Opinión:UIA-Panegírico* Institucional-YAYO H.

Voy a diferir de otros enfoques, aun a riesgo de arrepentirme más adelante si me equivoco. Será que no soy oficialista, ni soy opositor, no estoy nunca del todo, ni de un lado ni de otro. Tampoco acarreo la impronta del corporativismo periodístico. En tales casos, se trata de preservar el cuerpo.

Quedó claro en la 17°Conferencia Industrial Argentina; Hay mucho en Juego.

“Hay que sentarse a discutir para hablar de inversión, inflación, cosas que tenemos que hablar muy en serio”, fue todo lo que dijo la Presidenta, allí estuve. Lo importante no está en esta frase, sino en el contenido de toda su exposición, o en el contexto de lo inesperado para muchos.

Analicemos otras frases del mismo discurso en la UIA;
La palabra “inflación” fue introducida en un contexto de “sintonía fina”. Fue asumida como existencial, como existente, en un pasaje simple. Atrapado quedó, en la obviedad más imprevista. Allí, quizá, la mayor sorpresa de muchos. Pero bien pensado, tampoco se esperaba otra cosa en algún momento, o debo decir, en cualquier momento, hasta que ocurrió, cuando la Presidenta lo dijo sin ninguna rimbombancia en el mayor ámbito empresario.

También habló de la “cuarta o quinta” vez que se producen tensiones cambiarias, cuando aplicó previamente la palabra “corrida”, y remató con una frase directa, ya que el Gobierno no lo hizo “tal vez con la intensidad que querrían todos los exportadores” (…). “Pero entonces no me vengan a hablar de inflación, porque si yo no tengo controlada la variable del dólar (…) dos más dos es cuatro… y todos sabemos que terminan referenciando los precios de los bienes y de los servicios… en dólares”.

Lo mismo ocurrió, acerca de otro tema que se menciona desde hace tiempo: la participación de ganancias de cada empleado, respecto a cada empresa, el proyecto Recalde:

“esas cosas extrañas, que no se va a permitir por ley remitir ganancias, yo creo que ofenden la inteligencia de los argentinos, a mí me preocupa la gente que lanza estas cosas, que lo hace como han lanzado toda clase de rumores en las últimas semanas de los más disparatados, realmente no me preocupan porque sé los intereses que representan”(…) “A mí lo que más me preocupa son los tontos que pueden creer cosas como estas, luego de ocho años y medio que lleva este gobierno. Estas son las cosas que me preocupan” (…) “¿Está el compañero secretario general de la CGT?”, preguntó, mientras buscaba con la mirada entre los presentes. “Ah, ya se retiró!…Yo lo veo todos los días en los diarios y lo leo en mensajes hacia el ejecutivo y hacia los dirigentes del Ejecutivo así que calculo que les debe haber hablado a ustedes también porque son los que tienen que pagar las ganancias, en todo caso, o distribuirlas (…) así que descuento que lo debe haber hecho, pero si no lo hizo les voy a decir lo que yo opino acerca de esta cuestión”.

Definió así su posición:

“Este modelo, se ha regido por el acuerdo entre los trabajadores y los empresarios. Creo que aquellos empresarios, de hecho ya hay empresas que lo están haciendo, que han acordado con sus trabajadores distribuir las utilidades… me parece muy bien, estoy muy de acuerdo porque creo que los trabajadores que participan en las utilidades defienden más a la empresa, se ponen la camiseta, creo que es muy bueno, pero eso es una cosa que tienen que decidir entre los empresarios y los trabajadores, no la puede imponer el Estado por la fuerza a través del Parlamento, imposible hacerlo en otro ámbito que no sea el Parlamento… por otra parte”.
Quien arrancó con el aplauso, fue De Mendiguren, El Vasco para la Presidenta, quien se encontraba sentado a metros de Ella.

Como Síntesis:

-La Presidenta sabe que ha ganado las elecciones alejada de cuestionamientos.

-Reconoce en el empresariado, al que le exige responsabilidad para que no ocurra lo que le sucedió a otros Presidentes, el camino del “crecimiento” y del “desarrollo”, pero con responsabilidad política, innovación e inversiones. “No hay que hablarlo por los Diarios, hay que levantar el teléfono y llamar”.

-Pretende un sindicalismo igualmente responsable, y “sin excesos”.

-Abrió el camino de un dialogo que no existió en su modalidad de gobernar, ni del 2003 hasta ahora. Difícil que se pueda regresar de lo dicho en la UIA. Y lo sabe. Considero que la Presidenta lo pensó más de una vez, para soltar con tanta naturalidad el esbozo de lo que quiere para los cuatro años que vienen.

-Y sabe más allá del resultado electoral, que su fortaleza política radica en lo que expresó, y que hoy por hoy, le sobra autoridad: “los políticos deben respetar a los mercados, pero también saber que los que gobiernan son los que han sido elegidos por el voto popular, eso –remató- siempre lo tuve claro”.

-Digamos que ayer firmó el primer acuerdo de dialogo institucional. Un lugar del que no se regresa sin perder algo, o perderlo todo. Y que no se me figura que el mensaje haya sido solo para los empresarios, sino para el poder sindical, y bien visto, para muchos integrantes de su propio gobierno, y que precisamente no estaban allí acompañándola. Un panegírico* hacia lo institucional, que desde ahora deberá refrendarse en cada hecho, donde se visualiza la intencionalidad de ampliar una agenda política, después de años de conflicto y confrontaciones que podrían haber derivado hacia lo agónico. Hay además, un desafío de Proyecto Intelectual implícito, que se abre hacia distintos sectores, por primera vez. En el fondo, ha pedido a cada Sector lo que está obligado a dar, lejos de ideologismos extremos, más cerca de lo político cultural y pragmático estructural. Hay en definitiva, una necesidad de modificar y ampliar el decurso de lo que viene, sin desconocer cada crisis internacional, un tema que pasó casi desapercibido. “Van a venir los señores afectados y van decir, señora, por qué en lugar de comprarle esto y esto a Estados Unidos no le compra a los rusos, a los alemanes, a los franceses, porque hoy deben estar de Sale… por así decirlo, porque hoy comprar maquinaria es Sale (venta) en todas partes… (…)
Si bien lo mencionó en el contexto del tipo de cambio, se advirtió el reconocimiento de posibles riesgos de las crisis internacionales, o al menos un conocimiento consistente e integral del tema.
En su cierre, no faltaron palabras para cada trabajador, en defensa del Capital Social.

Leído minuciosamente, acaso también, estamos ante su primer Discurso Preventivo. De Anticipación y Sugerencia.

Eso sí, cada vez que se sienten a conversar en “sintonía fina”, deberán figurar temas que no fueron mencionados, como el Indec, el modo y los tiempos de actualizar Tarifas, la lucha contra la Corrupción generalizada, temas Impositivos, la Rendición de Cuentas de muchos funcionarios, la Desigualdad y la Pobreza, y desde ya, la aceptación de la Construcción Crítica, muy de la mano con la Libertad de Expresión, sin descuidar claro, que así como fue necesaria la Asistencia, hay un derrotero para fundar desde ahí mismo, la Cultura Laboral. Allí la incertidumbre que acaba con ciertas certeza, al menos por ahora.

¿Una nueva etapa más flexible y dialogada? Veremos. La oportunidad de permitirme creer, me resulta necesaria, más que eso, imprescindible. En definitiva, y supongo que como cada uno de Ustedes, vivo más de la esperanza que permanentemente fabrico, que de lo que gano.

*Por último, y a propósito del desarrollo permitido, etimológicamente, La Palabra Griega Panegyrikos está formada de pan (todo) y gyrikos, que proviene de agyris (pueblo), o sea “todo el pueblo” y se refería a un discurso apto para toda la gente. El término, al mismo tiempo es un discurso que se pronuncia en loas o alabanza de alguien. Las misas en ruso se llaman panégida, teniendo el mismo origen. Un panegírico es un canto de guerra y de victoria.

YAYO HOURMILOUGUE.
LA 5PATA

Compartí el contenido:

Post Author: Editor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *