Columna de Opinión. “CAMBIEMOS”-YAYO HOURMILOUGUE.

Opinión “Cambiemos”.

Cambiemos tiene que acomodar sus pequeñas internas, aspectos sobre los que regreso hacia el final.

En lo coyuntural, la primera pregunta es; ¿Aranguren y Prat Gay no hablan? “No preveíamos aumentos superiores al 400%”, sostuvo el Ministro de Hacienda y Finanzas.

Entonces ¿Por qué en algunos casos llegaron al 1000%, para retroceder ante semejante impacto social al 400%, tras el fallo de una Cámara de La Plata? Ahora la cuestión tarifaria pasó a la Corte Suprema, quien pidió explicaciones al Gobierno para ver qué parámetros tuvo en cuenta respecto al aumento de tarifa de gas.

Saber comunicar, implica un esfuerzo y una capacidad superior a la que se está utilizando, es lo que diferencia la improvisación del conocimiento, o al menos, del desorden, o la in-organicidad. Respecto a la frase presidencial; “Si están en sus casas en remera y en patas, es porque están consumiendo energía de más”, no es tan grave, ni era para tanto, podemos ir acostumbrándonos a frases espontaneas que simplifican otras; “Se despilfarró a lo grande y no tenemos gas”. Ahí están entre otras cosas, los 4.664.000 dólares de Florencia Kirchner.

En medio hay otro tema acerca del cual hemos recibido algunas consultas, y donde la sociedad se divide en diferentes opiniones; Las Acciones del Ministro de Energía en la Compañía donde estuvo tantos años. Respecto a esto La ley de Ética Pública, la 25188, plantea que existe conflicto de intereses, siempre que se pruebe un  “Nexo” de gestión del Funcionario público con la empresa privada, toda vez que el funcionario público mantenga “un vínculo de decisión en la privada ocupando al mismo tiempo el cargo público”. Considera la Ley una falta del funcionario si toma decisiones en la empresa privada, ya ocupando el cargo público. Pero nada dice acerca de decisiones actuales desde el ministerio público, si solamente invierte en la privada. Esto libera a Aranguren de tener que vender sus activos en Shell por el momento, y si bien es sin dudas una línea gris lo que la misma ley plantea, el ministro tiene libertad de acción hasta tanto la justicia no indique lo contrario y no está obligado a deshacerse de sus valores en la compañía Shell. Solo la Justicia puede establecer lo contrario.

Desde lo social y desde lo político, la lectura puede ser otra, y quien crea que el ministro no debería tener acciones de una compañía privada de la que fue un alto directivo, tratándose del mismo sector, el energético, también es atendible. Sobre todo con el pasado argentino.

Y nos guste o no, a esto se agrega la falta de Audiencias Públicas (Decreto 1172/2003), respecto al tratamiento del tema tarifas. Faltó desde el inicio de las medidas el Componente Institucional. Ahora sabemos que deben realizarse antes del 31 de octubre, y es una verdad conocida que dichas audiencias no son vinculantes. Además, califican para definir servicios públicos, transporte y distribución, no la Producción. El argumento del gobierno es que los aumentos están establecidos para invertir y modernizar la productividad antes que nada, razón por la que toman el valor tarifario de acuerdo a la necesidad de inversión con los parámetros de costos en boca de pozo, en verdad, un ensamblado mucho más complejo que abunda en lo técnico y que me excede.

De nuevo; pudieron incrementar tarifas por precio, o por tiempo. Lo hicieron por precio. Y con una desprolijidad actual o anterior y heredada, de datos respecto a los consumos reales de cada familia. Algo que es imposible acomodar en tres meses, o en seis. Quien tiene un alto poder adquisitivo, va a gastar desde el martes 12, cuando la medida se publicó en el Boletín Oficial, mucho más del 400%, porque ese porcentaje es su tope. Quien tiene tarifa social, como sea, se las arregla. El impacto se ubica en la clase media, donde por otra parte se considera erróneamente que en muchas familias al menos dos personas trabajan, en tanto la realidad indica que esto no es así. Sin contar, la informalidad clase-medista. De esta forma, el concepto de gasto en progresividad por mayor consumo, aunque intentaron corregido en cuadros tarifarios, peca de imperfección, y de injusticia.

Por un lado Aranguren insiste en que necesita dinero para invertir en energía, algo que realmente  no se ha hecho en décadas, y por el otro el ministro de Hacienda y Finanzas sostiene que la inflación se encuentra en baja, que llegará al 1,5% mensual para fin de año y que el tope de aumento del 400% para las tarifas de gas no afecta las metas fiscales para este año. Lo cierto es que persiste la desocupación, el trabajo informal y el dinero no alcanza, y el IPC del Congreso indica un 45,3% anualizado, un 2,9% en junio, con un 27,1% en el primer semestre del año. Hablamos de inflación. Y el IPC del Indec, fue de 3,1% en mayo.

Volvemos a los temas a los que ya nos hemos referido en otras oportunidades; ¿Están bien las medidas que el gobierno ha ejecutado en el tema Tarifas?

Como medidas son imprescindibles, pero si el Gobierno quiere acomodar en un año, lo que no se hizo en 12 ó en 20, no va a haber plata que alcance. Y cada contrato o decisión política, deben ser públicos. Debe adecuarse cada situación a una realidad social, que cualquiera puede suponer que desconocen. Además el re-acomodamiento en el sector energético, no pueden venir solo del lado de valores actualizados de consumo, sino de inversiones y de créditos. Manejarse como hasta ahora, resulta en un gran riego político para un gobierno de 6 meses dentro de parámetros institucionales, por supuesto, porque es exponerse innecesariamente. Viendo más lejos, y saliendo del tema técnico, asumiendo una mirada política osada, uno podría pensar que  sin proponérselo, casi indiferentemente, le están abriendo puertas y ventanas a un peronismo agazapado, que aprovecha cualquier degaste oficial.

La resolución 129 se publicó el martes 12 en el boletín oficial. El 400% implica 5 veces lo que pagaste en 2015, en caso que tengas el mismo consumo. Con más frío, imposible. No deja de ser un incremento ponderable.

Igualmente hubo errores de aplicación y de comunicación sin duda, y más que nada para la ciudadanía. Aunque lo peor, y casi desopilante, surgió ante la falta de interpretación para fines prácticos de lo que representa el manejo de roles con otro poder,  la justicia, insistiendo con el recurso de per saltum sobre la base de medidas que el mismo gobierno fue modificando, y que de hecho ya no eran las originales, sobre todo cuando hubo fallos de Cámara, en la Plata y en la Provincia de Córdoba, y luego el tema llegó a la Corte. Errores inadmisibles en un Gobierno.

Para agosto, la Corte Suprema resolvería la cuestión de fondo, pero para octubre, cuando se hayan concretado las audiencias públicas, y en caso que tengan algún aporte desde la  diversidad de voces, al menos vamos a poder andar si estamos en casa, en remera y en patas, hasta el próximo invierno.

Lo que más se ajusta a la realidad actual es que Cambiemos tiene que terminar de definirse entre el Amor y La Felicidad, o el Real State o Bien Raíz de la Política, lo que significa “fijar”, acercarse más a la gente de una manera verdadera, lo que diferencia la Política con resultados, de la política Light o Soft. Dejar de poner en practica el culto profesional de la improvisación. ¿Qué hará el Presidente entre unos y otros, antes de mediados de 2017?

 

Carlos Yayo Hourmilougue.

LaQuintaPata

.

 

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS

Compartí el contenido:

Post Author: Editor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *