OPINIÓN (1er Envío de 2011) YAYO H. La 5 PATA. 25 de Febrero.

2011 se abre ante cada uno de nosotros como si ingresáramos a Las Cavernas de Carlsbad, donde se sabe, siempre hay una salida después del pánico. Al fondo, la luz.

 

En el furor de lo cotidiano, resulta difícil por estos días establecer quién es quién, aunque cada uno de los protagonistas crea tenerlo claro. Pero hay que procurar ser observador desde la mirada común, la de la Gente.

 

Me refiero a ese juego, donde el Segundo Capital más oneroso, ha extraviado sus pasos; La Comunicación. El primer Capital, desde ya, es el Humano.

Es a partir de esto, que me permito algunas consideraciones;

 

-Determinados Periodistas nos estamos quedando sin preguntas, porque siempre se nos responde lo mismo o se evita la respuesta real, y muchos, estamos convencidos que ya tenemos esas respuestas; acertadas, o equivocadas, subjetivas o neutrales. Basta con la obviedad, sin descuidar la autocrítica. Y no es bueno que quien se ha preparado para preguntar, para indagar, y para trasladar contenido y conocimiento tenga cada posible respuesta. Esto es tan anómalo, como que quien tiene que tener las respuestas es quien haga permanentemente las preguntas.

 

-Analistas y Consultores consideran lo mismo y proceden de modo parecido, pero aquí tropezamos con la misma simbiosis, muchos han mutado de Comunicadores a Consultores, y viceversa, mas grave resulta, cuando muchos no se han preparado para ello. Y desconocemos aquí si se trata de un síntoma positivo o no, o acaso un despropósito de lo Siniestro de la Confusión. Como sea, lo que está obligado a cambiar en Argentina, exigidamente, es La Comunicación. Y lo primero que debe pretenderse de ella, es bajar su nivel de agresividad.

 

-Los Gobiernos, Los Partidos, La Agrupaciones, El Congreso, Candidatos y Precandidatos, han agotado cada gestión en lo que es, o fue su responsabilidad en algún momento, gestiones reales y de las otras, las que quedaron desbaratadas en promesas olvidadas, y no se dan cuenta o desconocen que sin balances completos y propios, están arremetiendo ya en campaña, contra lo hecho o no hecho por parte de los otros, es decir aquellos que “están o se suponen en la vereda de enfrente”, debido a “que no hay quien resista un archivo”. Esta actitud genérica representa el auto-aniquilamiento de cualquier gestión inmediata, sin que por ello deje de ser una Verdad. Me refiero aquí a todos y a cada Gobierno comenzando por los Concejos Deliberantes. Sin autocrítica hay suicidio de gestión o para llamarlo de otra manera, Gestiones Parciales o un Congelamiento Gestional. Se mira Octubre próximo extraviados del presente, y parece desconocerse que aquel Octubre, “es este Presente”.

 

 

-Las Empresas, los Sindicatos, y los Actos Políticos Públicos, carecen de propuestas aplicables, reales, que superen los ámbitos de grandes Congresos o Confederales, donde existe desde la gran lucidez intelectual a la más irreproducible de las miopías, pero ambas y en cualquier caso, alejadas de la consumación de hechos que puedan en su mayoría verificarse más tarde. Suenan más reales las PyMES, no todas, claro, así como gran parte de los Gremios, que no se ven contemplados en políticas corporativas, sencillamente porque padecen lo que no les sucede a quienes desde más arriba deberían representarlos. Lo mismo le ocurre a cada estudiante decepcionado, tema sobre el que regresaremos.

 

 

-Hay una Oposición cuyo grupo sanguíneo porta el mismo ADN que pretende combatir, el Justicialista.  La excusa de ser un “Movimiento”, es paleozoica, hoy el Justicialismo está dividido en diferentes Partidos. Y hay otras Oposiciones donde brota en esta etapa de Narcisismo Político lo que cada argentino al escuchar recuerda de otras campañas anteriores. El mundo ha cambiado, las Campañas, no. Los Universitarios jóvenes han prosperado, los Políticos, no. Lo Social ha avanzado demandantemente y distorsionando en más de un caso la ley, La Política, no. Peor aún, no ha sabido corregirlo sumado a una Justicia desbordada y cuando no inoperante. Mas grave todavía; un solo Gobierno pensó y vio la necesidad de jóvenes actores, una nueva masa participativa, el actual. Lo vio allí, hace un tiempo, donde otros miraban para otro lado. Es cierto que hubo y hay una Franja Morada en las Universidades, y también es cierto que nunca salió de ellas, o muy pocos lo lograron. Lo que podemos analizar es si estamos de acuerdo o no, con el método que se aplica para la nueva Construcción Militante.

 

 

-Antes recordemos conceptos de manual; Un compañero, es quien comparte el pan. Un camarada es quien comparte el arma. Un Militante, es quien comparte una construcción de vida orientada al bien común, que trasciende las esferas partidarias, o debería superarlas para mantener viva la Democracia, humanizándola, dentro de la ley.

 

 

-Se debate el Modelo. Pero, o nadie explica cual es, o todos lo sabemos.

Deberíamos preguntarnos si es válido el Pro-Estatismo que permite los ascensos con el inevitable enriquecimiento de Burócratas poderosos, o el excesivo Pro-Mercadismo que ya desbocado aniquila el trabajo y propende a la especulación volcado a lo financiero antes que a la productividad. Porque ni en uno u otro extremo el supuesto derrame hacia el bienestar colectivo existe. Mucho menos la Igualdad. Ni en uno u otro extremo, los países crecen. Lo que hemos perdido no es la ausencia de Modelos, sino el Equilibrio de las Dirigencias para alcanzar economías mixtas que puedan juzgarse por resultados. Consecuentemente, nos alejamos de cualquier posibilidad de Igualdad Social y Edificación Colectiva.

 

 

-Las colectoras, en Ingeniería global se han construido para que quienes no puedan pagar peaje, lleguen un poco más tarde al mismo sitio, y pensando en pobladores cercanos. Lo mismo que los drenajes hídricos en los grandes sembradíos. En Política ocurre lo mismo. Y el Marketing se ha creado para vender y obtener  resultados, no para cumplir todas las verdades que deben ser examinadas. Aunque desconocemos que sucedería si a cada colectora se le pone antes un dique de contención, es decir, la obligación de Internas Abiertas.

 

 

-En Síntesis, han fracasado las estrategias de MKT Político, porque elementalmente es Marketing, mientras que Política es otra cosa, y ha fracasado la Política Militante de los 90 al 2010, como construcción de una realidad demostrable porque hubo una década que exterminó la Militancia. Presenciamos un fenómeno en tal caso nunca visualizado; Jóvenes con la intención de hacer, pero devastados en sus posibilidades creadoras, porque esta joven militancia y en el mejor de los casos, considerando un buen número de universitarios, aborda un camino que en el fondo está siendo reemplazado por su condición objetiva de “desocupados”, y la asumen desde un rol de gran desconcierto aunque con avidez. Hay una notable diferencia entre ideologización, y adoctrinamiento, la misma que entre “construcción y aceptación necesaria”, aquí y en toda Sudamérica.

 

 

Los argentinos padecemos de un problema que no hemos podido corregir, pese a algunos avances de importancia; y es que el Interés Personal Funcionario, supera a la Creatividad Funcionaria hacia lo Colectivo. Un fenómeno que se da cuando lo que falla es el “Voto Contrato”, es decir la obligación de que un Candidato cumpla mínimamente con los supuestos que prometió en Campaña.

 

 

Hacia octubre de este año nada nuevo aparece, salvo lo que estamos viviendo. Lo nuevo hasta ahora llega con rostros maquillados, y lo joven, es erróneamente utilizado, o utilizado a medias, o no alcanza. Hoy milita un estudiante de abogacía con tercer año y en carrera de grado, como otros con profesiones parciales diferentes (en lo genérico del tema), no porque estén plenamente convencidos, sino porque tiene una imponderable curiosidad por lo desconocido y posibilidades de lograr un puesto de tercera o cuarta línea donde cobrarán mejor que en un bufet o en lugares teóricamente acordes a la especialización que eligieron. También porque anhela un país mejor. Solo un 2% de ellos, logrará un cargo. Pero no estamos ante militantes en su mayoría que aprehendan e internalicen el compromiso en sí, sino ante la oportunidad de expectativas que su generación jamás conoció, y que desde la peor masacre otros Gobiernos no les facilitaron. Es decir, van por lo que se les debe; alguna oportunidad.

 

 

No está mal; el problema que puede llegar a plantearse no es “el modo ni la forma”, sino “el rumbo”. Se debe diferenciar el aprendizaje de una Militancia Civil-Social a la que se le dé la opción de decidir, y en la que se internalicen la creencia y la convicción, antes que la necesidad y el oportunismo. Es necesario aclarar que hablo de una gran cuota de nueva gente, no de la totalidad de ellos. Y es preciso remarcar que las buenas intenciones de algunos Gobernantes se ven diezmadas por miles y miles de oportunistas maduros y frustrados de otras etapas, que no llegan nunca a acercarse a lo más alto de un Poder, pero que sabotean las calles y las instituciones intermedias, y son inmanejables con fondos que siempre logran. La militancia no se delega, la militancia no se verticaliza;  la militancia debe ser aprendizaje en trabajo de campo con accionar social y con la aplicación de nuevas técnicas políticas, consecuentemente, el conocimiento y la preparación para tal fin. La Militancia debe nacer desde la horizontalidad y asumir su propia pirámide de participación, ya que forzarla desde el verticalismo, sigue siendo un error.

 

 

Pero en verdad, cada uno de estos temas y muchísimos más, son meramente dis-tractivos respecto al “eje” que todos evitamos, y es que esta juventud, se está tornando sistémica. Se acoplan al sistema. O sea, a lo que no ha cambiado. El Sistema, absorbe lo que se va. El sistema soporta lo que no quiere renunciar como “política vieja”, evitando el pasaje a lo nuevo. Y el Sistema absorbe lo que llega, pero es donde se toma su mayor tiempo. El Kirchnerismo, y esto es un gran punto a su favor, ha sabido poner efervescencia a esta situación moribunda. Pero mucho de la Burocracia Política que debe conducirlo, desconoce su techo, y en las capas intermedias, es necesario un “Talento Político” para transferir experiencia del que se carece.

 

 

De hecho, deberíamos analizar “el rol de la adquisición de conocimiento social en trabajo de campo aplicable para el Otro, con fines multiplicadores en tanto sean positivos para un propósito determinado de bien común. Cuando hablamos de Militante, hasta el término mismo es una contradicción, proviene de “militar”. Y lo que hay que formar desde lo Social, y lo político es conocimiento para Futuros Dirigentes, lo que llega de diferentes sitios, desde las Universidades, tanto como de quienes cumplen una función barrial sin haber pasado por un nivel de estudio secundario, es decir, antes debe existir una “actitud” solidaria que se constituye en estructura dinámica creadora, y donde una misma finalidad implica que dos constructores sociales puedan generar un trabajo en común, aunque sean de partidos diferentes y aunque no piensen igual, para erradicar por ejemplo el Paco de algunas manzanas del AMBA. Pero necesitan lideres que les permitan crecer, y medios, que nadie les proporciona” ¿Donde radica el primer error para no repetir experiencias conocidas? En que se da por supuesto que a un militante (conservemos el término), lo activa un Partido o una Agrupación, cuando en realidad y “además” lo debe movilizar el conocimiento y su decisión solidaria con el bien común dentro de su derecho de elegir. Más aún, son en tal caso ese Partido o esa Agrupación, los primeros que tienen que tener el bien común inicial de explicarlo para no deformar la materia prima mas humanizante en ese futuro Militante”. Se mezcla entonces la iniciación militante de Vida y compromiso social-político, con proyecto partidario temporal.

 

 

Si olvidáramos  por un momento la gran necesidad de una Nueva Generación de Militancia, por un momento digo, porque es absolutamente imprescindible su construcción, la verdad es más evidente y breve; El Militante que viene y necesitamos, es el que agota el conocimiento y se desvía de las viejas prácticas prebendarias aunque participe de un Partido. Pero no el que cada Partido forma con viejas metodologías desde la verticalidad y para fines determinados, que condicionan y exceden al joven interesado en Política. En el primer caso, se piensa en el país y en el futuro, en el segundo, en la construcción inmediata para necesidades de cada cuatro años. Esto último es tan grave como pretender análogamente, militantes de camisa de seda y gemelos de oro, el otro extremo.

 

 

Quien en Argentina solucione la gravísima Inseguridad o se aproxime con hechos visibles a lo que la sociedad espera de ello ante tanto delito y muerte. Quien sepa cómo y en qué ocupar mucha adolescencia abandonada. Quien inicie la reformulación de los sistemas penitenciarios. Quien sincere la inflación. Quien permita un crecimiento de empleabilidad interior propio e independiente de factores externos aunque sin descuidar lo externo. Quien al menos logre consolidar una igualdad social mínima, y una política habitacional madura sumado a políticas de redistribución demográfica y laboral vaciando la Capital Federal en años y el conurbano progresivamente, con inversiones regionales. Quien  reinvierta mucho más en educación que lo hecho hasta 2010 (recordemos que los últimos años fueron los de mayor presupuesto educativo, pero ya vuelve a ser escaso). Quien permita a los Emprendedores financiaciones bajas antes que usura (47% sobre un descubierto ante la des financiación). Quien tenga “capacidad negociadora y autoridad de gestión con cada Sector Productivo”, regulando, controlando, no interviniéndolos, y diferenciando Productores chicos de grandes latifundios, mediante la diversificación de lo impositivo. Quien se haga escuchar por Propuestas Creativas, Aplicables y Propias. Quien hable de “Voto Contrato” y lo asuma. Y quien finalmente habilite el ejercicio de la libertad afirmándose en el pluralismo antes que en el fanatismo, y va por todos, distinguiendo Ciudadanía antes que Partidismo para que a través de este principio los Partidos retomen su rol institucional, es el próximo Presidente…o Presidenta.

 

 

Si esto no ocurriera, de aquí a octubre, habremos retrocedido, aun eligiendo.

No olvidemos que “en el mundo y en la naturaleza humana, el error y el mal se asocian, y que el error existe ante el descuido o la inutilidad, pero el mal permanece, cuando nadie es capaz de detenerlo”.

Somos la 5 Pata.

YAYO HOURMILOUGUE.

 

Compartí el contenido:

Post Author: Editor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *