Opinión-La Explicación. Yayo Hourmilougue.

Un tema me preocupa. Y seguramente va a traer aparejado más de una molestia por  parte de funcionarios que trabajan en este Gobierno, y que en algunos casos mantienen una relación meramente profesional conmigo, o de personas que simpaticen por afinidad con el signo gobernante. No los culparía. Pero no puedo permanecer silencioso ante la consulta de algunas personas, realizadas desde el sentido común, y sin ningún tipo de intencionalidad política.

Sin intencionalidad política verdadera, aunque finalmente esto sea inevitable de creer para las estructuras políticas. Pretendo el ámbito del Ciudadano, ya que antes, no soy otra cosa. El comentario entonces, parte desde la horizontalidad más llana.

Se trata de un tema de fortaleza institucional, que al parecer viene siendo pasado por alto desde hace tiempo. Lo que lo convierte en un tema de respeto común y de respeto propio.

¿Qué ganancia deja una carrera política de toda una vida?

Las noticias dan cuenta de la Declaración Jurada del año 2010 de la Presidenta de la Nación, la que ronda, conforme a datos presentados ante la O.A (Oficina Anticorrupción) los  $ 70.554.419,00 millones de pesos. Lo que significa que en el último año, dichos bienes se han incrementado en un 27,04%.(Clarín, ya que no pude encontrar nada al respecto en la Agencia Télam, al menos siendo las 22;35HS)

Quiero dividir el tema en dos partes;

-La que me propulsa a pensar que tal monto es funcional con una buena visión en inversiones dependiendo de muy buenos asesoramientos en materia de Negocios y de  cada etapa financiera, y durante años. Y

-La que me impide creerlo.

Algo más me preocupa ¿Es el caso de la mayoría de los políticos vigentes en el país, a tal punto que  nadie se atreva a mencionarlo? No estoy culpando a nadie, ni aseguro aquí que se trate de fondos ilegítimos siquiera, carezco de pruebas, solo pretendo analizar en voz alta que la cifra merece más de una explicación técnica y política. Me dirán que la Sra. Presidenta de la Nación, a quien respeto como tal, no tiene nada que explicar, y yo digo que no, que no es así. Y hasta lo digo en beneficio de Ella.

Insisto con que no debemos asumir por normal o natural, una situación que  nos excede y que en apariencias no lo es, y me refiero a este caso, así como a cualquier otro y en otros órdenes, y ya tratándose de todo Ciudadano. Ocurre, a mi juicio, que se trata a simple vista de muchísimo dinero, de una suma exorbitante como para generarlo durante la función pública de años, así se trate de dos personas.

En su DDJJ, y en su momento Carlos Menem aseguró tener $ 1.759.977,54, pero se trató de  valor fiscal (…). En ese momento se estimó que la cifra podía ascender a poco más de 2 millones de pesos, unos 8 millones actuales. De La Rúa, también, unos 8 millones actuales. Adolfo Rodríguez Saa, tras su breve mandato y en 2001 confirmó $ 3.300.000,00 millones. Eduardo Duhalde, en 2002, $ 2.677.800. El Dr. Néstor Kirchner en 2003, $ 17.824.941. Y hasta la fecha se desconoce el patrimonio de María Estela Martínez de Perón ya que hay un litigio de por medio (Fuente Diario Perfil).

¿Qué gestión técnica agota la Oficina Anticorrupción, para certificar que el monto de tales bienes, es probo? ¿Escapa la O.A. a la órbita Política en esta etapa? ¿Investiga la procedencia de fondos? ¿Desde qué momento hasta la actualidad? ¿Cómo lo hace? Preguntas, que cualquiera se haría. ¿Qué otro Organismo Institucional Autónomo existe para cotejar datos similares? Esto, en virtud que el Titular del O.A.  El Fiscal de Control Administrativo, es elegido por la Presidenta de la Nación. ***

Ya las cifras de los Presidentes anteriores, resultan excesivamente altas. El tema amerita al menos, la tranquilidad institucional de cada argentino. Y el de la Propia Presidenta de la Nación. Si no es así, estoy habilitado a concluir que el riesgo, es que la impunidad (interpretado como exceso de poder y no como otra cosa), no concede explicaciones. O que hay explicaciones que explicación no tienen.

De cualquier manera, es tan sideral el monto, que resulta difícil creer en los principios de igualdad, aunque tales bienes hayan sido bien ganados y bien merecidos. La situación no deja de invadirme ante cierta confusión, será que el viernes pasado me llegó una citación de la Afip, por mora en algunos pagos fuera de termino como Autónomo, $ 300,00 los que puedo recusar presentando documentación, o abonarlos. He decidió pagar, porque sé que me he demorado en algunos meses en que por diferentes razones no conté con todo el dinero.

Son tan estrictos los controles en estos años.

YAYO HOURMILOUGUE.

LA 5 PATA.

***La Oficina Anticorrupción (OA) es una agencia especial argentina perteneciente al Ministerio de Justicia y Derechos Humanos y se encarga de investigar y perseguir casos de corrupción política en el ámbito del gobierno nacional. Fue oficialmente creada el día 10 de diciembre de 1999 por medio de la Ley 25.233 para la asunción de Fernando de la Rúa.

 

“ARTÍCULO 13. — Créase la Oficina Anticorrupción en el ámbito del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos, la que tendrá a su cargo la elaboración y coordinación de programas de lucha contra la corrupción en el sector público nacional y, en forma concurrente con la Fiscalía de Investigaciones Administrativas, gozará de las competencias y atribuciones establecidas en los artículos 26, 45 y 50 de la Ley Nº 24.946”.

El Fiscal de Control Administrativo posee rango y jerarquía de Secretario, mientras que los titulares de la Dirección de Investigaciones y de la Dirección de Planificación de Políticas de Transparencia poseen rango y jerarquía de Subsecretarios. Los tres funcionarios son designados y removidos por el Presidente de la Nación a propuesta del Ministro de Justicia y Derechos Humanos. Actualmente el Fiscal de Control Administrativo es Julio Vitobello desde el año 2009, quién reemplazó a Abel Fleitas Ortiz de Rozas quién ocupaba el cargo desde 2004. Julio Vitobello estuvo antes al frente de Sindicatura General de la Nación (SIGEN)

Compartí el contenido:

Post Author: Editor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *