KPMG. Impacto del COVID-19 en la Industria Automotriz

La crisis mundial generada por el COVID-19 ha puesto varios desafíos para el sector automotriz. El 80 por ciento de las compañías del sector informan que coronavirus tendrá un efecto directo en sus ingresos de 2020, y el 78 por ciento dice no tener suficiente personal para operar una línea de producción completa. Se espera que el inicio de la recuperación comience en el tercer trimestre del año. Te enviamos este informe analítico realizado por el equipo de KPMG liderado por Dieter Becker, socio de la práctica Automotriz de KPMG Internacional, y el KPMG Automotive Institute.

Según Dieter Becker, socio de la práctica Automotriz de KPMG Internacional, “más del 80 por ciento de la cadena de suministro de automóviles del mundo está conectada a China. En enero de 2020, las ventas de automóviles de China se desplomaron en un 18 por ciento. La Asociación China de Automóviles de Pasajeros (CPCA) considera que las primeras ventas de dos meses podrían disminuir en un 40 por ciento o más en comparación con el mismo período en 2019. Los déficits de producción resultantes de las interrupciones de la cadena de suministro en China afectarán a los fabricantes de automóviles mundiales.”

 

Hubei es una de las cuatro principales bases de producción de automóviles en China y cuenta con más de 100 proveedores. Sus plantas automotrices permanecieron cerradas hasta el 11 de marzo y ahora han comenzado lentamente a reabrir. China lleva más de dos meses en el brote de COVID-19 y las ventas de vehículos han caído a casi cero. Sin embargo, febrero, debido al Año Nuevo chino, nunca ha sido un mes fuerte. Los números de marzo serán mucho más representativos del impacto real del Coronavirus.

 

“La situación en China está mejorando lentamente. Según la Asociación China de Fabricantes Automotrices (CAAM), en la última semana de febrero más del 90 por ciento de más de 300 proveedores de piezas automotrices fuera de Hubei habían reanudado la producción. Si bien todas las plantas están abiertas nuevamente las tasas de producción aún eran bajas debido a la escasez de pedidos de los fabricantes y a los problemas de logística. Moody’s Investor Service ajustó su pronóstico global de ventas de vehículos para que cayera un 2.5 por ciento en 2020 en lugar de una caída anterior del 0.9 por ciento debido al brote de Covid-19, pero ahora ese cálculo se parece más a un 6 u 8 por ciento para este año, con un golpe sobre los efectos en 2021. Sin embargo, las personas no están muy contentas de usar el transporte público, lo que hace que el interés por comprar autos parezca enorme. Esto depende en gran medida del período de restricción requerido para contener la propagación global de la pandemia de COVID-19 y supone que no habrá una segunda ola global posterior”, agregó Becker.

Informe completo en LINK-
 
Claudio Negrete Williams
Gerente de Comunicaciones
Dirección de Marketing & Comunicaciones
 
KPMG
Compartí el contenido:

Post Author: La 5 Pata

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *