“Repartiendo lo que no está, y favoreciendo familia”.- Yayo H.- LAQUINTAPATA.- 02.12.16-

(Al aire 18;08 HS)

8 de cada 10 personas, consumen menos, es decir han bajado sus gastos. Sea por racionalidad o por necesidad. Digamos que esto sucede a contramano de lo que hace el gobierno, que continúa endeudándose, consecuentemente, endeudándonos. En lo que va de la gestión fueron 53 mil millones de dólares más, para cubrir un 47% de gasto fiscal. Se entiende, pero debe llegar cada corrección.

La medida  de subir el mínimo no imponible entre un 15 y un 17%,  con los salarios actuales, es insuficiente, más aun, los números indican que es mayor la cantidad de argentinos que quedarían alcanzados en 2017. El punto es que las escalas no se han modificado desde el año 2000. El gobierno pretende comenzar a modificarlas desde un 5% hasta llegar a un 45%. Al 45 ya se le dice que no.

El debate de Ganancias, debe ser considerado desde lo consensual. Cambios graduales desde el 1 de enero es el punto de partida, con una presión que no puede disimularse, ya que Ganancias es coparticipable y los gobernadores hacen sentir su peso.

Mientras que Cambiemos intenta elevar el mínimo no imponible un 17%, en sintonía con la proyección de inflación que maneja el Gobierno, el Frente Renovador propone  $48.000 de sueldo bruto para los trabajadores casados con dos hijos, $34.000 para los solteros, y  $60.000 para los jubilados como límite, por lo que sólo pagarían los de privilegio.(Infobae)

Respecto a Ganancias, si bien en campaña el gobierno prometió eliminar el impuesto, ahora propone mantenerlo en una escala del 4% y lograr la meta entre el 40% y el 45%, frente a la realidad actual que es de un 9% a un  35%. El Frente Renovador, plantea que las  actualizaciones de las escalas deben ser automáticas.

En enero de 2016 pagaba el impuesto a las ganancias 1 millón de trabajadores, hoy 2 millones son los alcanzados, lo mismo que unos 500 mil empleados autónomos.

Vayamos al fondo; Se trata de ver qué es lo que queda en el bolsillo de la gente que trabaja y se gana su dinero, y qué medidas toma o debería tomar el gobierno para administrar eficiente e impositivamente aquello con lo que el ciudadano contribuye. Y diferenciar y solucionar gasto social, de gasto fiscal. La solución es el empleo, la capacitación y las inversiones, temas que aún no se ven en la medida necesaria. De tal modo que en el Congreso y en el Gobierno se debate sobre números, que si bien son injustos para el contribuyente y pueden corregirse desde lo político, con 120 mil empleos menos que no tributan, se sigue discutiendo sobre lo que no alcanza. Es como si hicieras cuentas para arriba y para abajo, y te enfocaras en cómo organizar tus gastos de 2017 con un ingreso que desde ahora es insuficiente. A no ser que nuevamente te endeudes, debido a que aún no llega ese dinero que esperas, para ampliar tu crecimiento. Mientras tanto, seguís tironeando miseria, repartiendo lo que hay.

Por último, no puedo pasar por alto un tema de gravedad institucional, y anticonstitucional; el decreto 1206, en su artículo 6, habilita dentro del blanqueo, a los familiares de los funcionarios públicos. Si antes el decreto indicaba que este tipo de familiares no podían blanquear ciertos activos, ¿porque luego del decreto pueden hacerlo? ¿Pasó así por el Congreso? De suceder, ahora es un tema penal… si venimos intentando escaparle a mas corrupción, no podemos caer en esto.

CARLOS YAYO HOURMILOUGUE

LAQUINTAPATA (CON PROPIEDAD INTELECTUAL DESDE 2004)

 

Compartí el contenido:

Post Author: Editor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *