El Verbo.

Para algunos, el asesinato de Ferreyra pasa por lo político. Para su familia y para muchos, no es solamente eso, es además “un asesinato”, liso, llano.

Para otros, el asesinato de los policías del camión de caudales es un salvaje intento frustrado; pero es “un asesinato”, en cada caso y antes que nada.

Tres muertos en el desalojo de una comunidad indígena en Formosa, aquí también hablamos de muerte. Indudablemente que la política forma parte de esto. Podemos hoy hablar de política, o mencionar la des-política, lo que al mismo tiempo forma parte de la mala aplicabilidad de “lo político”, sin entrar en las intencionalidades de cada caso.

Experiencias que podemos reconocer en Las Madres del Dolor, en una sociedad, sinceremos esto, solidaria de a ratos,  desinteresada de a otros.

Lo que para cualquier político puede ser una causa política (y lo es), para el ciudadano simple, primitivamente es violencia, desapego a la vida, muerte, y hasta puede resumirse en desatención, o en la negación de sus derechos.

El Consejo de Seguridad no es una mala propuesta, pero la solución no pasa por ese tópico. Más bien los Representantes  deberían resolver antes qué parte del presupuesto está asignado a Seguridad y cómo y en qué se ha gastado en los últimos años, en Nación como en Provincia, y compararlo con años anteriores. Seguramente habrá una mayor inversión, pero aun así, las muertes y la violencia han crecido.

En algo nos estamos equivocando. Ya no se trata de extremos garantistas o de las obtusas propuestas de mano dura, discusiones banales si las hay para la liturgia de dos antiguas bibliotecas; Vengamos mas acá, se trata de un rol para el cual evidentemente las políticas de Estado no alcanzan ya que con o sin fondos, están fracasando porque no se trata solo de recursos económicos, sino de estrategias y nuevas medidas que no aparecen o a nadie se les ocurre.

Los crímenes van a cesar cuando institucionalmente el congreso indique qué se hace con los recursos y el ejecutivo lo cumpla, o lo consensue, cuando cada policía cobre lo que debe para no morir intentando adicionales, cuando un militante tenga la libertad de expresarse sin molestar a lacayos rentados por corporaciones, cuando superemos el 6.5% del PBI en Educación, cuando reparen las escuelas, cuando existan regímenes penitenciarios de readaptación social y les enseñemos a trabajar. Cuando retornen las escuelas técnicas que cerraron. Es decir, cuando Partidos de un diputado solo, o de miles, entiendan que afuera del Palacio transcurre la verdadera vida, y que está enajenada de discusiones internas que ya no conmueven a nadie.

En un país donde un ex presidente condujo una Ferrari y tardo dos horas a Mar del Plata, o donde un Jefe de Gobierno llega en moto y sin casco, o donde están libres funcionarios que han despilfarrado el dinero de todos después de comprar trenes irremediables a España, es difícil practicar el ejemplo o insistir con citas honorables que nos digan cómo se debe proceder, es más difícil si lo descuidan quienes tiene la responsabilidad de los mandatos. Quienes legislan, imparten y ejecutan la ley.

Por respeto propio, ambas Cámaras deberían ir asumiendo la necesidad de sesiones extraordinarias. El balance ha sido magro. Que un Diputado sea contestatario con otro ya no me seduce, porque estoy esperando que juntos construyan algo.

El primer cansancio, es el verbo. Menudo problema para la credibilidad.

Somos La Quinta Pata.

YAYO HOURMILOUGUE.

Compartí el contenido:

Post Author: Editor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *