El dengue, la otra epidemia que quedó a la sombra del coronavirus-Por Dr. Daniel Cassola

 

 

 

Desde julio de 2019 a hoy ya hay más de 14 mil casos confirmados (43 mil notificados en total) y 11 muertos en distintos puntos del país. La peor epidemia de la historia se dio en el año 2016, cuando se registraron 76 mil casos.

Por Dr. Daniel Cassola

Uno de los riesgos que atraviesan las sociedades de todo el mundo es el descuido de sus otros problemas por la pandemia de coronavirus. Puntualmente, la economía mundial, por poner el ejemplo más notorio, está entrando en una etapa de crisis y recisión de la que no sabemos cuándo ni cómo se va a salir.

En lo que tiene que ver con la salud todos los demás aspectos que no tienen que ver con el Covid-19 parecen haber entrado en una peligrosa zona de descuido. Ayer se publicó un informe de distintas instituciones de salud (Fleni y Favaloro entre ellas) en el que planteaban un alerta porque, como la gente está en cuarentena, los casos leves de infartos y acvs, o los controles de enfermedades crónicas están demorando o postergando su atención. Por tener los hospitales disponibles para la pandemia hoy quizás se esté creando una bola de nieve para mañana.

Lo mismo puede suceder con una epidemia que empezó antes que la del Covid-19 y que por ahora, hasta que no llegue el frío, no tiene punto final. El dengue, desde julio del año pasado, ya produjo más de 43 mil casos notificados, de los cuales 14 mil fueron confirmados en laboratorio. Por la enfermedad hubo ya once muertes.

Según señala Nicolás Schweigmann, investigador independiente del CONICET en el Instituto de Ecología, Genética y Evolución de Buenos Aires (IEGEBA, CONICET-UBA), la cantidad de casos indica que el mosquito transmiso, el aedes aegipty, está presente en varias ciudades del país. Además, en un momento de confinamiento domiciliario como el actual, es importante recordar las medidas de prevención necesarias para que el mosquito no se reproduzca. Simplemente hay que evitar cualquier acumulación de agua a la intemperie y cambiar periódicamente el líquido en floreros y demás recipientes que pueda haber en interiores.

“Para que en una ciudad, región o país se produzca transmisión de la enfermedad tienen que estar presentes en forma simultánea el virus, el vector y el huésped susceptible. Este último, cuando es infectado, se transforma en el reservorio de la enfermedad. Lamentablemente, hoy en gran parte de nuestro país tenemos un número importante de ejemplares del vector, está presente el virus y los huéspedes somos nosotros”, advirtió Gabriela Ensinck, infectóloga pediatra, secretaria del Comité de Infectología de la Sociedad Argentina de Pediatría, entidad que en las últimas semanas también advirtió sobre esta epidemia.

Si bien en el país la cantidad de casos no alcanzó los peores registros del año 2016, la región atraviesa un brote muy importante. Ante la Organización Mundial de la Salud (OMS) se han notificado por parte de Paraguay 213.751 casos desde diciembre de 2019 al 11 de abril de 2020, mientras que en Bolivia y Brasil se detectaron 76.507 y 730.612 casos, respectivamente.

Entre tanto barbijo y lavado de manos, que son sumamente necesarios, también vale recordar el descacharramiento, evitar que el mosquito se reproduzca, cuidar nuestros hogares, que por estos días son más importantes que nunca.

 

http://www.curarconopinion.com/

Compartí el contenido:

Post Author: La 5 Pata

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *