Lumpenes actuales.

Uno insiste con que la Democracia no es un sistema, sino un Valor. No se trata de una repetición porque sí, ni debemos caer en tautologías. Aunque algunas cosas preocupen. La ideología tiene un rango de jerarquía, pero su exacerbación aniquila las posibilidades más concretas.

El Capítulo V de “El 18 de Brumario de Luis Bonaparte“, es el libro donde  Marx expresa por primera vez su preocupación por lo que llama lumpemproletariado, allí escribe:

(…) “Bajo el pretexto de crear una sociedad de beneficencia, se organizó al lumpemproletariado de París en secciones secretas, cada una de ellas dirigida por agentes bonapartistas y un general bonapartista a la cabeza de todas (…) arruinados, con equívocos medios de vida y de equívoca procedencia, junto a vástagos degenerados y aventureros de la burguesía, vagabundos, licenciados de tropa, licenciados de presidio, huidos de galeras, timadores, saltimbanquis, lazzaroni, carteristas y rateros, jugadores, alcahuetes, dueños de burdeles, mozos de cuerda, escritorzuelos, organilleros, traperos, afiladores, caldereros, mendigos, en una palabra, toda esa masa informe, difusa y errante que los franceses llaman la bohemia: con estos elementos, tan afines a él, formó Bonaparte la solera de la Sociedad del 10 de Diciembre”(…)

Marx, quien si viviera ya no sería comunista, ni siquiera socialista, debido a que aseguró antes de morir que cien años más adelante lo que escribió de nada serviría porque el mundo sería otro, creó la definición de Lumpen por entonces otorgando así un término inmortal para la Literatura, la Filosofía, la Historia y la Ciencia Política. A partir de esto los diccionarios establecen una clara definición para Lumpen; “la capa social más baja y sin conciencia de clase”. Para el socialismo histórico (que casi nunca salió de los ámbitos universitarios), el Lumpenaje es el sector que carece de conciencia política, además de servir de plataforma de apoyo incondicional a la burguesía.

A nuestros grandes pensadores se les escapó un detalle que vio la luz entre los siglos XX y XXI; La Militancia Rentada desde el primer puntero al último funcionario. Los grandes revolucionarios actuales de la tristeza y el patetismo que insisten con la discursividad social, y que en tal caso y si el concepto todavía existiera, jamás han tenido idea alguna de cualquier conciencia de clase, mientras miran la desigualdad y la pobreza desde lejos.

No hay que buscar a los Lumpenes en la indigencia intelectual solamente. Punteros y Funcionarios ya no hablan de causas, sino de negocios. Ya no convocan, insisten. Ya no asumen lo que ocurre, ocurre lo que ellos dicen. Perdido el espíritu autocritico, solo son contestatarios. Habrá que observar bien, qué es el Lumpenaje actual.

Somos La Quinta Pata.

YAYO HOURMILOUGUE.

Compartí el contenido:

Post Author: Editor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *