Recomendaciones para el periodismo en tiempos del COVID-19

APPA, -después de haber consultado a distintos médicos, técnicos y especialistas de nuestra Asociación- ha decidido elaborar el siguiente decálogo para periodistas y medios de comunicación para tener en cuenta durante esta singular emergencia del COVID-19. Durante este tipo de crisis, los periodistas debemos encontrar un equilibrio difícil para informar sin instigar al miedo. Eventualmente las cosas se calmarán, pero eso no significa que su trabajo haya terminado. Pasaran muchas cosas después de una epidemia, y deberán ser contadas.

Protegerse uno

A veces es importante decir que no, por su bien y por el bien de su trabajo. Un periodista enfermo no podrá informar bien, y además se convierte en un riesgo en potencia para quienes lo rodean.

No se vuelva esclavo de las prisas. Así podrá concentrarse en hacer bien su trabajo. Limite su tiempo en Twitter, es un factor de ansiedad.

Nunca deposite sus equipos en el suelo y descontamine los elementos utilizados.

Lavarse las manos o utilizar alcohol en gel, antes y después de cada nota

Usar guantes y viseras para disminuir el riesgo de contagio.

Tener las vacunas correspondientes.

Cubrirse nariz y boca al estornudar o toser.

El teletrabajo

“Teletrabajar, nos dice Ernesto Martinchuk –Socio Fundador-  no significa encerrarse en su casa. No se puede informar de todo lo que está pasando sentado frente a la computadora o dependiendo del celular. Como periodistas tenemos que estar donde está la noticia. Es necesario evitar la alta concentración de personas que se da en las redacciones y durante los reportajes improvisados que brindan los funcionarios.

Este es un mensaje también para los políticos y funcionarios que no toman las precauciones del caso cuando visitan un determinado lugar. Es obligación de la gente de prensa disponer una zona, preparar un atril para que el funcionario pueda responder las preguntas y mantener la distancia que corresponda. Los funcionarios deben dar el ejemplo, y si no lo hacen, los periodistas deben recordárselo. Es por el bien de todos”, finaliza.

Entreviste a más de un experto de verdad

Tener un doctorado o enseñar en una prestigiosa Universidad no convierte a cualquier médico o científico en una autoridad para hablar de emergencias como el COVID-19. Llame a varios médicos e infectólogos independientemente. Si todos dicen más o menos lo mismo, entonces realmente vale la pena entrevistarlo o poner algo de lo que ellos dicen en su reportaje.

Verifique antes de publicar

La desinformación se ha extendido con tanta velocidad como el mismo coronavirus. Por eso es necesario entrenar su olfato periodístico para detectar noticias falsas y no hacerse eco de cualquier rumor.

Adicionalmente, a nivel personal, no sea indiferente cuando vea información falsa vía Whatsapp. Como periodista, usted tiene una responsabilidad. Tómese el tiempo de desmentir esa noticia, compartiéndola con la persona que le envió el enlace y explíquele por qué es falsa. Invítela a verificar antes de compartir.

Evitemos los titulares amarillistas

Es habitual por estos días ver adjetivos en los titulares que califican al coronavirus de “virus mortal”, o a la pandemia de “catastrófica”. Los periodistas más veteranos recomiendan que “cuanto peor es la situación, los periodistas necesitan limitar más los adjetivos. La gente sabe que este es un problema grave. Cumplamos dándoles los hechos tal como son”.

No engañe a los lectores con los titulares. Con el enorme volumen de información y el ritmo veloz de las redes sociales, muchas personas se informan solamente a través de los títulos. Nunca sacrifique los hechos por los clics, especialmente en medio de una crisis.

Piense, antes, en las consecuencias

La desinformación y la xenofobia van de la mano. Al haberse originado en China, el coronavirus ha generado comportamientos xenófobos hacia las personas de apariencia asiática.

Se recomienda a los periodistas proteger la privacidad de los datos del paciente.

Ser especialmente responsables y cuidadosos al distinguir tres tipos de información en esta situación:

– Lo que sabemos que es cierto,

– Lo que creemos que es cierto,

– y las opiniones y especulaciones. Todos tenemos derecho a opinar, lo cual no significa que sepamos sobre el tema.

El cuidado con las imágenes

No es necesario “levantar” imágenes de la red de supermercados vacíos y personas usando máscaras como si se tratara del fin del mundo. Use siempre, su propio material.  No se trata de causar pánico en la sociedad.

  • Las cifras cambian constantemente

Se recomienda recordar que en este tipo de coyunturas, la información está cambiando constantemente y puede estar desactualizada en el momento de informar. La infección tiene un período de incubación estimado de hasta 14 días, lo que significa que es posible que alguien contraiga el virus y no muestre ningún síntoma durante dos semanas. Esto supone un retraso en los números.

Entonces se recomienda que siempre al brindar una cifra sobre contagiados y fallecidos, recalque que, se trata de datos oficiales dados a la prensa “esta mañana”, “esta tarde” o “ayer en la noche”.

Periodistas especializados

Debemos fomentar que medios de comunicación contraten a Médicos Periodistas. Existen y son, por suerte, muchos los Médicos que se han especializado para desempeñarse en los distintos medios de comunicación como la gráfica, radio, televisión o publicaciones digitales. La SAPEM, (Sociedad de Periodismo Médico) que depende de la AMA (Asociación Médica Argentina) puede orientarnos en tal sentido.

 

AGENCIA LEGISLATIVA

Compartí el contenido:

Post Author: La 5 Pata

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *