CORREO DE LECTORES-LOS “PATOVICAS”.ENCUBRIMIENTO E IMPUNIDAD.-Por el Dr.Alberto Néstor Cafetzoglus.-

 

En ésta nuestra Argentina todos sabemos quienes son  los llamados “patosvicas”: individuos que viven en los gimnasios dedicados a desarrollar grandes masas musculares, incluso usando fármacos anabólicos y otras drogas para estimular dicho desarrollo. Obviamente que tal desarrollo muscular obtenido con la combinación de continuos ejercicios con pesas, otros aparatos, y la estimulación por ingesta de fármacos legales y/o ilegales implica paralelamente la adquisición de gran fuerza física.-

Entonces se suelen dedicar a cumplir supuestas tareas de “seguridad” en los boliches adonde concurren generalmente los jóvenes a cumplir la ritualidad de las “fiestas”, donde se bebe, se suele consumir drogar legales como el alcohol, e ilegales como la marihuana         , y otras mas duras como la cocaína, la morfina, la heroína, las anfetaminas,etc.

La ritualidad de estas llamadas “fiestas” estimo a ojo que se ha  generalizado intensamente en Argentina al menos en las dos últimas décadas, años más, años menos.-

Y con ello se ha aparecido lo que bien podría ser llamado la “industria” de los “patosvicas”, que consiste en  colocar dentro y fuera de los locales una presencia altamente intimidante para discriminar quien entra y quien no, y para hacer saber tácitamente por ella que cualquier desborde en la conducta de los clientes, será anulada mediante el uso de altos grados de violencia que suele dejar el resultado de personas victimas de lesiones, en muchos casos graves y/o gravísimas.(arts.90 y 91 del Código Penal).-

En tal ejercicio de la violencia, suele ocurrir que al menos dos de ellos inmovilizan a la victima, mientras un tercero la golpea, modalidad esta que no solo tiene ribetes de tortura, sino que favorece la causación del aumento del resultado dañoso.-

Los “patosvicas” por lo general forman parte de empresas que supuestamente venden servicios de seguridad. Y las autoridades de las mismas, no pueden ignorar que atento las condiciones en que se desarrollan las llamadas “fiestas”, los concurrentes intoxicados inevitablemente, van a incurrir en algún desborde, y que en consecuencia, los “patosvicas” usaran la violencia desproporcionada. Y digo desproporcionada porque la generalidad de los concurrentes a las fiestas suelen ser jóvenes, gente común, que carecen del desarrollo muscular y de la psicología (o psicopatología?) de aquellos.-

De modo que puede afirmarse, sin temor a errar, que los empresarios de esa supuesta “seguridad”, subjetivamente prestan una aceptación al estallido de la violencia de los “patosvicas” antes de que ella estalle, y cualquiera sea la modalidad en que se ejerza. Es decir, que se hallan en un accionar doloso por acción o por omisión, que los coloca dentro de la participación del art.45 del Código Penal.-

Y como éstas empresas de “seguridad” son contratadas por empresas que explotan  los boliches bailables, por todo lo que he dicho antes, sus componentes tampoco pueden ignorar que inevitablemente va a haber desbordes, y que  ellos serán neutralizados mediante el uso de una fuerza desproporcionada y perversa que suele dejar el saldo de lesiones graves o gravísimas. Así las cosas, a ellos también los alcanza, en tales hipótesis, la

aplicabilidad del mencionado articulo 45 del Código Penal.-

Esto merece una primera reflexión. Si los “patosvicas” son ofrecidos por supuestas empresas de seguridad, la autoridad administrativa tiene la obligación  de controlarlas de modo tal que se encuadren dentro de los requisitos que establecen las leyes del caso. En la provincia de Buenos Aires, por ejemplo, existe una Ley de Seguridad Privada que pone la autorización y control de ésas empresas, y eventual aplicación de sanciones administrativas, en manos de la Jefatura de la policía provincial.-

Que yo sepa, en el caso de ésta supuesta seguridad de los “patosvicas” en los boliches bailables, ese control no se aplica en absoluto, sea porque no se hallan registradas, y por tanto, autorizadas, sea porque.,caso contrario simplemente el control no se ejerce cuando se producen las “fiestas”.-

La segunda reflexión  tiene que ver con que, cuando alguna victima inicia una causa ante la autoridad judicial, a los Fiscales les resulta dificultoso la prueba de la autoría, pues los domicilios que las empresas dan ante una primera actuación policial indicada por aquellas o sus dependientes, suelen ser falsos. O son lugares deshabitados, o informan los vecinos que de tanto en tanto, aparece alguien a recoger correspondencia. Preguntados si conocen a la empresa Tal o Cual, expresan no haber siquiera oído hablar de ella. Esto indica que estas empresas de supuesta seguridad están preparadas, desde antes de que algo delictuoso pueda ocurrir, a proporcionar datos falsos con la finalidad de dificultar cualquier investigación judicial que pueda iniciarse. Está pues preconstituida la peligrosidad procesal del art.171 del Código de procedimiento Penal de la Provincia de Buenos Aires, situación  que impide, en su caso ,la concesión de libertades provisorias “ad litem”.Eventualmente, si semejante aporte de datos falsos es llevada a cabo por simples dependientes de las empresas, que han sido indicados a actuar de esa forma, o por terceros, que incluso pueden ser funcionarios policiales, tales actividades se encuadrarían en el delito del art.277 del Código Penal.-

Todo esto, la ritualidad de las “fiestas” que favorece el trafico y consumo de drogas, (como todo el mundo sabe), mas la violencia preparada por los empresarios para asegurar la explotación de los ”boliches” con pelotones de “patosvicas” que hacen acordar a los SA de la Alemania nazi, sumado a la benevolencia administrativa que no controla o mira para otro lado, mas los protocolos que se cumplen para dificultar y/o impedir la acción judicial,  forman parte importante de la corrupción y de la degradación social que sufre la Argentina. No debe minimizarse. Muy por el contrario, todo el conjunto merece que el Estado en todas sus formas ponga la vista en ello y actúe hasta que esa porción que representa aquel sea eliminada. Si se minimiza como hasta ahora, la sociedad toda está en la banalidad del mal, sin darse cuenta o por comodidad.-

Alberto Néstor Cafetzoglus.-

Compartí el contenido:

Post Author: Editor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *