Columna de Opinión. Yayo H.- “Tras el Debate”. LA5PATA. 09-10-15

Al debate entre candidatos le faltó muchísimo de lo que la gente necesita paladear. En tal caso algo de salsa de soja, y mostaza, con una pizquita de pimienta. ¿Si careció de sabor por la ausencia de uno de ellos? No, no. En tal caso hubiera sido necesario un poco de azúcar, por la acidez.

O uno esta avaricioso de escuchar cosas que lo sorprendan y que no ocurren, o fue un rejunte más que soso. Y si no se logra captar la atención ni elevar el entusiasmo en la Gente, lo que se precipita es el desgano general. Se prolonga, se aplana, pesa, eso es el desgano. Incertidumbre y desgano se asocian. Es una anomia social que se propaga. El ganador si podemos hablar en esos términos, digamos que fue la única mujer que participó.

Un entrevistado me respondió al aire hace poco; “Interés ciudadano hay, sino el porcentaje de electores no hubiera sido tan alto en las PASO”.

Pero no siento lo mismo. Ni analizo lo mismo. Si las elecciones en nuestro país no fueran obligatorias, y ante la situación actual, donde impera una rotunda ausencia de intelectualidad política y de gestión en la mayoría de los candidatos, y lo que sí sobra o sosobra, es al parecer la bailanta en Tecnopolis, con una alegría que es contagiosa para pocos y a la que no se le encuentra un significado analítico ¿Cuantos electores habría?

Sucede que ningún precandidato escapa a los estertores de un Régimen todavía vivo. Ni quien lo desafía, ni quien desea continuarlo. Intentemos definir esto;

“Régimen es un concepto que permite referenciarnos un sistema político y social que rige un determinado territorio. Por extensión, el término nombra al conjunto de normas que administran, mal o bien, una actividad o una cosa. Lo que siempre implica desvío de fondos. Es además, la formación histórica de una época. El régimen político es la estructura organizativa del poder político, con sus instituciones, sus normas y sus dirigentes. Y se repiten ciertos comportamientos que hacen previsible el ejercicio regular del poder. A tal punto que los ciudadanos se encuentran en una situación de dominación o subordinación al régimen político, aun cuando los gobernantes sean electos. Sienten el beneficio o el perjuicio de sus decisiones ya que al llegar al poder, el dirigente adquiere la capacidad de mandar, lo que supone que el resto deberá obedecer. Por supuesto, hay límites establecidos por la ley. Pero éste Régimen, ha minimizado los atributos de la Justicia, entre otras tantas decisiones.”

Dicho esto, hay un tema indispensable, No Hay Poder Político, Sin Poder Económico. Y de las medidas más esperadas los pre candidatos no hablan, lo hacen sus equipos, a puertas cerradas, o de modo disperso. Como mucho en algún que otro congreso o conferencia. Siendo que un buen Debate, debería incluirlos. Y a propósito de esto, sigue ausente otro debate; el de gobernadores a la provincia de Buenos Aires.

Hay otra pregunta, a partir de un debate que No concitó la atención del país, digamos las cosas como son; No sedujo, ni excitó a ciudadano alguno con un interés importante, ni dejó nada en las calles al día siguiente salvo los diarios, la pregunta, decía, es; Si se debatió con la ausencia del candidato oficialista antes del 25 de octubre; ¿Por qué no organizar un debate luego de la primera vuelta?

La democracia saldría fortalecida, y quienes queden para entonces, también.

Scioli tiene un elector asegurado. Incluido lo que la presidenta le ha arrimado tras tantos chispazos. No hay más que eso. No hay más. Salvo los restos de un partido que puede atraerse con negociación y plata. Las encuestas, cruzadas y de diferente tipo, han indicado que su ausencia, criticable desde la concepción política más llana, no modifica sin embargo el número de sus seguidores, pero ha espantado a quienes no lo son, pudiendo haberlos seducido. La pregunta es si ante esta jugada de comportamiento políticamente autista, Scioli logra el porcentaje que necesita en primera vuelta para el 25 de octubre. Decididamente no lo creo. No llega al 45%. Estoy convencido que con estas actitudes no se capta un voto que naturalmente no es de uno. ¿Cuál fue la jugada del ausentismo en el debate, pese a tantas cosas que se han leído y escuchado? Ninguna. Salvo el riesgo mayor de tratar de explicar lo inexplicable, el continuismo de una gestión que hace aguas por todas partes ¿Qué candidato podría responder a eso? De otra forma, si se trató de dejar que otros se expongan para que decepcionen, ha sido un error más del oficialismo. Porque la primera decepción, es la Ausencia.

Podemos estar entonces ante el atril vacío más caro de un pre candidato que corre con el caballo del comisario. No sea cosa que quien se negó a debatir ahora, restándonos un derecho que es ciudadano y no precisamente de quien decidió no asistir, tenga que salir a presionar por un segundo debate en el que necesitará participar tras el 25 de octubre, jugado. Porque con todo derecho, otro candidato, y cada ciudadano decepcionado hoy, podrían decirle que “No”.

El riesgo es que en el país, el voto calamitosamente emotivo, sigue imponiéndose al simple voto racional. Esa y no otra es la razón, de tanto retraso.

Algunos de estos pre candidatos están, porque somos los ciudadanos que somos.

Yayo Hourmilougue.

La5PATA

Compartí el contenido:

Post Author: Editor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *