambiarlos en el Instituto de Negación de la Moneda Extranjera! / Se impuso lo Marcial Democrático sobre cada Duro Federal, sobre cada opinión. Cada plegaria tenía un valor Fiscal, y muchas Iglesias cerraron, ninguneadas. / Solo creció aquella Iglesia que cuidaba un Sacristán, con un apellido milenario, de origen alemán distintivo, Kirch o Kírjner, que ya casi no recuerdan las Reales Mayorías. / Los empresarios se partieron, estaban quienes hacían lo suyo como siempre, y los nuevos, que utilizaban el erario de todos. / Y tras la segunda mitad del XX y el inicio del XXI, el Gran Cansancio, desde la supuesta Revolución Kamikaze lograda con el cuerpo de los demás inocentes y nunca con el propio, / a la Dictadura Asesina, y cruzando por la primera democracia y varios inútiles gobernantes, fue en dos lustros, juntos, Todos los Cansancios. / Sucedió un amanecer en que se estrenaron nuevas radios y medios, ya que aunque no todas cambiaron sus nombres, hubo de la nada importantes propietarios sureños / y se anunció en un Bando Verbal que la Igualdad llegaba desde ese momento a cada Juez. / Y a cada Periodista que tenía que aceptar qué preguntar y que no, llenando un Actuario, o dedicarse a otra cosa, / como hacer la quintita en los fondos y plantar zanahorias y zapallos, y hasta pedían que se aprovecharan de Turda los bulbos de cebollas. / Casi por esos días, fue cuando los Contenedores del Puerto comenzaron a oler mal, repletos de frascos importados de Orgasmos Envasados. /Nadie tuvo tiempo de recordar, que al igual que en otras Estaciones, en el Planeta Perdido, habían vuelto a jugar con los años de todos. / Y con cada Trabajo, y con cada Deseo, ya que podías tenerlos o no, dependiendo de un Tribunal de Revisión Resplandecido. / Eliminaron las jubilaciones de privilegio para que quedara solo el privilegio Iluminado.  Ya no se tenía que decidir lo que con esmero / el Poder lograba para cada uno, porque Ellos lo hacían, vivamente, en lugar tuyo. / Debido a eso, era menester de Buen Aplaudidor hacer presencia y salir cargado, no sin antes rendir los mejor de cada tributo.  Muchos artistas en el Planeta Perdido, bien remunerados, en sus vidas reales creyeron que seguían actuando. / Fue cuando la Ficción se mimetizó tanto con la Realidad que uno no sabía si el espectáculo de Cantautores y el de Novelas en tira o Cines, estaba en las calles,  o si al entrar a un recital o encender la televisión, la verdad estaba en lo que oían o miraban. / Aunque nadie escuchaba, y nadie veía. No importaba; el código de barras hacía el resto. Los Jóvenes, llamados “Y”, comenzaron a construir su Felicidad propia. / El camino fue desentenderse de lo viejo conocido, descreer de los  revolucionarios de la guitarra que cobraban en Duros. / Así, cambió la música, y el Rock tuvo que abrirse a otras melodías alternativas. Lo desfiguraron quienes ni siquiera estudiaron música, y algún funcionario chulo. / Lo peor sucedió cuando los “Y”, confundidos, NO comprendieron cual era la izquierda y cual la derecha. Eso sí, nadie podía ser Ambidiestro. / El término hasta desapareció de los diccionarios, en cuyas tapas surgía de golpe la imagen de un puñado de Comisionados. / Aunque la confusión mayor llegó cuando un Decreto Necesario y Urgente dio cuenta, que lo que había sido la mano derecha desde ahora, era la izquierda. / Lo mismo para los pies y cada lateralidad de cada cosa que pudiera verse estática o moviéndose, tocarse y pesarse. / Olvidó el Decreto las Pinturas, olvidó además el Arte. Los confundió con Gente aprendiz, mayor, amiga  y contratada. / Y entre tantos Ítems, se disponía uno que no llamó demasiado la atención, los Deportes Populares serían declarados Actos de Guerra, / y se financiaría a los ganadores, mientras lo que desataran fuera violencia. Pero se pasaría por los calabozos cualquier intento de Club Privado. / Y se le dio la llave a la AFA. / No lejos de allí, en un cuartucho esposaron, atrasándolas, a Las Hermanas Paritarias, y agasajaron en un salón VIP a una mujer que todos, salvo Ellos, detestaban, A Doña Inflacionada. / Y durante diez años, los peajes de autovías incrementarían sus costes cada 12 horas, hasta el momento aquel en que ya no pasara ningún auto, y fueran innecesarios los empleados. / Una supuesta oposición parcial al gobierno, fustigó con bici sendas, hasta que de los 65 hacia arriba, / cada hombre y mujer quedó en sus casas, antes que desmoronarse por el infarto.  No había transporte para ellos, tampoco jubileo. / Y hubo un momento en que independientemente del Gobierno Central, la ciudad parecía bombardeada, y costosa, no hubo Duro con que aguantar. / Hasta los árboles caían, presa de los años, sin cuidado ni atención, y muchas calles eran Rápidos de Canotaje, estamos, decían los vecinos, entre las brasas y la parrilla. / Y finalmente, muchos aldeanos planetoides, se sintieron rodeados. Confirman algunos, que con tanto, pudo hacerse mucho,  pero que Hoy es el primer día, del final de Planeta Perdido. / Los jubileos en metálico no llegaban o eran unas monedas, los Asistidos y los Vagos, que no eran la misma cosa, pero que en algunos casos se potenciaban en el mismo involuntario fin, sí lo hacían, / aunque nunca fuera en las cifras que empresarios públicos del deporte automovilístico, del futbol, de la tevé y del cable, o de radios eran beneficiados. / En ningún Bando se leía, que todo fue posible porque la Gente de Planeta Perdido lo permitió, incluida cada reja. /  Ahora, en el Planeta Perdido todo es tan posible, que quienes siempre han sido corruptos ladrones, mañana pueden ser héroes, y viceversa. / Una marcha comienza desde el norte, provincia a provincia. Llegan para pedir que se les gire un Doblón / de cada uno de aquellos Doblones que durante años, y siendo casi todos, el mismo gobierno, han malgastado en sí mismos, y en Cortes donde sobran Bufones. / Ahora, seguras de sí y cubiertas de superioridad, las Autoridades analizan como detener a gusto el sol,  y como controlar la pleamar y la bajamar, / y de qué manera controlar el canto de las Aves antes de dormir, y el recorrido del planeta ante las estrellas. / Un exabrupto ha querido la construcción de un monolito inmenso en Madero Puerto, al que han titulado la Ambición Encubierta. Casi nada. / Para su inauguración está previsto un gran Show con los Trovadores más ochentosos y progresistas. / Y han orientado la lluvia a aquellos lugares donde cada funcionario ha comprado hectáreas verdes, altas mesetas planchadas. / Allí, donde echaron desde gringos, hasta mestizos. / Otro Decreto premiará la Política Filicida de Rejas Inviolables. En el Planeta Perdido, hecho de Amores, Polvo, y Partituras deshojadas, Micóticas de Humedad, Levaduras y Mohos, aseguran que el Viento pedirá permiso /

Hace días, amenazaron a Dios, conque sino se presenta, le perforaran el Cielo y le enviaran el Fisco. Porque aseguran que entre Ellos, sobran ejércitos de ángeles para lograrlo. /Con lo que no han podido aun es con el Tiempo, esa magnitud tan Sabia. Por eso han decretado que durante veinticuatro horas, los relojes avancen a la derecha, y otro tanto, retrocedan a la izquierda. / Y aunque el Tiempo continúe, los Aldeanos permanecen perturbados. Lo que de política no hablo, no sé por cuánto tiempo soportaran el Régimen de Todos los Cansancios. / En Argentinoide, el Planeta Perdido, han saboteado mis años, dinamitando mi vida. Y han incendiado de lo poco que tenía, cada  Viña. / Vi cuando escapaban esos de La Banda de la Igualdad y sus Libertarios de mis pocas tierras a la carrera y agazapados, veloces como truenos, blandiendo Palos, relucientes sus Guadañas. Y ya no recuerdo, será por decepción y cansancio, lo que voy a hacer Ayer. Ni recuerdo lo que hice Mañana. /

YAYO HOURMILOUGUE.

LA 5PATA.

Todos los Derechos Reservados. Este material puede reproducirse, o reenviarse mencionando la fuente.

Este mensaje es enviado respetando la legislación vigente acerca de correos electrónicos:

Sección 301, párrafo (a)(2)(C) de S.1618. Decreto S.1618. Título Tercero. Aprobado por las normativas internacionales sobre envío masivo. Incluye una forma de ser removido, y no es spam.

No imprimas este correo si no es necesario. El medio y/o el ambiente somos todos.

Compartí el contenido:

Post Author: Editor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *