Editorial- “La sonrisa de Santiago Maldonado”.-YH.-LAQUINTAPATA

18:09 HS. Al Aire

 

El 21 de diciembre de 2010, la Asamblea General de la ONU, crea en virtud de la resolución 65/209 El Día Internacional de las Víctimas de  Desapariciones Forzadas. Expresando así su preocupación, en particular, por el aumento de las desapariciones forzadas o involuntarias en diversas regiones del mundo, como los arrestos, las detenciones y los secuestros cuando son parte de las desapariciones forzadas o equivalen a ellas, y por el creciente número de denuncias de actos de hostigamiento, maltrato e intimidación padecidos por testigos de desapariciones o familiares de personas que han desaparecido.  Asimismo, la resolución se acoge a la aprobación de la Convención Internacional para la protección de todas las personas contra las desapariciones forzadas y decide declarar el 30 de agosto Día Internacional de las Víctimas de Desapariciones Forzadas, que comenzó en 2011.

Agosto. El mes en que en Argentina desaparece Santiago Maldonado. Hoy se cumple un mes de su ausencia.

En verdad no iba a hablar sobre el tema. Pero resulta inevitable. Cuando veo las fotos de Santiago Maldonado, me cae bien su sonrisa. Y sin conocerlo, solo viendo la foto, lo creo un buen tipo. Que la vida, por diferentes circunstancias, o por idealismo y una voluntad de justicia exacerbada lo lleve a formar parte de la comunidad resistencia ancestral mapuche, RAM, violenta, es otro tema. Pienso ahora en voz alta, en Maldonado persona.

Estamos ante un caso altamente complejo; a un Gobierno que está pidiendo a la ONU que colabore en el tema de Santiago Maldonado se lo puede objetar desde sus limitaciones, no desde su actitud.

La instigación a la violencia por parte de los RAM, incluso en la marcha organizada para hoy, es inaceptable. Incendios en Bariloche, Neuquén Chubut, Chile, de propiedades e incluso de agencias de autos, no los ubican con una demanda histórica, sino ante una violencia incalificable. Lo mismo sucede ante otros temas, también violentos aunque no lo parezcan, una Ley en Argentina establece el límite de propiedades que un extranjero puede tener, Benetton las supera. También es violencia.

No puedo poner las Manos en el fuego por gendarmería, como ha dicho la Ministra Bullrich. Tampoco puedo creer que gendarmería es la responsable, si no tengo pruebas. Ni pensar que el gobierno no está preocupado por el tema en tanto, limitado en su investigación, pidió la intervención de la ONU, ante tanta crítica internacional.  Ni puedo hacerme eco de un Cristinismo oportunista que olvida sus propios Desaparecidos en democracia. Necesito que Maldonado aparezca porque es una persona, un ser humano, y porque las instituciones deben hacer lo que corresponde sin confundir a nuestros alumnos en sus escuelas. No porque no deban conocer y analizar temas políticos o históricos, sino porque no deben ser confundidos despiadadamente con posiciones tomadas a priori. Hay que enseñarles a pensar, a construir, a elaborar, sin inculcarlos con posiciones partidaria-sectoriales. Y entre todos, pedirle a la Justicia que aparezca, porque no se trata sólo de Santiago Maldonado, sino de años de incredulidad y desaparecidos. Según datos de la Correpi, Coordinadora Contra la Represión Policial e Institucional, 13 fueron los desaparecidos durante el gobierno de Raúl Alfonsín, 62 durante los gobiernos de Carlos Menem, 12 en el mandato de Fernando De la Rúa, 14 durante los sucesivos y breves mandatos de Puerta, Camaño, Rodríguez Saa y Duhalde, y 70 en los tres gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner. Sin embargo, a estos datos deben sumarse las estimaciones no registradas y los números no revelados aún de la gestión macrista. Así, se llega al número de 200.

Tampoco quiero pensar que ésta desaparición de Maldonado sucede entre las Paso y Octubre, porque eso arroja sobre Maldonado un burdo e intencional descuido.

A mí me interesa sólo Maldonado, y lo espero con vida.

YAYO HOURMILOUGUE

LAQUINTAPATA

AUDIO

 

Fuente Correpi

******

 

 

Compartí el contenido:

Autor entrada: La 5 Pata

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *