Opinión;Lo Estático. YAYO H- La 5 PATA 13 de Septiembre.

Si económica y financieramente analizo la situación del continente africano, estamos mejor, si miro EEUU, estamos mejor, si observo Europa, estamos mejor, si miro cada argentino, estamos peor. Permítanme razonar por qué.

Si me detengo en los 90, hay mejoras. Pero no son un logro político, son un logro social. Si me detengo en esta década, pudimos hacer mucho más porque sobró con qué hacerlo, y en eso deberíamos detenernos antes que pretender lo que aun no hemos logrado. Que se produzca más no significa que haya más igualdad. Que se produzca mas no implica capacidad de ahorro, mejora, progreso directo. Subsidiar la pobreza, no es crecimiento, es paliar una herencia, al tiempo que mantener lo que no se sabe o no conviene resolver en profundidad. Con la Infraestructura, nos sucede lo mismo.

Un guardabarrera haciendo señas a la madrugada con una linterna. Una barrera que baja por gravedad hasta los 45 o 50°. Vehículos que cruzan, con la atención del guardabarrera. Minutos después el guardabarrera desaparece, ya sea por distracción, o por cambio de turno. Y un chofer de la línea 92, con antecedentes inmejorables pasa con la carga más preciada, los pasajeros. Fue lo último que hizo. Once personas fallecieron. Hubo más de doscientos heridos.

Los analistas dicen “Falla humana”. Que simplismo. Qué manera de practicar el reduccionismo.

¿La culpa es del guardabarrera? ¿Es del chofer? Desde ya que no; son en tal caso personas responsables durante un solo segundo de sus propios trabajos y errores, el culpable es el Sistema. “El culpable es Quien decide la infraestructura que debe facilitarnos la Vida a todos, antes que la Muerte a algunos”. Quien debió facilitarla antes, décadas atrás. Quien debe hacerlo ahora.

Hablamos de viajes espaciales, Menem llegaba a oriente en minutos. Hace poco presenciábamos la inauguración de un ramal que llegará a Uruguay, y hasta se deslizó que el proyecto contempla la estación de Lacroze en CABA con la ciudad de Montevideo, solo Dios sabe cuándo. Este Gobierno Nacional y todos los Gobiernos hasta la fecha, incluidos CABA (de quien hoy recibí el Comunicado; “PASOS BAJO NIVEL /CIUDAD” a las 15:26 HS y como es habitual lo publicamos, porque no practicamos la parcialidad ni la unilateralidad con nadie, a diferencia del Poder) ese comunicado, decía, no termina de convencerme. Nunca me convence la excusa ante la Muerte. Tampoco me convencen los resultados de cada Provincia, ni de cada Municipio. No han podido a la fecha corregir y superar las desproporciones de lo que nunca se hizo durante gestiones anteriores y han perdido un tiempo colosal en sus respectivos cargos hasta hoy. Presupuestos leoninos, resultados magros. Desde lo más alto de la nación, a cada concejal.

Para algunos funcionarios del gobierno nacional, soy opositor. Para algunos opositores que antes que proponer, viven insultando con títulos violentos en cada mail, soy tibio en mis reflexiones con el Gobierno Nacional. En verdad, estas posiciones poco me importan. No me interesan en absoluto. Me importa la gente que propone y cumple, la que construye. De esa que hay mucha, pero que cuenta con poco, y construye casi sin recursos.

Mientras cada revolucionario que apoya esta gestión, engreído en un absoluto progresismo inexistente llena sus bolsillos sin propuestas creativas y sin piedad, y por el otro lado muchos críticos opositores se caigan de la mesa por el costado derecho aburriendo con catálogos violentos, seguiremos peor. La verdad no pasa por ninguno de los dos extremos, sino por lo que estos extremos descuidan, aunque lo mencionen a cada rato; La Gente.

Lo cierto es que si uno analiza comparativamente Gobiernos pasados, se ha avanzado, pero a costa de perder mucho tiempo, y dinero. Esto significa que deberíamos estar considerablemente mejor, antes que estar lamentando crímenes por inseguridad, y muertes por accidentes absurdos. Nadie ha hecho nada por el transporte público, salvo desolar pueblos, marginándolos, y robar plata pública. En tal caso, hoy, se invierte en hacinamiento.

Quienes llegaron, carecen de una política eficaz, a no ser comprando trenes obsoletos a fortunas inconmensurables, para que duerman en depósitos, porque otros países ya no los utilizan. Nos proponen una panacea, mientras morimos en el presente, en tanto funcionarios como Jaime andan sueltos ¿Qué funcionario de fuste que haya manejado dinero y poder alguna vez, está preso por corrupción? Nos han acostumbrado a eso. La Justicia viene practicando un discurso independiente que respeto, pero que aun no la exime de convivir con la política.

En este país, no se invierte en trazados en altura en las autopistas donde ya no caben más autos. Se incrementan los peajes para negociados de grupos asociados al poder, cualquiera sea, con contratos que duran décadas, pero no se invierte.  Tampoco se invierte en pasos a bajo nivel o en altura, en cada cruce ferroviario. Se privatizaron ramales para amigos con el discurso del progresismo, sin que cambien sindicalistas corruptos y empresarios avarientos, todo, bajo el estricto amparo político. Hay intentos, y excusas, mientras los años pasan y los argentinos se multiplican. Parece mentira, los que sobran, mueren. La fatalidad es la única dueña de decidir quiénes, porque el sistema lo permite.

Han nacido más personas, que aquello que se invirtió en infraestructura y servicio, y para peor, sin la educación necesaria. El tema es geométricamente político. Matemáticamente desproporcional, humanamente lacerante, del tamaño de una mendacidad imposible de esconder en ninguna parte.

Tenemos, un problema, si a quienes mandan no les importa el Otro, a quienes obedecen, tampoco debería importarles.

A su manera cada uno se envilece en sus pequeños problemas. Cada átomo que compone esta sociedad, piensa en sí mismo, desafiando la idea de conjunto y evitándola. Desde arriba hacia abajo, estamos olvidando el país, aunque se convenzan y nos convenzan de lo contrario.

Quien piensa con plata, no piensa mejor para todos, piensa más en sí mismo.

Cualquier mentira política que cobra vidas, no es blanda ni dura, es imperdonable.

Cualquier realidad social que termina aceptándolo, no es ni mala ni buena, es incambiable.

YAYO HOURMILOUGUE.

LA 5 PATA.

Compartí el contenido:

Post Author: Editor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *