Columna de Opinión.”La muerte esquimal” 2011-2012- Yayo Hourmilougue

Identidad autopercibida, muerte digna, asignación universal por hijo, el sinceramiento tarifario aunque tardío, desprolijo y doloroso, no son solo logros políticos de los últimos años, son antes demandas sociales de una diversidad de sectores que incluso en ciertos momentos no pensaron ni parecido, y que avanzaron reconociendo en otros, las necesidades más elementales. Nadie, debería cometer el error de adjudicárselos como logros propios.

El esquimal anciano, se despedía de su familia cuando lo que comía superaba lo que podía producir. Aguardaba la muerte sobre el hielo. No se trataba de un suicidio, tampoco de sacrificar la vejez, sino de la mayor responsabilidad vital, que paradójicamente finalizaba con la aparición del frío, del hambre propia, o de algún oso blanco. Significa aún, dejar paso a la nueva vida, a la descendencia. Tener conciencia y conocimiento del agotamiento de los ciclos cumplidos sin egoísmos.

Los esquimales gerontes, decidieron lo que muchos países aun no consiguen; Saber que estamos rodeados de personas y de cosas que en algún momento son más importantes que uno mismo.

¿Qué argentino hoy enfrentaría un oso blanco por Argentina? Seguramente más de uno, aunque millones no pisarían el hielo. ¿Y quién lo haría por Argentina, y quien por la plata?

Imagino un país con el valor de mirarse honestamente. Y me cuesta.

Seguimos asumiéndonos unitarios o federales. Nos apareció en el medio una dictadura, y después la aniquilación política que arrastramos hasta estos días, aunque lo neguemos. Si hace días el Instituto de Revisionismo nos enfrentó hasta la descalificación, y Schoklender y un juez de zapatos blancos parecen insinuar lo que todos representamos en silencio, algo grave nos sucede. Estamos enfermos en medio de una argentinidad que nos desconoce, o que nosotros desconocemos.

Dicho de otra forma, posiblemente hemos construido la Argentina más Indeliberada, donde poder político, ciudadanos y medios, pagamos entrada para presenciar irresponsablemente una obra, en la que peor defenestrados no podríamos aparecer. Y lo peor, es que lo hacemos sin conmovernos en tanto el rencor político, es el argumento central.

Una suerte de sadismo simbólico, que cualquier cosa parecida al peor nacionalismo tapa sin rencor ni asombro. Incluso hasta ese punto nos equivocamos; el mejor nacionalismo es el desarrollo con lo más parecido a la igualdad. Y estamos lejos de lograrlo.

El orgullo de un país no se ve en los discursos, y queda claro que tampoco en las pantallas, sino que debe palparse en los hechos. Tampoco alcanza con llegar, para aquellos que creen que se ha llegado a algo, lo difícil es mantener cada logro, y si son reales, no debemos descuidar para quien es cada ventaja. Analizar si en este gran supuesto paradigma hay de verdad una Argentina contenida dentro, o solo hay sectores que la contienen, y no gratuitamente, donde el poder no es ajeno. De ser así, no hemos cambiado tanto, ni son tantos los logros, aunque los hubo. Estamos hacia adentro, en la mas plena etapa de la Ley Desigual y Combinado, la Ley científica de más amplia aplicación en los desarrollos históricos, donde muchos sectores no crecen al ritmo de la producción, aunque la producción sea el camino más comprobado hacia el crecimiento. No ver esa dirección, en el largo plazo, significa apartar sectores de otros, antes que mancomunarlos. Esa debería ser la primera

Innovación. Volver a desarrollarnos sin integrarnos, no es la salida.

En 2011 hubo políticos con fecha de vencimiento. Y un nuevo Liderazgo que asoma en cada barrio y en distintas Periféricas Urbanas, aunque todavía no lo distingamos con claridad. Que emerge desde lo político sin ser necesariamente partidario. Lo bueno es que sin quererlo hemos buscado mesetas de hielo amplias no porque los gerontes fueran responsables y carentes de egoísmos, sino porque los jóvenes con una preparación mínima han salido a cazar, necesariamente.

Hay sucursales de nuevos Liderazgos. Pocos, pero existen. Y desafían viejas-nuevas estructuras rentísticas de Militancias Bacanas (Back Hand; con las manos atrás). Los Líderes sin plata, lo hacen como deben, sin enfrentamientos, trabajando, proponiendo, incorporando a cada paso tropiezos de conocimiento. Tardarán años. Han comenzado, y desafían mi viejo escepticismo. Y hay un cambio importante en la mirada Empresaria y en la mirada del Gobierno. Pero ¿Esto alcanza? Imagino que si no se malogra, es solo el principio.

De 2012 en adelante, vamos a necesitar que la inteligencia mínima, desafíe la mediocridad más imperante en todo sentido. Resulta doloroso saber que la Inteligencia debe al menos igualar a la mediocridad en cada debate. Tecnópolis fue fundamental, pero debe ser abordado desde el conocimiento vivo, no desde una visibilidad propia de campaña de poder. Es tan inaceptable como un jefe de gobierno dando la mamadera, ambos extremos son una modalidad de demagogia, con un irrespetuoso corolario de utilización unilateral y parcial en las Redes Sociales, con la pretensión de un sesgo humanitario que no hace más que humillar la inteligencia ajena.

Hay temas más severos que se ocultan intencionalmente. Guillermo O´Donell escribió en los umbrales del 2000,

“(…) La situación social de América Latina es un escándalo. En 1990, el 46% de los latinoamericanos vivía en la pobreza y cerca de la mitad de ellos eran indigentes carentes de recursos para satisfacer fundamentales necesidades. La cantidad de pobres es hoy mayor que a comienzos de la década del 70: en 1990 era de 195 millones, 76 millones más que en 1970. Esta cifra apabullante incluye 93 millones de indigentes, 28 millones más que en 1970 (…) o  bien se podría simplemente ignorar dichas tendencias y refugiarse en uno de los tantos pretextos que inventamos los seres humanos para justificar nuestra indiferencia con el prójimo. De una u otra manera, estas posiciones naturalizan la pobreza y la desigualdad: aunque los argumentos no son los mismos que los empleados hace siglos, ellos siguen considerando la pobreza y la desigualdad el resultado inevitable de un orden natural de las cosas”.

Digamos, que hay que poner al Abuelo Político, arriba del hielo, para que lo devore el oso blanco.

Yayo Hourmilougue

La 5PATA.

*Guillermo O’Donnell (1936-2011) destacado politólogo argentino. Entre su aportes teóricos a la Ciencia Política se destacan sus trabajos sobre el Estado burocrático-autoritario y sobre la teoría de la democracia y las características de los procesos de transición a la democracia, a través del desarrollo de conceptos como “accountability” horizontal, “democracia micro” y democracia Delegativa.

Publicaciones

•       Modernización y Autoritarismo, (1972)

•       El Estado Burocrático Autoritario, (1982)

•       Democracia macro y micro, (1982)

•       Transiciones desde un gobierno autoritario, (coeditado, 1988)

•       Contrapuntos: ensayos escogidos sobre autoritarismo y democratización, (1997)

•       Pobreza y desigualdad en América Latina, (coeditado, 1999)

•       La (in)efectividad de la ley y la exclusión en América Latina, (coeditado, 2001)

Ver también;

Democracia

Autoritarismo

Ciencia Política

Compartí el contenido:

Post Author: Editor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *