Opinión: 201 años.

La mayoría de los Gobierno en el mundo, tienen un solo problema. En realidad, lo tenemos todos. Y es que no hay quien no robe. En el mundo, los Gobiernos son naturalmente corruptos. Más vale el gobernante que lo asume y controla su tropa limitando cada robo, que quien no lo hace y permite el libre albedrío.

El Cabildo Abierto se reunión un día martes 22 de mayo de 1810. Según revisionistas y lo que se ha podido documentar, concurrieron unas 250 personas. Juan José Castelli estuvo a cargo de la exposición de quienes pretendían un verdadero cambio, emancipándonos del poder español, ya convertida Buenos Aires en una Colonia de la que ni siquiera se ocupaban. Castelli habló de Gobierno Propio

¿Para qué continuar con un rey caído como Fernando VII, y con un Virrey como Cisneros que ya no nos representaba? preguntó Huidobro después, defendiendo esa posición.

Se votó al otro día, el miércoles 23. El escrutinio favoreció por 155 votos la destitución del Virrey. 89 votos pretendían el continuismo de Cisneros y 27 de los presentes no votaron (Fuente; Nidia Cobiella, Educadora).

Han pasado 201 años.

Pienso en el Gobierno, y en la Oposición, en los Medios, en los Empresarios y los Sindicatos, en cada opinó-logo, los que merecen mi respeto y quienes lo han perdido. En mis propios errores. En cada indulgente, en cada enriquecido, en las instituciones y en la des-institunalización solapada. En los Estados Modernos, en los Estados Globales. En el alimento y en el hambre. En que nadie da puntada sin hilo, en cada acto que obliga a costos, y va por todos, ya que si no hay para dar, pocos se mueven de cada casa. Salvo, desde ya, esa joven militancia idílica que cree, y que en nombre de otros, convoca, y que nos hace falta, aunque con los años habrá entre ellos grandes decepcionados y decepcionadores, y de todos ellos, un puñado de nuevos políticos. Lo que no está mal.

La pregunta es ¿Somos Libres?

Nos independizamos entonces. ¿De quién o de qué somos dependientes hoy?

Si Alberti, Saavedra, Moreno, Paso, Belgrano, Castelli, Larrea, Azcuénaga y Matheu  intentaron la independencia, nosotros ¿no podemos intentar acuerdos mínimos? Habría menos desigualdad sólo con el intento de menos corrupción.

Y más razones, para permitirnos cualquier festejo o conmemoración.

YAYO HOURMILOUGUE.

LA QUINTA PATA.

Compartí el contenido:

Post Author: Editor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *