Opinión: Cuando.

Cuando en el lugar que vivís, una fundación histórica es sometida a la duda persistente por parte de la prensa internacional, y las aclaraciones no bastan en tanto el dolor alcanza a muchos. Cuando en esa misma historia, claramente hay que diferenciar a Dirigentes de Madres, de Dirigentes de Abuelas, no desconociendo que cada quien, lo reconozca o no, ha hecho pública en su momento su filiación partidaria apoyando a determinados funcionarios o candidatos, o anteponiendo esto a aquello que representaron durante años, dándose, o no dándose cuenta de ello.

Cuando la autocrítica humana no aparece. Cuando desde diferentes sectores atrincherados al poder, el fanatismo supera la racionalidad.
Cuando muchos artistas traicionan lo que escribieron e hicieron por una ventaja económica tan coyuntural como abstracta desconociendo a los Bertol Brecht, a André Bretón, a las Ayn Rand, tanto como a Pichon-Rivière.

Cuando el Juzgado en el que ciertas causan recaen persistentemente es el mismo, pese a un Consejo de la Magistratura, y viniendo de una historia que nos antecede como lo fueron los jueces federales noventista. Cuando un Juez adquiere la veleidad mediática de las estrellas y de a poco deja de hablar por sus sentencias.
Cuando quien amontona planes sociales difícilmente piense en trabajar. Y cuando las excepciones lleguen desde Salta o desde cualquier provincia a cortar 9 de Julio y Avenida de Mayo porque en sus provincias no los escuchan cuando exigen trabajo, y considerando el solo hecho, que veinte personas no deberían jamás paralizar a miles en un corte.

Cuando tus obligaciones impositivas crecen y un día te das cuenta que trabajas para los prestamos que pediste y para los organismos recaudadores, y algún funcionario te dice que te replantees tu negocio porque de ser así ya no funciona, y estás hablando nada menos que de servicios periodísticos libres, con un tipo que allí delante tuyo viste un traje de cuatro mil quinientos dólares ahora que es funcionario, y hace años cuando te pidió favores tenía los tamangos gastados.

Cuando una Presidenta te da la mano en un gran evento empresario y ordena a uno de sus asistentes que despejen agenda y que te atiendan, para que jamás ocurra, porque saben que vas a exponer la delicada situación del periodismo independiente, que no es ni pro ni contra, sino una edificación ineludible.

Cuando defendes una Nueva Ley de Medios, aun con reparos que dejaste en claro desde un comienzo, y termina siendo una Nueva Modalidad de Reparto y no aquello en lo que creíste. Cuando los tres grandes auspiciantes de Medios Públicos, te respetan pero te apartan, en la Provincia, en la CABA y en Nación, mientras unos de otros públicamente pretenden diferenciarse en lo que dicen o en lo que hacen sin que les importe anular los derechos que ganaste con años, incluso antes que ellos llegaran, y reduciendo cada caso al amiguismo político, sin reconocimiento profesional hacia miles de colegas endeudados a lo largo del país que esperan con las manos llenas de promesas.

Cuando ves que económicamente las Corporativas crecen, cuando ves que los Gobiernos crecen, cuando ves que los Políticos y los Sindicatos crecen, cuando la industria del juicio crece, y vos, y treinta millones se achican enfrentando otras realidades y aferrados a la compra venta en cuotas con un plástico.

Cuando la Herramienta como palabra Esperanzadora y Auténtica, es suplida por los Números de cada Negociación inescrupulosa.
Cuando tus docentes mal viven. Cuando la niñez que chapotea barro, y pasa frio y hambre no figura en ningún discurso.

Cuando te dicen que hay un periodismo militante y un periodismo pro empresario y que son enemigos a costa de tu pellejo, siendo que una cosa y la otra no existen, porque el periodismo es solamente Periodismo y debe asumir posiciones ante cada hecho puntual.
Cuando después de las urnas los perdedores practican la Intolerancia, sin que luego se pregunten si son creíbles o no, o lo que es peor, la impunidad no les permita hacerse preguntas parecidas.

Cuando te mienten el dinero que tenés en el bolsillo al punto que creen que terminas convenciéndote que es cierto lo que ellos dicen, antes que lo que vos contas.

Cuando todo eso ocurre, tu propia vida y tu país derivan, y te quedan cuatro opciones:

Las Urnas como esperanza, no como sanación.

La Justicia, que en algún momento dejará de serte adversa.

Negociar tu situación y golpear puertas, al precio de callarlo todo, convirtiéndote en el naufrago moral que nunca pensaste que podías llegar a ser.

O Publicarlo, y Decirlo.

No se empobrece quien lo pasa mal procediendo bien. “No son el Poder y la Plata una virtud en la vida, son solo los caminos que salen de Roma”. Se fortalece quien tiene el valor de decirlo asumiendo cada una de las consecuencias. Sabiéndose  consciente que quien hoy te perjudica, mañana vendrá a pedirte un favor como si nada hubiera ocurrido. Solo que en esta oportunidad, y a fuerza de aprender, eso, también va a ser diferente. Tal hecho no debería llamarse rencor, sino Justicia.

Cuando el mando o quienes mandan no aceptan que la intolerancia les ha ganado el cuerpo, es porque la intolerancia los ha vencido. Que los venza a ellos, no significa que nos venza a todos. Pensando en artistas confiscados  y en funcionarios brabucones, pocos pueden de verdad “Honrar la Vida”. Tuvieron la oportunidad de ser creíbles, en cambio, eligieron el suicidio.

Un Periodista puede ser bueno o malo. Un Empresario puede ser bueno o malo. Un Artista también. Un político. Pero un Poder Voraz que niega todo lo que va construyendo, termina con cada uno y con todos, y a la larga, consigo mismo. Es un gran lagarto comenzando a devorarse la cola.

El Mal no debe buscarse en las supuestas atrocidades del enemigo, sino en las razones que le dimos, para permitirnos no vernos como buenos adversarios. Adversario y Enemigo no son lo mismo. El adversario está afuera. El Enemigo nace y vive dentro, allí se alimenta, y muere en una derrota inútil habiendo malgastado el tiempo de todos.

YAYO HOURMILOUGUE.
La 5PATA.

Compartí el contenido:

Post Author: Editor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *