OPINIÓN.-“Malditos Empresarios”.-YAYO H.-LA5PATA- 13 de mayo-2016

 

 

Esta semana observe un incipiente clima de inversiones que de a poco se va legitimando, CAEM, La Cámara Argentina de Empresas Mineras, quien anunció en Parque Norte 20 mil millones de dólares de inversión al 2021 en economías regionales, 40 mil nuevos puestos de trabajo, 25 mil millones de exportaciones entre 2016 y 2021, y unos 6.500 millones de aportes fiscales. Pero lo más interesante y sorpresivo del anuncio es la creación de un Organismo Multisectorial de Control compuesto por Universidades, Institutos Tecnológicos, y la Comunidad, donde el Medio Ambiente, merezca el cuidado que los pueblos desde hace años exigen. Esto fue lo puntual.

 

En el 33° Congreso Anual del IAEF el clima de inversiones se respiraba, aunque Broda demostró un gran entusiasmo político respecto al nuevo gobierno, y un interesante pesimismo con los números actuales de la economía sino se corrigen. Hubo, fuera de esto, disertantes más que enriquecedores. Pero también se oyó en los pasillos algún tono crítico hacia el Gobierno.

 

Más lejos o más cerca  de lo corporativo, todos coinciden, Las Pymes explican el 80% del trabajo en el país. Y muchas no atraviesan un buen momento. Hay preocupación.

 

Soy escéptico por esa natural composición de argentinidad que se legitima en lo que nos dejó cada gobierno pasado. O la mayoría de ellos. Así que me tomaré mi tiempo para ver cumplido de a poco cada anuncio. Respecto al compromiso medio ambiental, siempre supe que ambas cosas podían convivir con las regulaciones necesarias. El “The Business of business is business”, de Milton Friedman agoniza de muerte, es pasado.

Para ser optimistas aún falta. Falta trabajar en cada sector, y corregir de a poco las errantes diferencias culturales.

 

El Gobierno tiene un serio problema; Ya no puede defraudar. No puede. No queda tiempo para eso. Y el país pasa por un mal momento, inflación y baja de consumo. La plata no alcanza.

 

La Argentina se debate entre dos grandes temas que definen la esencia de lo que necesitamos, no se aún, si encarnado en el Gobierno o no, porque es poco tiempo desde que asumieron. Si a una persona le damos ochenta años de vida, y a un gobierno inicialmente cuatro; este gobierno ha cumplido al 10 de mayo, algo así como 8,3 años de edad en una escala comparativa.

 

Tenemos un serio problema de In-Convivencia Social, y es lo fundamental a resolver; Inversión vs. Subsidiación. (Me tomo licencia para crear el término). Subsidiar no está mal, subsidiar a quien puede trabajar es lo malo.

 

De ahora en más ninguna empresa puede negar lo social, así como cada subsidiado debe comprender que si no trabaja, vive de quienes lo hacen. Salvo situaciones de pueblos librados al abandono en muchas provincias,  ese sería en tal caso el nuevo Relato si necesitáramos uno, aun asumiendo que quienes gobiernan están carentes de la cintura política necesaria, desordenados. Asumieron sin orden propio en un gran desorden existencial ajeno. Pero lo sabían. Hay que trabajar para Crear Trabajo Real. Por estos días debatimos o creemos hacerlo, acerca de si el Presidente ira a vetar o no la Ley Anti Despido en caso que salga; Y creo que va a salir, y creo que será vetada. Lo bueno hubiera sido no adelantar el veto anunciándolo, ahí el error de Comunicación. El Gobierno hubiese contado con más espacio, y hubiera dedicado mejor tiempo  a otras cosas en lugar de Comprar Desgaste. Tras esto, seguramente habrá un paro general. A no ser que se negocie tal situación desde ahora. Falta lo puntual, fuera del despido de cada cargo político de los últimos días de diciembre pasado, la pregunta insistente, es ¿Hay más despidos ahora que en los últimos dos años? Para este fin, El Consejo del Salario es una de las herramientas necesarias a futuro.

 

Habitamos una Argentina de gran disparidad. Queda claro que un salario, eso que antes se ponía en un puñado de sal sobre una mesa, para que quien lo pagara no derramara un solo grano y era retirado de la mesa por quien lo recibía con el mismo cuidado, para aprovecharlo de forma completa, con los siglos, es otra cosa. Es aquello que “gana” a derecho propio, quien invirtió su mano de obra, sus recursos personales, su conocimiento, su talento (otra moneda, pero griega), su responsabilidad, su tiempo. Quien lo paga debe hacerlo con la idea de mejorarlo, en caso que su emprendimiento deje las ganancias necesarias, la renta, y de esto, la reinversión, y actualizarlo; Ni esa empresa, ni ese trabajador pueden hacerlo solos, debe existir un marco general donde unas empresas necesiten lo que otras crean, producto de cada trabajador especializado, y en ese componente facilitar el enriquecimiento del mercado interno y la salida al mundo. Y ese rol, las empresas No pueden lograrlo sin el Capital Social de cada trabajador, y sin un gobierno que lo facilite. Lo mismo en cada área de Servicios.

 

Aquí es donde la mayoría de los Gremios, compran parte del relato de los corredores Kirchneristas, quienes heredado o no, parecen odiar al Empresario, convirtiéndolos en “Malditos Empresarios”, siendo que conforman la misma línea de planetas alineados. Como si tratasen a un enemigo, “salvo amigos propios evidentes”, caen en la vieja enciclopedia de “torear” a la empresa para cautivar más Bases. Y si bien es cierto que existen empresarios Non Santos, despedidores antes de asumir más riesgos, no es el caso de todos; sin empresas, no hay país. Sin buenos representantes de cada trabajador, tampoco. A las empresas, tampoco se las libera a la buena de dios, hay controles elementalmente sociales y medio ambientales, que deben ser cumplidos. La buena noticia, es que el concepto anterior de Relato, viene muriendo, Ricardo Forster fue quien mejor lo hizo, al desear que a este gobierno le vaya mal, olvidándose así del país.

 

Nos trabamos con cuestiones todavía ideológicas. Parece verdad que no haya gradualismo en las medidas tomadas a la fecha, hasta parecen de shock para quien lo sufre en cada bolsillo, sin embargo, son graduales, aunque de prioridades desparejas. Acerca de los despidos, actualmente no hay datos precisos que indiquen que haya perdido trabajo más gente que en 2014. Independientemente de la Ley, cuyo tratamiento ha pasado al miércoles próximo, habrá que insistir con las inversiones, y orientarlas como corresponde, desde lo público y lo privado. Otro problema nada menor es qué tipo de empleos tiene el estado nacional; ¿son productivos? ¿O son administrativos en su mayoría? ¿Y los municipios? La medida sobre las importaciones en esta etapa, no ayudó lo necesario. ¿Hemos pensado en reordenar el estado y cada sector empresario a partir de lo que nos llega montado en la tecnología? Porque ahora intentamos una Ley, pero sino advertimos los cambios inminentes, Uber, va a dejar pocos taxis en la capital.

 

Brasil, Grecia, Italia, Francia, y otros países de  Sudamérica, tienen el mismo problema de empleo, y en España hay 3 millones de personas que han dejado de tener pertenencia con la clase media.

 

Una Ley no crea Trabajo. Ni crea Desocupados. Una ley regula lo que no funciona, o hace libre lo que esclaviza, siempre y cuando se cumpla, sino ahí está la Justicia para responder, o debería estar.

 

Con estos temas se cruza una trama no menos evidente. Y lo evidente es lo que por lo general no se ve; Un Gobierno anterior que no supo evitar lo que pudo a tiempo, cuando el Poder se lo permitió. De todo aquello han quedado errores imperdonables, independientes de los desvíos de fondos, sintetizados en algunos de sus ministros estrellas, y empresarios amigos que ahora se convierten en la condena de la ex mandataria. Un Aníbal candidato en pagos bonaerenses que pierde ante una principiante que por estas horas está dejando de serlo, constituye el principio de la pesadilla, digamos un quiebre, digamos una falla terrestre. Un procesamiento más, que como conjunto se suma a procesamientos propios. No solo Báez, Cristóbal López y algún Szpolski, hoy con cientos de periodistas en la calle, que tarde o temprano también  la comprometerán. Zigzagueando estas horas, vemos militantes que intentan golpear la puerta de un Peronismo apartado de cualquier Relato anterior. Donde al parecer el Kirchnerismo que queda se manifiesta como si no hubieran perdido las nacionales, acaso peor, como si no hubiesen estado durante los últimos 12 años. Un FpLV fracturado y disperso en la territorialidad bonaerense. Hay más; ahora el titular de El Peronismo es sanjuanino, y quiere las inversiones más que nunca. Curiosamente de ese mismo sector político salió el tema de la Ley Anti despido, que rápidamente compró el resto, ni siquiera surgió de los sindicatos, o en tal caso, de uno solo de ellos, ATE. Así, el Kirchnerismo que ya no sabe cómo replantearse cada situación se va quedando sin estrategias, sin una entrada al peronismo, y sin salida a una institucionalidad que le proporcione credibilidad social. Y sin plata. Quedan intendentes electos desde ya, obligados a negociar con una gobernadora que antes de diciembre no imaginaron.

 

El Peronismo folklórico busca un lugar donde hacer pie sin los empujones del Camporismo, o lo que va quedando de aquello. Entonces aparece Massa con el interés de continuar creciendo, enemistado a veces con Macri, amigado otras, poniendo a pleno una cintura de la que el gobierno todavía está carente en el Congreso, pero ambos diferenciándose del FpLV. Tiene que caminar con un respaldo de 5 millones de votos sobre una soga, con un Macri No Político, y con un Peronismo experimentalmente politizado. Al cruce, una Elisa Carrió mas demandante que nunca, cada vez con más seguidores.

 

Llegar al S XXI para ver o esperar que un Congreso con una ley frene un problema de altísima complejidad, es no interpretar claramente lo que Nos sucede y lo que Le sucede al mundo. Es no haber tenido nunca un empleado, ni haber sido jamás empleado de nadie. Ya comienza a rodar otra suspicacia que incomoda lo Masivo ¿Qué gana un diputado bonaerense? ¿Cuánto un legislador nacional? ¿Por qué tanto?

 

Estamos en una etapa que nunca vivimos. Con un presidente que se explica una Política desconocida, y con una Política más que conocida que no querrá perdonarle errores.

 

O sea, con Ideologías parlamentarias. Con Pragmatismo gubernamental.

 

Hace días, Cali Cerruti, un amigo, me decía; “Lo que no acepto es que quien pierda, no se la aguante. Deberían al menos conceder, y concederse un tiempo, se trata de códigos de honestidad al menos”. Quien me lo decía, no es precisamente macrista, pero se refería a la intolerancia que veía en quienes gobernaron, en quienes quedaron desguarnecidos de su Líder, y aun no quieren asumirlo.

 

Por eso, nuestro problema ya no es Político, es Cultura Pura. También podemos llamar a cada exigencia actual, Decencia Cívica.

 

A veces necesito regresar a fuentes olvidadas, entonces abro un libro; “La Patria, no es abrigadora de crímenes” José de San Martin.

 

YAYO HOURMILOUGUE.

Compartí el contenido:

Post Author: Editor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *