Los Intratables.

¿Y si China está convencida que vivir bajo el autoritarismo es mejor que vivir en Democracia? ¿Y si  cada chino cree que la verticalidad y la predestinación son más reales que la diversidad de ideas?

“La entrega del Premio Nobel de la Paz al disidente Liu Xiaobo no era más que otra expresión de este prejuicio, y tras él hay un terror extraordinario al crecimiento de China y al modelo chino”, señala el Global Times, un popular tabloide chino que ha liderado la embestida de los medios contra la decisión del Comité Noruego que entrega el Nobel (Fuente: Télam).

No hay duda que los chinos irán a devorar un alto porcentaje de lo que producimos en pocos años, y que existe la certeza que tendrán con qué pagarnos. Según esta versión, se desprende entre otras cosas que vale más tener con qué pagar a costa de mano de obra sintética y pocos derechos, antes que la posibilidad de elegir cómo vivir. El estomago vale más que cien ideas.

Almacenemos la esperanza que se trate de un pasquín amarillento que asuma tras la Mentira de lo Propagandístico decidir una situación en la que la mayoría china no ha tenido la oportunidad de opinar. Aun así, hay un riesgo evidente; debemos demostrar que las Democracias son mejores. Todavía no lo hemos conseguido. Las Desigualdades nos jaquean, y en cada país occidental la inescrupulosidad de quienes mandan logra que se les crea poco. Hay excepciones, como Lagos o Lula, no muchas. La labor en Democracia se complica.

Se llama Desgaste. El Poder aísla de la gente. Se ha profesionalizado la Intratabilidad. Hay cepas Intratables. Se crían rápido. Los Intratables se asocian. Se multiplican. La Intratabilidad parece ser la rara misantropía de estos tiempos. La contrariedad más maravillosa es que ganan elecciones, y que entre Intratables, se tratan bien.

Somos La Quinta Pata.
YAYO HOURMILOUGUE.

Compartí el contenido:

Post Author: Editor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *