Opinión: LA DIFERENCIA.

Diferenciar el delito organizado de otros delitos, es necesario.
Pero, el delito social también mata, aunque por razones diferentes.
Desde ya que confundir la pobreza con el delito o mezclarlos deliberadamente es un error que proviene del desconocimiento, de lo intencional, cuando no de lo ideológico. Un pobre nunca es necesariamente delincuente, es pobre. Y a la mayor pobreza aplica la dignidad.

Asumir que la Justicia tiene grietas por las que muchos delincuentes, en diferentes casos salen para repetir un delito más, lo que generalmente implica la muerte de alguien, es un hecho de una certeza tan obvia, que es tan difícil negarlo, como corregirlo.
Está ausente del análisis un sistema donde se obligan salideras para un botín que habrá de ser compartido con autoridades, respecto a lo que nada se ha dicho. Lo que se complementa con la industria del juicio, abogados caranchos, a los que desde lejos la maldita policía logró enriquecer.

6000 gendarmes en las calles constituyen una buena medida en esta situación donde la inseguridad ha abandonado la tapa de los diarios para asumirse como algo concreto, es decir, ha dejado al menos de ser una sensación. Tantos gendarmes nos remiten a una medida cuya experiencia ya reconocemos, no representan una novedad.

Resta una pregunta ¿La inseguridad es reconocida desde el efecto “ocupación ilegal de tierras”, o se asume que hay una delincuencia juvenil reciente, cada vez con edades menores, producto de desinversión social desde hace décadas? Porque hablamos de dos temas diferentes.

Una cosa es un policía desarmado tratando de contener una marcha masiva en un país que está lejos de ser Suiza, y otra la muerte diaria de civiles por robo.

Creo, que hay una confusión que no sacamos de la discusión política, y que mantiene a un lado, todavía, al pleno de la sociedad.

Entretanto la gente nace, con un destino todavía incierto, y muere, cada día, absurdamente, producto de nuevo un crimen.

Somos La Quinta Pata.
YAYO HORMILOUGUE.

Compartí el contenido:

Post Author: Editor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *