Opinión-YAYO H-Muerte, aborto, género, dólar.



Muerte Digna:

Morir con uno. Entre los de uno, los propios. Cuando el cuerpo diga basta, o uno decida ese “basta” ante la agonía del cuerpo. Agonía propia donde nadie tiene derecho desde pantallas y escritorios a decidir sobre mí, y mucho menos anular mi libertad última.

Aborto:

Quiero escucharlas a Ellas. Que Ellas lo decidan, lejos de políticos, tribunales e iglesias. Si lo Pastoral me dignifica debe inducirme a la libertad interior. Quien llegue debe ser deseado para el amor, en una tierra donde se viaja del sexo al abandono. Sin oscuros mercados que trafiquen con esto, al costo de inocentes a los que culpan del supuesto error de haber vivido, solamente haber vivido un instante. Bueno o atroz. El sexo no es un error, el error es temerle. Lo grave es el abuso, la violación. El aborto debe ser des-penalizado. Mientras lo discutimos, miles mueren escondiéndose con su aborto, y miles viven enriqueciéndose del aborto escondido.

Ley de Género:

Me diferencian de Ellas solo ciento cincuenta gramos de genitalidad. Lo cultural nos diferencia, lo humano nos iguala. Apoyo la Ley, sin embargo no comparto los errores que comienzan en abuso y que escapan a la Ley por las aristas. Y hay diferentes formas de abusar; En California, “Thomas, el hijo adoptivo de Debra Lobel y Pauline Moreno se encuentra en proceso de convertirse en una niña (…) con sólo 11 años parece extraño. Sin embargo es lo que ocurrió con un niño, ahora niña, en los EEUU”.

Un niño de 11 años no está en condiciones de discernir. Hubo indudablemente una unilateralidad en sus adoptantes, terminando en aberración. Pero está en libertad de hacerlo un adulto, en búsqueda de lo que considera su propia felicidad. Uno es lo que percibe ser en sí mismo.

El Dólar:

No me preocupa porque no lo tengo. Me apenan los “coleros”, me alteran quienes lo fabrican para acapararlos, ya que como billetes debilitados, siguen haciendo rodar al mundo. Lo que el dólar hace, es torturar cada peso, mal vestirlo. Como no apenarme cada “colero”, si la mayoría de aquellos que dicen cómo solucionar esto en grandes Seminarios, ya tienen sus dólares afuera. Hay un filo imperceptible casi, entre el ingenuo, y el inescrupuloso. Entre quienes son ignorantes confiados, y quienes se burlan hipócritamente. Muchos lo sabemos, cada Gobierno también. Si los poderes son en dólares, y las pobrezas en pesos, pobres de quienes lo propicien, tanto como de quienes no sepan corregirlo.

Respuestas sin diagnósticos. En cada caso, pobre de nosotros, que no terminamos con la Desigualdad y la Injusticia, porque antes no acertamos en identificarlas.

Sin el remedio de estos temas, no hay disparadores de Democracias Igualitarias. Es vano insinuarlo, es absurdo discutirlo.

YAYO HOURMILOUGUE

LA 5PATA.

Compartí el contenido:

Post Author: Editor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *