Segunda y última jornada del 38º Congreso Anual del IAEF

iaef laquintapata
iaef laquintapata

Segunda y última jornada del 38º Congreso Anual del IAEF (Instituto Argentino de Ejecutivos de Finanzas). Este año en formato de modalidad online. Bajo el lema “Protagonizando los nuevos desafíos – Oportunidades para la recuperación de la Argentina”.

A continuación, un resumen de los principales expositores:

Emmanuel Álvarez Agis – Socio Fundador – Director Área Macroeconómica de PXQ Consultora. Panel: Drivers y políticas para un nuevo rumbo de la economía en la Argentina.

Supongamos que ya no hay más pandemia. Argentina tiene que normalizar su cuenta capital. Con este nivel de cerrazón, de control de capitales, todo se complica. En control de cambios e inversiones estamos en un problema del huevo y la gallina. Cómo ingresar dólares. Nos debemos un programa económico que tenga como eje la normalización de la cuenta capital.

No sólo es una opción posible, es la única opción. Argentina no necesita capitales de corto plazo, debe tener una regulación expulsiva para esos capitales pero atractiva para los de mediano y largo plazo. Una economía más relajada para las inversiones en la economía real y más restrictiva para las inversiones especulativas.

A partir de 2008, Argentina tuvo que lidiar con flujos de entrada y salida muy complicados.

Argentina tiene un problema de credibilidad que trasciende la grieta. Hay que salir con hechos concretos, no con promesas. La primera señal de un programa de normalización de la cuenta capital tiene que ser compartido a ambos lados de la grieta.

Y si se diseña un programa, hay que cumplirlo.

Lo fiscal es la consecuencia, no la causa de nuestros problemas. Hay ausencia de crecimiento, problemas en la tributación. Ajustar es entrar en la espiral descendente que tan bien conocemos.

Países muy parecidos a la Argentina han podido vivir con déficits moderados, manteniendo la disciplina de honrar sus deudas. Para ello hay que tener un nivel de deuda “honrable”. Un shock fiscal no va a ser soportable en lo social ni en lo político. Claro que Argentina no puede tener desbordes, pero necesitamos un programa compartido que empiece a apuntalar el crecimiento, proceso en el cual hay que fortalecer el perfil fiscal.

Antes de las elecciones subirá la demanda de dólares. El Banco Central estará mejor parado. El FMI no cambió pero reflexionó sobre efectos de la pandemia y pedir a Argentina ajuste fiscal y flotación libre.

A veces en economía hay que hacer cosas “contraintuitivas”. De dónde obtener un ingreso de dólares que habilite una política de segunda ola: la única fuente es el FMI. Hay que explorar esa posibilidad.

Yo no participé de un gobierno de coalición. En mi mundo ideal, que el gobierno discuta puertas adentro, aunque no es ése el comportamiento de la coalición. La incertidumbre que el gobierno ha dado con sus declaraciones es mucho mayor que la que genera con sus actos, donde está obteniendo un éxito pequeño pero significativo.

En las actuales condiciones, cualquier devaluación abrupta se la come la inflación en seis meses. Salvo que haya un programa macroeconómico sólido detrás.

Martín Tetaz – Economista. Luces y sombras para la coyuntura económica de la Argentina.

Argentina se cierra al mundo en 1930 y nunca logró encontrar el rumbo. Genera iniciativas que refuerzan la salida de dólares. El sector exportador debe ser el tractor de la recuperación de largo plazo.

Ni siquiera es un problema de este gobierno, Macri subió las retenciones, lo mismo que este gobierno. Todos los pasos fueron en contra del sector exportador, incluido el ridículo cierre de exportaciones de carnes.

Hay antecedentes de cambios de expectativas brutales en Argentina, como el Plan Austral y la Convertibilidad. Hace falta un cambio dramático, que sacuda expectativas. Se necesita un shock.

Creo que el año que viene la economía tiene un panorama mucho mejor que el actual. Si se miran las cuentas fiscales y se quita el factor covid, las cuentas fiscales sufren un ajuste formidable. Hay poco consenso para un shock, nunca lo hubo en crisis anteriores, pero en general los cambios llegan después de crisis importantes.

Con respecto al dólar, en el mundo se están fortaleciendo todas las monedas emergentes. Si no hubiera cepo en Argentina, el dólar tendría que estar bajando. No me preocupa tanto el dólar como que se fortalezca el ala del gobierno vinculada a Máximo Kirchner. Si esa posición se fortalece, las consecuencias sobre la economía serían bastante malas.

El resultado electoral de noviembre va a estar muy influido por la economía. Nada hace pensar que el oficialismo “la tenga fácil”.

La inflación muy alta licuó deudas de la economía: todo se resolvió emitiendo durante la pandemia. La suba de precios internacionales también contribuyó a mayor inflación, porque el cepo impide que caiga el tipo de cambio nominal.

De acá a noviembre hay algunas incertidumbres. Si se despejan, veremos qué sucede. El mes de julio va a estar “calentito”: ¿se volcarán los mayores ingresos al dólar, a pagar deudas o al consumo? Hay una posibilidad de que la inflación se reduzca a medida que nos acercamos a las elecciones.

En el tramo final de su intervención, Tetaz habló de su libro “Nada será igual”. El fenómeno de la inteligencia artificial ya está sucediendo, aumentando la productividad y reduciendo empleos. Muchos comercios cerrados por la pandemia habrán sufrido el cambio tecnológico y probablemente no vuelvan a abrir.

Maximiliano Rohm – Portfolio Manager Global Thematic Equity Neuberger Berman. Inversiones Temáticas.

Es un momento muy difícil en los mercados de capitales. Es importante recordar el valor de invertir en acciones a largo plazo.

Es importante manejar un portfolio amplio de acciones. En PUENTE somos cuatro portfolio managers. Estamos celebrando 30 años de actividad, invertimos en 20 a 30 compañías, reduciendo el riesgo de invertir en empresas “equivocadas!.

¿Por qué invertir en acciones? Por la capacidad de retorno. Para una inversión de largo plazo tiene muchísimo sentido, aunque sabemos que existe la volatilidad. Incluso en pésimos momentos para invertir, es posible obtener buenos retornos. Un ejemplo típico es Apple. La volatilidad presenta un desafio enorme, es muy dificil tener la convicción para soportar la volatilidad, es lo que hacemos nosotros, ayudar a entender los mecanismos necesarios para salvar la volatilidad, encontrar la empresa y el gerenciamiento alineado con nuestras expectativas de valuaciones prudentes y razonables.

Temáticas tecnológicas, energías eficientes, temas vinculados a la infraestrutura, salud y bienestar, empresas vinculadas a las mascotas, educación en la que es muy difícil invertir pero que es muy importante: hay empresas muy bien posicionadas para esa temática. Retiros que durarán muchos más años, otro ejemplo, con una jubilación digna.

Un tema importante es encontrar empresas directamente vinculadas con la temática: invertir en la empresa correcta a la valuación correcta.

Jorge De All – Presidente de la Asociación Cuerpo y Alma.

Agustín Salvia – Investigador UBA/Conicet, Director del Observatorio de la Deuda Social Argentina de la UCA.  Panel: Reflexiones sobre la inclusión social.

Según Salvia, la pobreza es un problema crónico, con la pobreza alcanzando al 45% de la población y 10% en indigencia. Esta situación no es emergente de la pandemia.

Qué ocurriría sin programas sociales: tendríamos 56% de pobres y 20 a 30% en indigencia. Se necesita que a través del trabajo se cree riqueza. Si pensamos que esto mejorará por una reactivación de la economía, nos equivocamos.

Cuerpo y Alma tiene como objetivo brindar asistencia medida y educación a poblaciones del norte argentino. Somos hoy más de 500 médicos trabajando en lugares remotos –informa De All.

Hay grandes asimetrías en Argentina: no poder educar a los hijos ni resolver problemas sanitarios básicos. Es la realidad que enfrentamos en las provincias más pobres, las más aisladas. Llegar a esas comunidades es un desafío adicional. La enfermedad de Chagas, por ejemplo, con cerca de millón de medio de enfermos. Y la falta de agua potable: agua con arsénico, con alto contenido de parásitos y bacterias, etc.

Salvia informa que 45% de los niños recibe alguna asistencia alimentaria. Un 35% de las familias sufre esta pobreza crónica, estructural. Solo el 50% de niños tiene una computarora en su casa, un 40% no termina la escuela secunaria, falta de cloacas, etc., configura esa otra Argentina. Necesitamos promover a esa Argentina creando riqueza, no repartiendo programas sociales. Hace 15 años que en Argentina no crece el empleo en el sector privado. Es una Argentina fragmentada que requiere de programas estructurales. Necesitamos más empleo de calidad pero también necesitamos más escuelas.

De All dijo que tenemos que ser protagonistas del cambio, no sentarnos en la tribuna. Tenemos que ser nosotros los que juguemos el partido, Argentina nos necesita a todos. A nosotros nos toca dejar el testimonio e intentar ser protagonistas. Nuestra visión de la realidad es desgarradora pero es la de nuestro país.

Dijo Salvia que buena parte de los inmigrantes de Bolivia, Perú y otras naciones cumplen un rol muy importante en la actividad productiva. Es cierto que usan los servicios públicos pero son parte de una nueva comunidad ya incorporada. En un país como el nuestro tal vez necesitemos más migrantes con capacidad de trabajo. Hay que evitar la estigmatización. La gente quiere trabajar. Las condiciones macroeconómicas, en cambio, no se abocan atender los problemas reales de la economía. Predomina la grieta, el enfrentamiento entre las fuerzas políticas.

Sólo entre 40 y 45% de la población está generando trabajo productivo. Hay que generar pymes que demanden más trabajo. más exportación con más mercado interno, movilizados por una educación que los prepare para los desafíos. En la Argentina estamos perdiendo capital humano, los más formados también se nos van.

De All es muy enfático en la necesidad de estimular las posibilidades, dice que tenemos que quedarnos a jugar este partido, hay un futuro mejor que nos necesita a todos.

Salvia dijo no ser tan optimista a corto plazo, aunque lo es a mediano y largo plazo: necesitamos un diagnostico más claro, pensar una sociedad donde puedan crecer los que hoy no pueden hacerlo. No depende de la gente sino de una dirigencia que se haga cargo. Debe existir una opinión publica que demande esos liderazgos.

SPACs – Martín Barbafina – Socio a cargo CMAAS (Capital Markets & Accounting Advisory Services) de PwC Argentina.

Las SPAC son compañías que empiezan a cotizar en bolsa aunque no se sepa en qué van a invertir. Intervienen en los mercados de capitales internacionales. En 2007 alcanzaron su máximo histórico. En 2020 recaudaron fondos por 40.4 billones.

Si la SPAC no hiciera adquisiciones dentro de los plazos establecidos, deberá devolver los fondos a los inversores originales.

Empresas medianas y chicas son las targets de las SPAC.

La creciente sofisticación de algunos inversores encuentra en las SPAC mayor transparencia y acceso al management.

Sebastián Calvo – CEO de Red Surcos – Agustina Fainguersch – Managing Director Accenture – CEO de Wolox. Panel: Emprendedores Argentinos: casos de éxito.

Agustina cuenta que su empresa surge de una necesidad. Mucha gente con ideas veían una veta fuerte en el crecimiento de la tecnología. Unimos esfuerzos para llevar adelante los emprendimientos de pymes que se nos acercaban. Somos una empresa argentina. El talento argentino tiene un diferencial que nos ayudó a construir un equipo. No solo nos expandimos internacionalmente sino que colaboramos en la transformación de distintas industrias amenazadas por la obsolescencia. Hoy ayudamos a las empresas a transformarse.

Sebastián dice que son una empresa que provee insumos agrícolas con un fuerte componente disruptivo, con la nanotecnología. Veíamos que la agricultura del futuro iba a estar muy enfocada en el medio ambiente. Y que los alimentos resulten más sanos. Hoy somos expertos en nanotecnología, llegamos a los principales mercados agrícolas del mundo. Desarrollamos un producto de calidad global. Cada vez se intensifica más el uso de la tecnología en los distintos cultivos. Argentina está entre los diez países más importantes en producción agrícola.

Agustina informa el proceso de incorporación de su empresa a Accenture: tiene que ver con una visión estratégica, ayudar a la transformación real de las empresas, con un nivel exponencial del impacto. Llevamos ya seis meses con Accenture, es sumamente rico el aprendizaje y seguimos creciendo.

Sebastián dice que cuantas menos trabas se impongan a su actividad, mayores beneficios en crecimiento y conservación del ecosistema aportarían.

Agustina dice que los empresarios argentinos quieren crear valor y no distraerse en enfrentar regulaciones y otros obstáculos externos a las empresas.

Ricardo Arriazu – Socio fundador de Arriazu Macroanalistas – Panel: ¿Qué necesitamos para recuperarnos económicamente?.

La Argentina lleva un largo periodo de decadencia. Un gigantesco fracaso que generó condiciones extremas de pobreza. La tasa de crecimiento tiene una de las mayores volatilidades del mundo.

Hay factores profundos que escapan a la economía, como el carácter rentístico de la sociedad. Hay diferencias ideológicas y otros factores. Para bajar la pobreza al 10% en veinte años, necesitamos crecer al 4,5% por año. En los últimos cuarenta años hemos crecido en promedio a poco más del 1%. Invertimos poco, creamos poco empleo y la productividad es malísima.

Tenemos varios años con crecimientos cercanos al 10% pero también otros varios con caídas de la misma magnitud.

Hubo momentos en los cuales el país pudo crecer. Pero todos esos crecimientos terminaron con una crisis.

Todas las crisis argentinas son iguales: crisis cambiarias originadas en déficits fiscales. Hay que evitar las crisis del sector externo. No es cierto que tengamos un problema de falta de divisas: el tema es en qué se gasta. Necesitamos un fondo anticíclico. Tenemos que ser prudentes, como en una familia: nunca gastar de más.

Los fondos anticlicos hay que hacerlos con superávit fiscal, no pidiendo prestado lo que después hay que devolver.

Para la Argentina, la unidad de cuenta es el dólar. Bajar el riesgo posibilita más inversiones productivas y aumenta la estabilidad. Eliminar los ciclos derivará en un aumento de la tasa de crecimiento promedio y de los incentivos a la inversión.

Necesitamos un sistema monetario y cambiario que sea sustentable.

La inflación es el desequilibrio entre oferta y demanda de base monetaria. Hay que moderar el aumento de la demanda agregada. Que sea sustentable.

Los costos laborales afectan a la competitividad. Y los impuestos: en Argentina, la tasa del que realmente cumple es del 60%. Y si aumenta el riesgo país, aumenta el costo del financiamiento. Y otro costo son las regulaciones.

Necesitamos un blanqueo laboral. Mejorar la productividad de la mano de obra. Entrenamiento y tecnificación. Tenemos que financiarnos con el ahorro interno. Hay que alinear los precios relativos y eliminar las distorsiones.

Todo hay que hacerlo sin romper los equilibrios macroeconómicos.

Hoy Argentina tiene superávit en cuenta corriente y el déficit primario bajó por debajo del 3%. Argentina está en condiciones de arreglar con el FMI y dar confianza. Tenemos montón de recursos agrícolas, energéticos, industria y tecnología. Lo que necesitamos es liberar el espíritu creativo de los argentinos y empezar con las reformas estructurales.

Lo mejor que podemos hacer es copiar a los países exitosos, finalizó.

Buenos Aires, 16 de junio de 2021.-

***

Jorge R. Basso Dastugue (h) / Carla Arcuri

                                   BASSO DASTUGUE & ASOCIADOS

Compartí el contenido:

Autor entrada: La 5 Pata

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *