GIACOBBE Y ASOCIADOS- INFORME ESPECIAL COVID19- MARZO 2020

EL CISNE NEGRO

Como si fuera profecía auto cumplida, cada tanto aparece en la política ese animal mitológico y sagrado, reverenciado y temido, que de un momento para otro lo cambia todo: el cisne negro. Negado siempre por los optimistas, y vaticinado eternamente por los apocalípticos, el cisne negro siempre está latente. Y ya lo tenemos nuevamente entre nosotros.

Pero esta vez no solo es un cisne globalizado, sino que es un problema que trasciende las discusiones políticas, históricas, identitarias, económicas y demás. Entramos en un campo nuevo de discusión donde, no tan en el fondo, nos enfrentamos a la idea de la muerte propia. No a la muerte de un tercero. A la propia.

El estado de angustia en el cual se sumergió rápidamente la población argentina desencadenó procesos mucho más vinculados a lo emocional que a lo racional. Y el proceso, que va en aumento, está recién comenzando.

Desde este lugar, con los sentimientos a flor de piel, construimos nuevas realidades y resignificamos personas, situaciones, instituciones y decisiones. El proceso es significativo, transformador y coherente, por más que finalmente pueda llegar a ser pasajero.

Los datos de este estudio están recopilados justo entre los días 5 y 7 de la cuarentena decretada por el gobierno nacional. El cambio, respecto de guarismos anteriores, es notable solo en algunas variables.

HABEMUS PATER

La imagen positiva de Alberto Fernández creció treinta puntos, de 37.7% a 67.8%. Su imagen negativa retrocedió de 45.5% a 12.5%. Ante el riesgo, la ciudadanía argentina configuró un padre protector a quien defender, tanto en términos personales como en términos de las políticas de Estado que está implementando.

Con los grandes ausentes del momento suceden cosas diferentes. La imagen positiva de Cristina Kirchner subió también, aunque solo dos puntos (34.6%). En cambio la de Mauricio Macri cayó ocho puntos (23%). Pasó desapercibido el viaje de ella a Cuba para acompañar a su hija, respecto del comentario del segundo sobre el populismo y el Covid19. El ex presidente debe estar entendiendo por estos días que la muerte es peor que el populismo para los argentinos.

Pese a la crítica situación de la Provincia de Buenos Aires, la imagen del gobernador Axel Kicillof subió tres puntos (32.7%), de la misma manera que Horacio Rodríguez Larreta subió dos puntos (39.6%).

La foto de la unidad de la política, y todos los signos en ese sentido, caen muy bien en la población, que cree que un grupo de políticos puede hacer las cosas bien solo por el hecho de unirse. Veremos cuán ingenuo termina siendo ese argumento.

Lo cierto es que en éste momento están llenando el espacio con cierta solidez.

El nivel de confianza en la gestión de gobierno también se disparó. El promedio (de 1 a 10) del mes pasado resultaba 6.30, ascendiendo ahora a 7.38 puntos. Dentro de estos datos hay algo significativo. El mes pasado el 38.2% de la población calificaba la gestión con la peor nota posible (1), en cambio este mes descendió a 8%. En la otra esquina del ring, con la mejor nota (10) lo calificaba el mes pasado el 18.9%, subiendo este mes a 38.5%.

Hay veinte o treinta por ciento de la población dando vuelta de campana respecto de sus opiniones, que ya no puede disociar la gestión general del país de la gestión de la crisis del Coronavirus.

LOS TRES MOSQUETEROS CONTRA EL COVID19

Frente a la pregunta ¿Cómo creen que están gestionando la crisis del Coronavirus los siguientes dirigentes? podemos ver que las políticas implementadas en cada uno de sus distritos generan más consenso aún que las imágenes personales. Pero que no todos están igual.

Es allí donde, a nivel nacional, la gestión de Alberto Fernández alcanza 83.8% de aprobación, superando a Kicillof y a Larreta incluso en sus propios distritos.

El Jefe de Gobierno de la Ciudad alcanza 78% de aprobación en su distrito, y posee 73% en la Provincia de Buenos Aires, donde supera al propio gobernador. En cambio Axel Kicillof posee 53% de adhesión en su provincia, y 54% en el distrito de Larreta.

SOMOS NUESTROS MIEDOS

El miedo no es solamente un inhibidor de conductas. También funciona como detonador de ellas. Nos empuja a percibir la realidad de otra manera y a tomar decisiones anormales.

El 42.8% de los argentinos siente mucho temor frente a la idea del Coronavirus, 46.3% siente algo de temor, y por último, solo el 10.3% siente nada de temor. En el mismo sentido el 44.5% se siente muy protegido por el Estado Nacional, 42.3% se siente algo protegido, y 12.6% nada protegido.

Los resultados de estas dos preguntas determinan y explican mucho las respuestas de las demás preguntas mucho más que las posiciones partidarias de definirse kirchnerista, macrista, peronista, caradura o polizón.

Cuanto más miedo al Coronavirus y cuanta mayor sensación de protección del Estado Nacional, mayor resulta la imagen del presidente, de los demás cargos ejecutivos, y la aprobación de las gestiones. Resulta absolutamente lineal.

QUERIDO DISCEPOLIN

Los olvidados médicos argentinos, aquellos que hasta hace un mes estaban quebrados moralmente por un sistema laboral calamitoso, aquellos que trabajan en hospitales en situación de guerra hace cuarenta años, de repente son aplaudidos todas las noches a las 21hs y gozan de la misma imagen positiva que Jorge Bergoglio al inicio de su papado.

Continúa en el Informe;

 

 

informe_marzo2020_covid19 (1)

 

Un envío de 

 

Compartí el contenido:

Post Author: La 5 Pata

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *