Violencia.

Lo impune nos rodea con el privilegio de la inmunidad.

Varios chicos menores en coma alcohólico. Dos mujeres embarazadas golpeadas por defenderse del robo. Cerca de sesenta heridos incluido un chiquito de tres años. Y unos veintitrés detenidos. No se trata de la Colombia de hace diez años. Ni de Haití, ni de Venezuela. Se trata de los Parques Tres de Febrero y Roca, en la Capital Federal. Así transcurrió el Día de la Primavera, o el Día del Estudiante. No hubo ausencia policial. Tampoco se trata del lugar, el lugar ha sido circunstancial, se trata de Nosotros. La violencia no nace, siempre algo intangible y material la crea.

Se trata de Argentina, quizá porque hemos convertido a la política en una substancia sin grandes resultados, y donde la violencia verbal desde lo más alto, baja multiplicando las violencias ineludibles de las frustraciones más jóvenes. Violencia también es emotividad y el grado y nivel de trasladar algunas cosas. No todos quienes se encontraban en el lugar son violentos. La mayoría trataba de divertirse. Basta con una pequeña manada violenta. La violencia es aquello que surge de lo más hermético de un individuo cuando pretende lo que no ha logrado por sí mismo. Cuando grita y no le responden. Hay una cuota de fanatismo en ella. Y hay un sentido de pertenencia que rápidamente se propaga. La frustración, el fracaso, el desengaño, buscan la apropiación dentro del orden. Diarios violentos, micrófonos y parlantes violentos, pantallas violentas, afirmaciones y respuestas violentas contribuyen. Es la ley del más fuerte en los poderes, en los medios, en los actos, en los funcionarios, en los profesionales, en los punteros, en las penitenciarías, en las calles. Hasta existe una violencia del conocimiento, sobre lo común o lo visible; El Ministro de Justicia y Seguridad Julio Alak, ante los Diputados, en la Comisión de Seguridad Interior ayer expresó que “en el 2003 se corto el crecimiento del delito en el país” y que “(…) en 2008 hubo un 37% menos que los delitos ocurridos en 2002(…)”. O sea que bajó el delito desde que asumió al gobierno el Dr. Kirchner.

La consulta es qué se hace, o dicho de otra forma, ¿Qué hacen los que cobran para solucionarlo? Hay un naufragio de Valores destruidos, y continúan los discursos. Un Estado Esquivo nos habita. La violencia no nace, la violencia se crea. Lo impune nos rodea con el privilegio de la inmunidad.

“Ojo por ojo y todo el mundo acabará ciego” Mahatma Gandhi.

Somos La 5° Pata.

YAYO HOURMILOUGUE.

Compartí el contenido:

Post Author: Editor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *