51° COLOQUIO ANUAL DE IDEA. MAR DEL PLATA. LA5PATA. YAYO Hourmilougue.-“Agua de las piedras”

INGRESO GOBERNADOR DANIEL SCIOLI-

APERTURA PTE DE IDEA, IGNACIO STEGMANN-Presidente, 3M Argentina & Uruguay

EXPOSICIÓN DANIEL SCIOLI


Un Coloquio que aun por su título, “Tiempo de acordar y hacer. Generación de empleo. Valores. República”, no deja de ser político, quizá, sutilmente lo sea más que nunca.

Y de arranque, Scioli.

Es el mismo Scioli. El mismo que hemos escuchado hasta ahora. Y el mismo que soltó algunas frases cuando ingresó al hotel del Coloquio delante de los periodistas que lo rodearon, tal vez ante el requerimiento y la insistencia; “No es para mí una prioridad-aseguró- ninguna negociación con los fondos buitres”. Es el mismo que un poco más tarde estaba delante del auditorio detrás de las palabras de Ignacio Stegmann, Presidente de IDEA, en la apertura. Un lugar que a Daniel Scioli no le resulta ajeno, ha participado en los últimos años y en más de una oportunidad.

Mientras que a  Stegmann se le escuchó un discurso que conservó las formas, y por momentos estuvo imbuido de cierta dureza necesaria para la etapa, donde podían observarse claros contenidos del Foro de Convergencia Empresaria, tales como que “Durante estos 32 años de democracia los procesos de desarrollo económico han sido inestables en sus resultados, la pobreza creció afectando a 1 de cada 4, y no se han consolidado las instituciones (…) Necesitamos un Estado fuerte y ágil, pero no omnipresente (…) que genere recursos que no pretendan reemplazar la actividad privada”, y donde Stegmann además pidió “terminar con la confusión entre Estado  y Gobierno”, al precandidato oficialista se lo escuchó como a alguien a quien se lo ve superado por el peso de promesas propias, con un discurso donde solo rozó temas de prioridad como la inflación, y donde mencionó una ANSES que la mayoría de los presentes desconocíamos, lo mismo que una provincia de Buenos Aires que gobernó y gobierna, y que al prestarle atención, atentamente, parecía desconocida para quienes vivimos en ella, salvo quizá por la descentralización municipal que se atribuyó. Su solicitud de respaldo al auditorio llegó a lo extenuante cuando parecía terminar su exposición y continuaba recuperando frases que le llegaban iluminadamente para dilatar un pedido de apoyo general. Dijo entonces que podía generar un “inmejorable clima de negocios” corrigiendo “todos los errores que sean necesarios corregir”, “abordando la inflación, no vía ajuste ni recortes sino con la expansión del círculo virtuoso del crecimiento”. Aseguró así, la conversión y/o creación de un Banco de Desarrollo, desde la concepción del BICE, junto a Miguel Peirano, y  apoyándose “en la experiencia de Brasil y el BNDES”. O cuando intentó aplacar serias dudas, “No habrá problemas de Reservas, porque vamos a generar las condiciones inmejorables para aumentar la producción, repatriar capitales, y les voy a dar razones para ello”. “IDEA representa (…) el éxito de (…) la agenda…” “lo público y lo privado van a desafiar juntos la etapa que viene (…) con visión regional (…) mejorando costos, logística, corredores bioceánicos, FFCC, autovías, puertos…¿Qué vengo a garantizar? En primer lugar, el vigoroso mercado interno”. Fue su clímax discursivo.

Un colega me diría luego; “Síganme. No los voy a defraudar”. Para más de un empresario, esmerado en la búsqueda de una lectura económica, no hubo nada que encontrar. Otro prestigioso economista me respondió; “Quien vino con buena predisposición a escucharlo, lo aplaudió, quien no llegó con buena predisposición y esperaba algo más, está defraudado, otra vez”. No faltó quien tuvo la sensación de volver a escuchar algo más de la vieja ortodoxia del justicialismo. “Sé que hacer y cómo hacerlo, y me toma en un momento de mi vida con toda la experiencia y voluntad, lo aprendí en mi carrera empresarial, los quiero alentar a que se lancen a producir, sus activos van a valer cada vez más (…) Lograr más competitividad no vía mega devaluaciones, sino mejorando el perfil productivo (…) y poner en marcha el Consejo Productivo Nacional (…) lo que vale es la inversión, no el ajuste” (…) se habla mucho del voto útil… que tiene que ser a favor del futuro del país, para garantizar la gobernabilidad”.

Alguien debió advertirlo que Voto Útil es el que busca evitar la dispersión del voto en múltiples alternativas.

Evidentemente, fue el intento de un discurso necesario en un ámbito propicio para el precandidato, y aunque hubo empeño y trató evidentemente de diferenciarlo de otros discursos conocidos, no alcanzó. No llegó a la otra orilla. A su cierre, hubo un aplauso tibio y poco sostenido, sin ser completo en el auditorio. Es difícil, se me figura, imaginar lo que dice el pre candidato sin el verdadero “cómo”, sin logra alcanzar con las manos cada rincón técnicamente político. Hay una ausencia en la profundidad del alegato, con el agregado de tantas contradicciones existenciales de las que formó y forma parte; Es… un hombre del gobierno.

La Argentina que viene va a necesitar mucho más que eso.

Scioli ha llegado hasta aquí por la encrucijada de una Argentina inentendible, que atrasa, y que ha desperdiciado un tiempo inmejorable. Comprendo que es difícil salir de ese lugar con la intención de ser Presidente. Pedirle más es imposible, es como tratar de sacar agua de las piedras. No dudo de sus propósitos, sino de la capacidad de gestión, incluidos sus equipos.

YAYO HOURMILOGUE

LA5PATA

Compartí el contenido:

Post Author: Editor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *