Ginés González García dijo que “sería inmanejable” un brote en el conurbano

Coronavirus en la Argentina: Ginés González García dijo que “sería inmanejable” un brote en el conurbano

 

Gustavo Ybarra
15 de abril de 2020  • 20:58

El ministro de Salud, Ginés González García , reconoció ante una comisión del Senado su temor ante un posible estallido de la pandemia del coronavirus en el conurbano bonaerense, escenario que, aventuró, podría convertirse en “inmanejable” .

González García expuso por videoconferencia ante la Comisión de Salud del Senado durante tres horas en las se mostró conforme con el operativo desplegado por el Gobierno desde que se declaró la pandemia, pero en el que evitó caer en posturas triunfalistas.

“No digo que vamos bien, digo que vamos menos mal que otros países”, fue una de las frases que dejó el ministro durante su exposición, en la que reiteró muchos de los datos ya conocidos sobre la pandemia.

Fue casi en el final de la audiencia cuando el ministro mostró su temor por la posible expansión del coronavirus en los grandes centros urbanos y, en particular, en el conurbano bonaerense.

“La magnitud del conurbano hace que le tengamos miedo, que sea inmanejable”, reconoció González García. Y si bien dijo que se trataba de “dos universos diferentes”, por el universo poblacional de cada distrito, el funcionario admitió que “claramente empieza a haber más casos” en la provincia de Buenos Aires que en la Capital.

“El drama es el gran Rosario, el gran Córdoba y el gran Buenos Aires, porque su principal problema es la magnitud del problema, y eso no es poco”, sentenció González García.

En otro pasaje de su presentación, el funcionario se permitió disentir con los que sostienen que el pico de la pandemia en el país llegará a mediados del mes próximo. “Creo que va a venir más tarde”, dijo.

No obstante, aclaró que “no se puede mantener una cuarentena eternamente” , tras lo cual dijo que empieza a trabajarse con las provincias para tratar de levantar de manera gradual el aislamiento social obligatorio. Al respecto, informó que en la evaluación se usarán varios parámetros, como el grado de circulación del virus, el criterio geográfico y el tipo de actividad económica.

Sin embargó, acto seguido, agregó: “No hay ninguna receta, si esto se descontrola va a haber que volver a frenar”. Ante la insistencia de los senadores por saber sobre la extensión que tendrá la cuarentena, González García mostró sus dudas: “¿Cuándo? No sé: esto es ensayo y error. Si me preguntan a mí, hay que ceder de a poquito”.

Por otra parte, el ministro aseguró que de las 8500 plazas de terapia intensiva de todo el país “hay más de 4200 camas que están vacías”, dispuestas para enfrentar el pico de la pandemia. El funcionario adjudicó esa tasa del 50% de disponibilidad a la suspensión de cirugías e intervenciones que no revisten el carácter de urgente y a la caída en la tasa de accidentes de tránsito provocada, precisamente, por la menor actividad como consecuencia de la cuarentena.

“Sin cantar victoria, sin ninguna euforia de triunfo, el sistema tiene hoy una capacidad de respuesta que no tenía hace dos meses”, agregó.

Tal como había dicho hace dos semanas ante la Comisión de Salud de Diputados, el ministro volvió a calcular “en diez o doce días” el tiempo en el que estarían llegando medio millón de test que compró el Estado.

En su exposición inicial, antes que de algún senador le mencionara el tema, González García se preocupó por calificar como bueno el nivel de testeos que se vienen realizando por día y destacó que se ha descentralizado la realización de esas pruebas. “Hoy el Malbrán hace solo el 19% de los test”, precisó, para defender su postura.

“El porcentaje de positividad (sic) es del 11,6%; con esto quiero decir que cuando uno hace uso racional de los recursos y tiene una tasa de diez o cercana a diez, eso implica que está haciendo bien las cosas”, dijo.

Dengue

En el final, el ministro sorprendió al reconocer que la batalla contra el dengue “es una lucha de muchos años que venimos perdiendo”, tras lo cual se mostró partidario de cambiar la estrategia de lucha contra esa enfermedad.

“La situación es seria. Creo que hay que cambiar la estrategia del rociado (fumigado) y descacharrado, que sirven, pero hay que hacer algo contra el mosquito o incentivar mucho la investigación de la vacuna porque no alcanzan”, concluyó.

Compartí el contenido:

Post Author: La 5 Pata

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *