Nota de Opinión

El Vaticano anunció ayer que ha revisado sus leyes “sobre abusos sexuales a menores”. Digamos que la Ley de Matrimonio Homosexual en Argentina, ha dado un coletazo en las primeras planas y en los portales del mundo. Desde ahora, al parecer se expulsaría a los sacerdotes que abusen a menores.

La Iglesia desde hace años se debía esta determinación, de eso dan cuenta cientos de causas en el mundo entero. También se han pronunciado en otro tema;  el “intento de ordenar a una mujer” como Sacerdote, sería uno de los delitos más graves contra el derecho canónico. “Esto demuestra que somos muy, muy serios con nuestro compromiso para fomentar un ambiente seguro y ofrecer una respuesta adecuada a los abusos”, dijo monseñor Charles Scicluna, un dirigente de doctrina del Vaticano que ayudó a revisar las normas, en una rueda de prensa. “Si hacen falta más cambios, se harán”, agregó. Esto según las Agencias Reuters, EFE y AP. En los cambios al estatuto, determinan 20 años en lugar de los 10 que figuraban hasta ahora en aquellos casos en que la víctima, el abusado tenga 18 años o más. Traduzcamos, quien fue víctima de un abuso sexual por parte de algún sacerdote, tendrá 20 años para denunciar la situación. Esto en vista del Documento Motu Proprio (Latín, “por su propia voluntad”),  que publicó “el Papa Juan Pablo en el 2001 para hacer frente a varios delitos graves contra la ley de la Iglesia”. Y esto se debe a que muchos abusados siendo menores de 18 años, se quebraron y no lo denunciaron hasta muchos años después, ya siendo adultos.  Respecto a penas y expulsiones, y  siguiendo con la lectura de los cables de las Agencias Reuters, EFE y AP, “Las revisiones también permiten a los obispos expulsar a los curas si existen pruebas claras de abuso sexual sin necesidad de juicios canónicos (eclesiásticos), que pueden ser largos y costosos. La Iglesia podrá expulsar a dichos sacerdotes en tales casos por decreto”. Recordemos que el mes pasado, Benedicto XVI pidió perdón a Dios y a las víctimas de abusos sexuales de menores a manos de sacerdotes y dijo que la Iglesia Católica haría todo lo posible para garantizar que nunca vuelva a suceder.

Hasta aquí la conclusión de fuentes confiables con los cambios que se propone el Vaticano. A mi juicio, los problemas de la Iglesia finalizaran cuando se permita el Matrimonio dentro de la Institución. Ya que la castidad no es tal y como tal no es real, imagino que dentro de muchos años y progresivamente, podrán sincerar sin ocultamiento lo que unos con otros sienten desde la honestidad terrenal. En definitiva, esto revela situaciones hacia dentro de la Iglesia, que tratan de ser comunicadas de otra forma a una sociedad que a su vez transita la mayor crisis de credibilidad de toda la historia con muchas Instituciones.

YAYO HOURMILOUGUE

Compartí el contenido:

Post Author: Carla

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *