IAEF Bariloche-“Argentina: La necesidad de consensos de largo plazo”

 

 

40º Convención del IAEF en San Carlos de Bariloche

 

 

Bajo la propuesta “Argentina: La necesidad de consensos de largo plazo”, se está realizando la primera jornada de la 40º Convención del INSTITUTO ARGENTINO DE EJECUTIVOS DE FINANZAS (IAEF), en el Hotel Llao Llao de San Carlos de Bariloche.

 

A continuación, un resumen de los principales expositores:

 

Jorge Saumell, presidente del IAEF, se refirió a “la crisis mayúscula que enfrenta hoy la Argentina”. Tras referirse a la gran caída del PBI, dijo: “Una vez más nos preguntamos perplejos por los motivos” de estas crisis recurrentes. “Nuestra mirada se nutre de un intenso sesgo racional y economicista”. Desde hace años hemos planteado la necesidad de consensos básicos. Desde la recuperación de la democracia es la tercera ocasión en que caemos en estas crisis. Los acuerdos políticos deben ser permanentes. Aunque el actual contexto internacional no parezca el más propicio. Esperamos que a partir del 28 de octubre se abra un espacio de cooperación. Nuestra querida Argentina lo necesita.

 

Gustavo Genusso, intendente de San Carlos de Bariloche. Destacó un consenso interesante entre el sector público y el privado, algo que el turismo necesita. Hemos trabajado intensamente en un plan estratégico de turismo que necesita de esos consensos. No para dejar afuera a los gobiernos que nos sucedan. No es fácil trabajar los consensos. Pero nuestro futuro depende de que podamos alcanzar esos consensos.

 

También destacó Genusso la política tecnológica, a cargo de INVAP, el Centro Atómico Bariloche, el Instituto Balseiro. Hechos muy importantes que son el resultado de políticas de largo plazo, de los consensos que alcanzamos para hacer una ciudad mejor. Una sociedad donde todos tengan trabajo.

 

También hablaron en la Ceremonia de apertura representantes de los patrocinadores, destacando en cada caso la necesidad de que exista una continuidad en las políticas de corto y largo plazo, sin rupturas institucionales. Se dijo que el sistema bancario argentino ha demostrado una capacidad de respuesta importante. En el caso del Banco de la Provincia de Buenos Aires hemos aumentado en un 50% nuestro patrimonio neto. De los consensos dependerá que las políticas no se interrumpan y el sistema bancario se fortalezca aún más.

 

 Panel: Inversión y financiación. Opinión de los CEO´s – Vicente Campenni CEO y gerente general de INVAP; Isela Constantini, general manager de Grupo ST; Pablo De Gregorio, socio de EY; Cristiano Rattazzi, presidente de Fiat Chrysler; Guillermo Rimoldi, director ejecutivo de Georgalos.

 

Pablo De Gregorio, Socio de EY destacó que los resultados de la encuesta no fueron alentadores en volumen de ventas y actividad. Tampoco el nivel de inversiones cumplió con las expectativas. Sobre el año que viene, hay menor expectativa que en otros años.

 

Existe una gran incertidumbre, lo que dificulta la toma de decisiones. En años parecidos a éste, en general las respuestas subestimaron la capacidad de reacción. Aunque también se vio una capacidad de reacción lenta.

 

¿Qué hacer para que las cosas salgan mejor? Mejor seguridad jurídica es una respuesta compartida: una justicia independiente y que resuelva en tiempos razonables.

 

En motores del crecimiento, el petróleo (Vaca Muerta en primer lugar), el campo y el sector de servicios. Sobre educación, la tecnología requiere más expertos, más talentos, contar con una base en ingeniería que hoy no se corresponde con las necesidades del desarrollo.

 

Isela Costantini narró su experiencia: “Ustedes no tienen idea de lo difícil que es hacer política”, dijo. “Hay que consensuar con factores muy diversos en el sector público: es mucho más difícil que en el sector privado”. El cómo en política es más difícil que el qué hacer.

 

Vicente Campenni dijo que en INVAP había un consenso fundamental: cómo aportar, en el dominio del conocimiento tecnológico, al crecimiento del país. En INVAP siempre vivimos de lo que vendimos. INVAP no recibe una asignación presupuestaria: se la gana. La tecnología nos obliga a evolucionar con continuidad.

 

Para Cristiano Rattazzi hay cosas mucho más profundas que los acuerdos. Definir el acuerdo básico para el país es insertarse en el mundo. Una idea que genera mucha resistencia. Se preguntó Ratazzi si tiene que ser tan difícil controlar la inflación, fenómeno al que definió como una injusticia total. Es difícil controlar la inflación, pero sigue siendo el consenso básico. Una forma es la que dura diez años, que usaron Israel y China. La otra es la que usó Italia: entrar en el euro. Hay que curar una educación inflacionaria que lleva ya por lo menos 80 años. Criticó Ratazzi la creación en su tiempo de las Juntas de granos y de carnes, y el Banco Central. Es loable lo hecho por Menem en su primer período, que pudo romper la inercia de la inflación. Macri fracasó en ese tema, así como en el tema pobreza. Hoy estamos de vuelta con retenciones, controles, etc.

 

 

 

Hay que definir qué país queremos consensuar. En Mercosur somos el pato de la boda. No tenemos alternativa de ir a otros mercados.

 

Guillermo Rimoldi destacó la trayectoria de Georgalos. “Sin consenso, una empresa así sería inviable”. Nuestra compañía tiene 80 años. Hay jóvenes en nuestra compañía que nunca conocieron a este país sin inflación. Sin consenso no hay viabilidad. El atajo de la política nos sale caro. La política olvidó algo fundamental: el bien común. Se vota para tener un país serio, predecible. Pero llevamos 80 años discutiendo lo mismo. No se puede jugar si permanentemente nos corren el arco. Es lo que sucede en consumo masivo. En los últimos años invertimos 23 millones de dólares, no sólo para una empresa sino también para el país. Se necesita tranquilidad, previsibilidad, seguridad jurídica. Si cada cuatro años queremos cambiar las cosas, es inviable.

 

En educación tenemos más talento que mercado, dijo De Gregorio. Invertir en educación es un consenso. Tenemos leyes, tenemos presupuestos, pero cuando bajamos a la instrumentación es cuando los consensos se desdibujan.

 

Para Isela Costantini, las prioridades del consenso tienen que asumir la sociedad en la que los argentinos estamos parados. Nos está faltando una mirada en común. Argentina tiene hoy una diferencia enorme entre los que tienen sus necesidades básicas insatisfechas y quienes están en el top de la pirámide. Hay muchas empresas que no quieren un acuerdo con la Unión Europea. El consenso arranca en las bases que todos compartimos, pero necesitamos entender cuáles son las necesidades reales de la sociedad, de la gente que hoy tiene hambre en la Argentina. Hay que resolver ese tema básico para después avanzar en los demás consensos.

 

Para Rattazzi es muy complejo salir del populismo: “¡Miren lo que pasó en Venezuela! Tienen que cambiar ciertas cosas: planes, subsidios, asignaciones por todos lados. Sólo con trabajo genuino y de calidad se sale de la pobreza, trabajos que sólo crea la actividad privada. ¿Cómo puede haber 30 millones de argentinos que votan a Alí Babá y los 40 ladrones y que no pase nada? Criticó que el PRO no haya puesto presa a Cristina Kirchner. Destacó lo realizado por el PRO en la Villa 31, donde sin embargo perdió las elecciones.

 

Quiero que los ingenieros nucleares se queden acá, que no se exporten, sino que se realicen aquí los trabajos que puedan exportarse -dijo Campenni. Los consensos requieren mucho esfuerzo. Y generosidad por parte de todos los participantes.

 

Rimoldi contó su frustración cuando su propia planta no aceptó las condiciones de trabajar más -y cobrar 20 mil pesos más de bolsillo- para exportar. No se trató de un exceso de horas de trabajo -aclaró. ¿Cómo puedo exportar si nuestra propia gente pedía un sobresueldo que nos sacaba del mercado? Si perdemos la cultura del trabajo le estamos poniendo la frutilla a la torta. No podemos transar con esa falta de cultura. Ni con la corrupción.

 

 

En cuatro años se ha hecho un montón, pero no alcanza. Estamos perdiendo la cultura del trabajo. Dijo por fin que se siente orgulloso del INVAP.

 

Panel: Elecciones 2019 – Mariel Fornoni, socia directora de Management & Fit; Artemio López, consultora Equis.

 

No esperábamos la diferencia con la que ganó Alberto Fernández -reconoció Fornoni. “Hubo algo que la gente no decía y que nosotros no supimos ver”. La participación creció en 2015, que favoreció entonces a Cambiemos. En provincia de Buenos Aires vimos una pérdida muy grande de Vidal, que hoy sólo retendría 28 distritos. El gobierno no tuvo una estrategia para responder al escenario del resultado de las PASO.

 

No tuvimos tan claro la situación económica y social que Isela comentaba antes. Macri sufre una caída en la aprobación de gestión: hoy tiene 25 (contra 32 antes de las PASO). La valoración de la situación actual pero las expectativas no son tan malas. Porque están puestas en el nuevo gobierno. La gente piensa que van a bajar los precios con el nuevo gobierno.

 

El 35% de los hogares tienen un ingreso en promedio de 15 mil pesos. La pobreza creció 6,3% y la indigencia 1,9% después de las elecciones de medio término. Hay números que afectan a la economía familiar, que definieron el resultado de las elecciones. Como los del aumento de tarifas de servicios, explican por qué un porcentaje tan amplio votara “con el bolsillo”. 53% cree que la mala situación es culpa del actual gobierno y sólo 18% responsabiliza al futuro gobierno. La grieta sigue muy marcada. Hoy vemos una diferencia que pasó de 15,8% a 16,9% en los votantes de Fernández. Hay una diferencia muy importante en favor de Kiciloff que hoy estaría ganando por más de 22%. Y Rodríguez Larreta se mantiene en CABA, pese que Lammens está hoy en 36%. Incluso los votos a Espert y Gómez Centurión han caído en beneficio de Alberto Fernández. Los bonaerenses le pasaron factura a Vidal por no haber desdoblado las elecciones, pese a ser una de las dirigentes con mejor imagen.

 

Hoy la interacción entre economía y política no ayuda para nada al gobierno. Ahora estamos en una transición, sin estrategias para abordar lo que se venía. Si estos resultados se confirman no hay legislación que regule la transición, lo que la deja librada a la buena voluntad de los protagonistas.

 

Al ir unido el peronismo, quedó sellado el resultado de las PASO.

 

Para Artemio López la lección nacional y la provincial están resueltas. Coincido con los números de Fornoni. Ningún gobierno gana elecciones con esta caída económica. En lo social, Macri generó pobreza de una manera consistente. La pobreza inicial era de 27 puntos y este primer semestre midió 36 puntos. Y creo que va a terminar en 40%.

 

 

 

La inflación de alimentos va a estar este año bastante arriba del 50%. Todos los ingresos familiares no estarán por arriba del 40%. Todo esto era bastante previsible. La lectura del 2017 fue muy sesgada. No por mala intención, pero se estableció un consenso equivocado. La elección de 2017 no fue una elección muy buena para Cambiemos, pese a la economía creciendo.

 

Cualquiera habría advertido que este gobierno se encaminaba a una derrota. El sesgo en la valoración de Cambiemos se vivió una burbuja de exitismo que no se correspondía con la realidad. Las PASO van a ratificar la tendencia. En cuanto Vidal, si hubiera sido lo que los medios y los analistas dicen que era no habría perdido por 20 puntos. ¿Por qué perdió en 2015 el kirchnerismo? Porque la gestión de Scioli en provincia de Buenos Aires era un desastre. La gente, la sociedad, está por fuera de lo que planteamos los analistas. A nuestro juicio, la elección va a agrandar un poco la diferencia: 53 puntos para Fernández y 32 para Cambiemos. El escenario de primera vuelta en CABA para Larreta es probable. Aunque acontecerá en un contexto de una derrota muy consistente para el PRO. Yo no arriesgo un número de ballotage en Capital, sobre todo porque la variable económica continúa degradándose.

 

Ricardo Arriazu declaró que la inflación comenzó en los 40, luego se interrumpió con la convertibilidad y volvimos a la inflación. Aumentamos el gasto en 2017 para comprar votos. Para gastar de más nos endeudamos. Absolutamente todas las crisis argentinas son iguales. Las de Brasil, España, Portugal son iguales. La diferencia es que nosotros hemos defaulteado siete veces.

 

Tuvimos sequía, nos dejaron de prestar y el gobierno ajustó. Fue una baja del gasto de 70 mil millones de dólares. Cayó la riqueza de los argentinos, por no haber hecho en 2016 el mercado lo hizo en 2018.

 

Al día siguiente de las PASO se dio vuelta todo. Cuando todas las variables estaban gradualmente a recuperarse. El campo y Vaca Muerta lideraban. Y el resto, pese a seguir en negativo, repuntaban. La gente quiere vivir mejor. Pero la torta no crece. La esencia es que la torta crezca. Pero de manera ordenada.

 

López Murphy quiso bajar el salario 13% y lo corrieron. Después cayó 70% y lo aplaudieron.

 

Ahora estamos en equilibrio. Pero la gente está esperando “volver para arriba”, algo imposible mientras no se crezca.

 

Y llegó el resultado de las PASO. Los mercados decidieron que Argentina se vaya al demonio.

 

Las elecciones generan una gran incertidumbre. Ningún país del mundo aguanta con renovación de deuda cero.

 

 

 

El control de cambios no funcionó nunca en ningún país del mundo. Temporalmente, el control de cambios demora la pérdida de reservas.

El gobierno no tenía plan B. No tenemos la menor idea de cuál es la política. El gobierno tampoco.

 

Los depósitos privados cayeron de 32.500 millones de pesos a 21.900 millones. Hoy tienen casi 3 mil millones de liquidez.

 

Leliq es la contrapartida de los depósitos. ¿Puede suceder ahora una hiperinflación similar a la de 1989? No en este momento. El año que viene es otra historia.

Es fundamental que el tipo de cambio nominal sea estable. Por ahora apareció una brecha “bastante moderada”. Hay que ver hasta cuándo.

 

Está cubierto este año. Pero el año que viene “me faltan 35 mil millones”. Lo que busca el FMI es capacidad de repago, asegurarse de que le van a pagar. Al no haber refinanciación tenemos un flor de problema financiero. Y empezamos a “volvernos populistas de última hora”.

 

El último que logró parar la inflación en dos meses fue Cavallo, atacó todos los frentes.

 

La economía en recesión tiene una ventaja: capacidad ociosa en capital y mano de obra. Hay deterioro fiscal, bajo nivel de reservas, financiamiento nulo y superávit comercial. ¿Cómo financiarme? Sólo para mantener estable la producción de petróleo y gas hay que invertir 4 mil millones de dólares por año.

 

En el Frente de Todos conviven los heterodoxos y los moderados -que son intervencionistas. ¿Alberto Fernández intenta equilibrio entre ambas tendencias? Yo no lo sé. Pero es seguro que habrá una fuerte discusión interna.

 

Los grandes vencimientos son en 2021 y 2022, lo que da tiempo para una renegociación amigable.

 

El gradualismo lleva a un shock o a un desastre.

Si Argentina ni resuelve estos problemas, el país se vuelve invivible.

 

Argentina está dolarizada de hecho pero no de derecho. Es políticamente imposible, aunque es lo que hay que hacer. Se necesita un prestamista de última instancia. Lo que hay que hacer es simular un sistema de dolarización. Es lo que hizo Israel hace años.

 

Buenos Aires, 26 de septiembre de 2019.-

Información de Prensa 40º Convención del IAEF, 1º Jornada

 

IAEF

 

 

Jorge R. Basso Dastugue (h) / Carla Arcuri

BASSO DASTUGUE & ASOCIADOS

 

 

Compartí el contenido:

Post Author: La 5 Pata

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *