Comentario Yayo Hourmilougue. Tomás.

Sé que muchos no van a estar de acuerdo. Estoy seguro de ofender los límites de las garantías de la Constitución. Dos siglos se avanzó con este tema, y con bibliotecas jurídicas aun divididas. Pero es preciso, al menos para estos casos, que son decenas, como los de Candela, y ahora Tomás, si no deberíamos discutir la posibilidad de la pena máxima.

Los chicos no pueden pagar con sus vidas, cada frustración y las desviaciones de aquellos adultos exterminadores. Sobre todo si hay un parentesco como en ambos casos. Me refiero a que no son ajenos.

Lo mismo vale en la desaparición de adolescentes para la explotación, de cualquier tipo. Estos debates, no se hacen en los show televisivos baratos, con un rejunte de abogados mediáticos. Hay Instituciones. Y Deben ocuparse. Hay un Poder Judicial, un Legislativo, Gobernadores, y un Poder Ejecutivo Nacional. Ante cada uno de estos casos, somos un país impotente, en soledad, practicando sin elegirlo, la cultura de la muerte.

Yayo Hourmilougue.

La 5PATA

Compartí el contenido:

Post Author: Editor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *