EDITORIAL- COLEGIO TOMADO.- LAQUINTAPATA. YAYO H.-La Secundaria.

14 Colegios tomados de 17 ¿Porque no decirles la verdad a estos jóvenes?

Explicarles que el derecho que tienen a manifestar preocupación o desacuerdo, es legítimo. Que lo será siempre. Y mostrarles con hechos cuales son aquellas formas en las que un país puede cambiar mientras van creciendo. Que no solo van a formar parte de ese cambio para bien o para mal, sino que alguna vez, serán los responsables directos de aciertos y errores,  como lo somos cada uno de los mayores hoy. Responsables anestesiados de no estar mejor.

Un Colegio tomado es conocimiento detenido. Que no delibera. Deliberar es tomar consideraciones a favor y en contra de algo. Es evaluar. Y a partir de esto, concluir consensualmente cada problema que nos involucra. “Tomar un Colegio”, es apropiarlo, negar  la pertenencia al otro. No existe “toma” que no sea política, unilateral. Es además, y por las mismas razones, un tema sectorial  o partidario.

-Para “el presidente del Centro de Estudiantes del Normal 2 Mariano Acosta, Agustín Prieto, el colegio está tomado “porque la ministra de Educación, Soledad Acuña, no respondió nunca a los reclamos de explicaciones que hicimos frente a la implementación de la nueva secundaria y a la publicación de un protocolo para actuar frente a las tomas, que incluye la participación de personal policial”. Sin embargo, voceros del ministerio, señalaron que entre la cartera y los estudiantes el diálogo es permanente.-

Una de las cosas que más nos preocupan-continuó el Presidente del centro– es que [por la reforma] quinto año divide su tiempo entre la cursada habitual y prácticas laborales en multinacionales que ponen a los estudiantes en mecanismos de flexibilización laboral“.

Respeto lo que está diciendo, no lo comparto. De lo que Agustín Prieto adolece, es de una grave inexperiencia. Lo mismo quienes lo asesoran. El Sistema Dual se aplica en Alemania, Austria, Bosnia y Herzegovina, Croacia, Serbia, Eslovenia, Macedonia, Montenegro,  Suiza,  Dinamarca, Países Bajos y Francia, y desde hace unos años este modelo se expandió  en el resto del mundo llegando a China, Colombia, Ecuador, Chile y México.

Es lo que hizo posible que cada estudiante secundario comenzara a adquirir experiencia. Definir qué aspiraciones reales tenía. Y algo que es mucho más importante, invalorable casi; “responsabilidad”. Poder cumplir consigo mismo y con la sociedad. Para los países mencionados no fue flexibilización, sino una conjunción donde la docencia era imperativa, a tal punto que exigía una sólida teoría, cosa que en Argentina no existe, y una mínima experiencia, tema que ahora los propios estudiantes niegan, con el apoyo de militantes que detestan las multinacionales en un mundo nada menos que  global a pesar de ellos y con ellos, en donde lo que siempre propuso el progresismo, terminó en  estragos.

Los Secundarios no solo deben estudiar y comprender que no están en el mejor nivel educativo que Argentina supo tener, sino que deberían entender y sino deberían estar sus padres para eso, que sin pisar una planta procesadora, o sin entrar a una radio o un control de Operacioones, o sin entrar a una automotriz, o sin sembrar una semilla y ver cuales técnicas son las necesarias en cada caso, únicamente así y cuando terminen sus estudios, van a poder descubrir que en el mundo cada día es más difícil conseguir ingresos. Que demográficamente el planeta tiene cada vez más humanos, y que sino estudios y capacitación, menos Recursos. Que el mayor Capital no está en la potestad de una Multinacional que “sospechan ira a explotarlos”, sino en el conocimiento que ellos puedan adquirir y perfeccionar. Capital hoy, es Conocimiento. Acuatizándolo de modo permanente para decidir qué quieren hacer con sus vidas y con el país. A donde irán para ser felices con lo que elijan en caso que lo hagan bien, en un país de grandes frustraciones políticas.

Aquí es donde los discursos de izquierda se tornan facilistas y hasta miserables, escondiendo la verdad. Porque tras el inicio del aprendizaje llegan  las competencias personales. Que no son malas como nos acostumbraron a creerlo alguna vez. Son bondades humanas de las que dependerá siempre toda ayuda social a aquellos quienes han quedado fuera del sistema interactivo de un mercado laboral altamente profesionalizado. Sin conocimiento, ni siquiera resolveremos cómo estudian ellos hoy y qué aprenden, sino que estaremos huérfanos de cualquier jubilación.

YH

 

AUDIO:

***

Compartí el contenido:

Autor entrada: La 5 Pata

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *