2 DE MAYO · PÚBLICO MEGAMINERÍA. Por COMISIÓN DE AMBIENTE FRENTE VECINAL ESQUEL

La minera Canadiense Yamana Gold, anunció la firma de un acuerdo con los empresarios argentinos Eduardo Elsztain y Saúl Zang, para gerenciar el Proyecto Suyai, que según los términos del mismo se pagará un monto inicial de US$ 2 millones para asegurar la opción, y el grupo argentino asumirá la responsabilidad de todos los asuntos ambientales, sociales y de gobierno (“ESG”), y en caso de lograr la aprobación del proyecto, tendrá derecho a adquirir hasta un máximo de 40% de participación en el mismo.
El mundo conoce el hecho histórico del 23 de marzo del 2003, donde los habitantes de una ciudad patagónica echaron a una de las mineras más grandes y como consecuencia, se prohibió la actividad megaminera en toda la provincia de Chubut. Hoy, el grupo económico más poderoso de la Argentina, ha pagado para hacerse cargo de los asuntos ambientales, sociales y de gobierno del proyecto de extracción de oro en el Cordón Esquel –denominado SUYAI. El grupo IRSA se caracteriza por adquirir proyectos conflictivos y en baja, a un costo mucho menor, para sacar máxima rentabilidad y ganancia con su concreción. Podríamos decir que Yamana Gold no tiene mayor expectativa de que IRSA lo consiga ya que se ha jugado el 40% del proyecto. Dependerá de todos los chubutenses seguir haciendo historia.
Dichos empresarios serán quienes intenten conseguir la licencia social, negada sostenidamente hace más de 17 años, por un pueblo que demuestra día tras día y año tras año, ser enormemente digno, que lucha de manera indeclinable contra las mega corporaciones y gobiernos corruptos que insisten con estas actividades extractivas y depredatorias de nuestros territorios y bienes comunes.
Este nuevo capítulo incorpora personajes altamente conocidos, poderosos y nefastos, y de prontuario internacional: George Soros, de la mano de Eduardo Sergio Elsztain, fundador de Inversiones y Representaciones Sociedad Anónima (IRSA). Los nuevos personajes que entran en escena son los dueños de la compañía de bienes raíces más grande de Argentina (shoppings de Abasto, Alto Palermo, Patio Bullrich y el Hotel Llao Llao, entre otros), que tiene destacadas inversiones bancarias (un tercio del Banco Hipotecario) y agrícolas (Cresud, con más de un millón de hectáreas).
Las noticias también dan cuenta que ya no hay rodeos, ya no van con la estrategia de engañar con el discurso del ingreso por la meseta y la cordillera intocable. Hace años que las asambleas chubutenses vienen denunciando que vienen por todo, que la burda zonificación era una mentira. Las empresas transnacionales mineras una vez que ingresan al territorio crean –con la complicidad de los gobiernos de turno- su propio país, su propio estado de derecho, y desde allí comienzan a “pudrir todo”, como pasa en los canastos de fruta, cuando una sola está podrida. En la megamineria “el pudrir todo” tiene una escala de exterminio: de las economías locales, del entramado social (relaciones interpersonales) y del ambiente con sus ecosistemas y funciones vitales. Existen infinitas evidencias a nivel mundial sobre el exterminio de la actividad megaminera en todos los aspectos de la vida que conocemos y NO EXISTE UN SOLO EJEMPLO A NIVEL MUNDIAL donde la megamineria sea una actividad exitosa para el territorio donde se desarrolla.
En un contexto de pandemia, donde se está debatiendo sobre los impactos negativos y destructivos del sistema capitalista extractivista, que lleva a la destrucción de los territorios y propagación de enfermedades, los viles empresarios, las mega corporaciones y los gobiernos cipayos intentan mantener el sistema y sus beneficios gananciales, y que, con el alza del valor del oro, aumenta la ambición por concretar los proyectos inviables.
Todo esto en un marco provincial de crisis diseñada por el gobierno opresor, inoperante y corrupto de Mariano Arcioni, que sumerge a Chubut en un colapso, a pesar de su riqueza y capacidad para desarrollar actividades altamente redituables y protectoras de los bienes comunes y de la naturaleza. Es evidente que el aislamiento preventivo ante la pandemia está incrementando la asfixia económica y ha beneficiado al gobierno miserable de Arcioni, que trata de silenciar las protestas temeroso de un posible estallido social.
Nos preguntamos qué dirán y que estarán dispuestos a hacer ante el poder de estos grupos económicos, nuestros ilustres gobernantes y analistas locales, ahora que sus afirmaciones sobre “en la cordillera no” se interpelan con las noticias. Estamos seguro que dependerá de nosotros, de los vecinos, una vez más, exigir acciones a la altura de las circunstancias.
Este nuevo capítulo nos mantendrá aún más en la calle, unidos, solidarios, empáticos y deberemos exigir con mayor firmeza y determinación que nuestros gobernantes locales y ministros provinciales y nacionales, hagan de una buena vez, su trabajo en defensa del territorio y la soberanía de los pueblos. Los chubutenses seguiremos diciendo NO A LA MEGAMINERIA en toda la provincia, porque nuestra dignidad al igual que nuestro territorio no se vende, se defiende, con o sin pandemia.
Un Envío de Cristina Aguero desde Chubut-
Compartí el contenido:

Post Author: La 5 Pata

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *