Liderazgo o Consenso.

¿Hay liderazgo político en Argentina? ¿Desde dónde surge? ¿Debido a que mecanismos?

Los oficialistas dirán que sí. La oposición, seguramente enunciará que entre sus filas dispersas, algún liderazgo potencial existe. Los crédulos, y quienes lo necesitan, también.

Para quien se identifica con Frente para la Victoria, hubo un Liderazgo en Kirchner, y casi con certezas, Cristina Fernández es hoy, una Líder excluyente para sus análisis.

Aunque no haya un Liderazgo enmarcado en el inconsciente de las mayorías (menos aun de las minorías). La Política hoy, busca ser juzgada por cada resultado, aunque esto no se perciba en la inmediatez, y lo más curioso, aunque no se entienda que es así.

 Lo mismo que el voto emotivo que perdura en las urnas;  no es mayoritario. Seguramente, hemos mezclado la genética de la Emotividad con el MKT Político, y hasta allí el resultado híbrido nos empuja a superficialidades que no hemos superado. Por esto, es que  entre otras razones, no nos exigimos a nosotros mismos algo más. Es lo que se observa.

Para sintetizarlo; Se requiere de lo que quedó de Perón, sumado a buenos recursos económicos. O lo que quedó de Yrigoyen, con buenos recursos actuales (aunque en la etapa el radicalismo carezca de ellos).

El Liderazgo de medio pelo (y no hablo de ningún Gobierno en particular sino de una proyección político-social), es de una lenta progresividad, a veces se visualizan retrocesos, porque viene de la mano de las grandes crisis partidarias y del holocausto de las militancias de los 70 hasta hoy. Y de algo peor, de resultados inexistentes.

Pero hay otro extremo; intensiones con plata que no consiguen mucho, el MKT Político por sí solo, poco o nada logra, se requiere de la hibridez; los medios Económicos, los Medios de Comunicación  y un poco de historia manejable.

El Militante actual, es menos comprometido y diferente, mucho menos que Quien lo ha desplazado de su lugar; el Fanático Político que por diversas circunstancias es más eufórico que el militante actual, al mismo tiempo que funciona por arribismo, antes que por conocimiento y que habita el área chica del Poder. Funciona por interés propio.

Una buena renta le permite al fanático obsecuente su funcionalidad, aunque de política no sepa mucho, peor  aún, a veces no le interesa. Hoy acuerda con Menem, pasado con Duhalde, mas adelante con Kirchner. No distingue diferencias. Su operatividad, es conseguir, cobrar, y distribuir (y mientras menos distribuya y más le quede, mejor). Es lo mas degradante de cualquier supuesta Militancia, porque no es Militante, es un Lumpen Global.

Se los observa en cada nivel horizontal, y derivan hacia abajo, verticalmente, por goteo. El caso se visualiza en muchos Municipios, a nivel nacional el target es otro, pero el mecanismo es similar, y ni hablar de las Gobernaciones. Donde la política es más parecida al “prestamista del barrio” antes que al Militante.

Esto, independientemente que haya resultados sociales lentos y diversos, tanto como dispersos. Se observan resultados, que incluso tapan estas groseras anomalías políticas-sociales.
Podemos distinguir esto en la Pobreza más evidente, donde la distribución de beneficios, los que sean, se registra con mayor inescrupulosidad.

La pregunta es si el argentino medio, o el Ciudadano, necesitan hoy de Estados Paternalistas, o lo que es lo mismo, Liderazgos intermedios de esta naturaleza, lo que podemos llamar Liderazgos Milagrosos, de  vieja usanza, o si es hora de decidir qué es un Líder, y cuáles deberían ser sus prioridades en función de conjunto y en la escala social. Debido a que hasta los sectores económicamente periféricos deberían ser orientados de otras maneras para su construcción humana (tampoco neguemos que en la etapa se requiere de cierta asistencia ante la evidencia de lo que han dejado gobiernos anteriores, lo que ha generado la fortaleza del gobierno actual entre otras cosas. Cualquier Gobierno que tome medidas sociales abundantes o escasas, después del menemismo y del delarruísmo  va a obtener logros impensados).

Cualquier reconstrucción es buena después de los escombros.
Un Líder Natural, y un Referente Coyuntural a seguir, no son lo mismo.

La primera inquietud ¿Necesitamos un Líder debido a la inmadurez ciudadana? La respuesta sigue siendo, Sí.

Pero hay algo peor, la Clase Media  ¿Está interesada en que esta situación de los marginales por debajo de ella se modifique, o es donde se apoya la comunicación existente para perpetuar el sistema? ¿La pobreza es para los comunicadores una razón existencial o un modo de perpetuar lo que se da por sentado que no debe cambiar (una gran excusa)? ¿La Clase media, quiere Liderazgos, o Fabricas de ciudadanía?
La respuesta, de la que carezco (a lo sumo poseo una opinión), no es menor, ya que implicaría saber qué opinan seguidores partidarios, pseudo-militantes arribistas, militantes, académicos y profesionales acerca de todo aquel candidato por el que hoy liberan su simpatía  en caso que mañana sorprenda con una alianza impensada, con tal de no perder terreno en su candidatura y asegurarla para sí. Es decir, llegamos al Voto Contrato; ese voto que el Candidato compromete con el Ciudadano en campaña y que rápidamente rompe cuando asume.

Es cuando el Voto Contrato se transforma en el Voto Costo. El ciudadano lo pagará caro durante cuatro años.

Pero arriesguemos mas; es imposible que lo logren y lo repitan permanentemente, sino es con la permisividad de cada habitante.

Es bueno comenzar a pensar hasta dónde es legítima la negociación política o no, y cuáles son los límites donde se pone en juego la propia credibilidad y consecuentemente la decepción en la gente si la hubiera. Imagino que si hemos madurado socialmente, este es el desafío (o debería serlo) para 2011. Elegir un país, con o sin líderes, donde la Democracia y la Pluralidad prevalezcan.

Pero  nos estaría faltando algo, la peor parte para explicar. A los Candidatos, o a quienes pretenden serlo ¿Les interesa un elector que piensa un país distinto? La respuesta sigue siendo, no.

Hasta ahora, y roto el Voto Contrato, la elección es una contienda, no un ejercicio de búsqueda hacia la mejoría colectiva. Y ese es precisamente el proyecto Político que en Unos y Otros, no aparece.
Lo que no se ve en la confrontación.

En esta contienda, y aunque falte tiempo, estamos vacíos de Proyectos. Todos. Porque por otra parte, se dan condiciones insospechadas para la mejoría, que nunca tuvimos.

Solos La Quinta Pata.
YAYO HOURMILOUGUE.

Compartí el contenido:

Post Author: Editor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *