¿Fin de Ciclo?-YAYO H.

Es imperioso que primero se vaya el agua de las zonas inundadas. Que drene. Y después, que se vayan unos cuantos políticos. Que drenen. Entre una cosa y otra, tiene que aparecer la plata, y las obras.

Massa se fue con los inundados de Mercedes, pero pudo quedarse con los inundados de Tigre. Macri puso a disposición sus equipos para los inundados bonaerenses. Eugenia Vidal se calzó las botas en Pilar. No interesa si fue oportunismo o no. Estuvieron. Y Scioli se fue a Europa, a descansar unos días; aclararon luego que no, que fue por su tema de salud. Seguramente el más vivo de sus asesores lo alertó, porque levantó su agenda en Italia y regresó al país. Lo que dijo Juan Courel, su secretario de comunicación en su ausencia, y en su defensa, no alcanzó. Quedó políticamente con el agua en los tobillos, o más arriba. Mariotto tuvo una larga jornada con la AFA. De regreso y en conferencia, Scioli ensayó los mismos argumentos, pero su rostro decía otras cosas. Y Aníbal Fernández, precandidato en los pagos bonaerenses por el mismo signo político, aseguraba desconocer el viaje de su gobernador por Twitter.

Falta un largo trecho para octubre. Y posiblemente sepamos quién es el responsable del Ejecutivo tras la segunda vuelta de noviembre.

Para entonces, es probable que concurra más del 70% que asistió en estas PASO, recordemos, Primarias Abiertas, Simultaneas y Obligatorias, no son Secretas, como dijo El ministro de Justicia de la Nación, Julio Alak, penosamente.

En La Cuenca del Salado, por caso, solo se realizó el 8% de las obras previstas. Y a Municipios que debían entregarles 10 millones de pesos para fines hídricos, les dieron 3, sin responder desde la gobernación Sciolista llamadas ni reclamos escritos. Hablamos de este mismo 2015, meses atrás.

¿Por qué se sigue votando al FpLV en lugares inundados? Esta ha sido una de las preguntas que más se ha escuchado. Y habría más de una explicación.

¿Por qué se sigue votando lo que perjudica?

Por un simple arrastre cultural y el manejo de Lo Social en las últimas décadas, sobre todo en los últimos 12 años. El Peronismo ha pasado a ser el Gran Presta Nombre de Candidatos que propulsan lo mismo de entonces, pero que proceden diferente. El arrastre cultural ha sido reemplazado por el MKT y por diversas Presiones Sociales, lo que acarrea a su vez, un aplanamiento acerca de las expectativas de cambio que se tienen sobre el Voto. Lo grave es que uno vota sin creer. Es lo que hacemos.

La Justicia Social, la Independencia Económica y la Soberanía Política fueron recitadas por Scioli cuando se supo de los primeros cómputos, en un momento en que el precandidato no tenía muy claro qué decir, salvo lo de siempre.

Sucede que desde hace años, quienes se proclaman peronistas/justicialistas, crecen y se mantienen en una cofradía negociada salvando sus propias vidas, indiferentes a la sociedad que los vota. Es cierto que se trata de un Movimiento; dentro hay Funcionarios Ricos, junto a miles de pauperizados, y lúmpenes activos como Emilio Pérsico o Luis D’Elía, al lado de puñados de tipos que cotizan sus acciones en Bolsa. Cada uno sabe de qué mejor manera puede ser justicialista. Y están los que creen en el Peronismo, esos mismos que este preciso Cristinismo como poder, ha exterminado por peligrosidad contaminante. La publicidad hace el resto. Los Planes también. Lo Punteril del amiguismo sobrevive, asumiendo su función como venerable. Utilizan así sectores contagiosos que explotan en beneficio propio, con el agregado de bondades sociales que todos pagamos sin utilizarlas. Cada uno cobra y cuando no, es apretado, o cumple o se queda sin el beneficio social del arreglo para fines diversos, desde sobrefacturar una obra barrial, a llenar cada micro. Quienes estamos del otro lado, somos anti progresistas, aunque hemos evolucionado, antes éramos vende patrias neo liberales.

Lo que queda de aquel peronismo, para sectores que amaron a Perón, no es otra cosa que una mala utilización de su apellido y de su doctrina. Ni Perón podría hacer hoy lo que hizo entonces, estos tipos, menos. Las condiciones han cambiado en todo sentido. No podrían en otros países insistir con lo inaplicable, aquí, lo hacen. Creen en Los Partidos e insisten en tenerlos, porque El Partido, son Ellos, aun cuando a ningún individuo le interese, menos que menos a la juventud, salvo un puñado que sobrevive en un microclima. Por conveniencia o por ignorancia ajena y propia, estos Funcionarios hacen política. Y esto y no otra cosa, es lo que tiene al resultado de cada urna a mal traer. Lo emocional se impone ante la racionalidad, siempre que haya una promesa monetaria detrás. Un 25% de pobreza, no es poca para fines ambiciosos.

Hay un dato a considerar; La Dra. Martínez Paz confirmó que el padrón de la provincia de Córdoba alcanza a 2.789.729 electores, contabilizando los 90 mil menores de 18 años que se incorporaron en los padrones nacionales en este 2015 en solo esa provincia. Hay municipios que perdieron las PASO por 1.500 votos. Es decir, jóvenes de 16 años. Un fenómeno que se repite en cada provincia. El joven es idealista. El adulto que vivió cada etapa, no lo es. Entre los 55 y 70 años, hay aún mucho voto oficialista, es decir, erráticamente partidario, de corazón agrietado. En la banda etaria que va de los 30 a los 55 años, lo que se vota, es la decepción de cada uno. Es la edad que busca el cambio, a veces hasta desinteresadamente. No se  sabe qué se quiere, pero hay un convencimiento de lo que no se quiere, definitivamente. Es la etapa desencantada. Abrumada de falta de fe, invadida por el desánimo, por la estafa. Convertidos en inválidos ciudadanos.

Esto nos ubica ante un voto extrañamente mixturado. Por sector, por edad, por interés o desinterés, y por desencanto o beneficio de negociaciones. Es cuando los libros que se leyeron o se ignoraron, a esta hora pesan. Donde mucho se depende de lo que se ha vivido y leído. Y qué se leyó. Donde los profesionales independientes quieren el cambio. En contra están aquellos protagonistas universitarios numeralmente escasos que integran doctrinariamente corrientes ideológicas con las que fraternizan, aunque no modifiquen el país, y que por el contrario, lo empeoren. Sucede que nunca levantaron las cabezas de sus libros. Y siempre temieron ser emprendedores. Viven, porque otros van delante de ellos, y esto les permite ser revolucionarios de lo ajeno. Los libros que hojean, quedaron viejos, pero nadie les avisó. De esta estirpe y no de otra cosa, nace Carta Abierta. Con un agregado que los beneficia, tienen micrófonos y diarios propios.

“Hasta el Menemato, incluso hasta el primer Kirchnerismo, se votó con la idealización peronista”. Aunque ya venía medio herida de muerte. Lo que convierte la afirmación en una verdad a medias. Porque desde que ganaron hasta estos días, destruyeron el Partido y cada Partido que los molestaba, sin olvidar la autodestrucción anterior de la Alianza, para crear desde 2003 uno Propio, el FpLV, con elementos vanamente ideológicos que proceden de los 70, junto al peor feudalismo mesiánico y territorial. Ahora, el combustible se les acabó. Lo mejor que pudo hacer el gobierno desde 2007 hasta aquí, fue retener un puñado de militantes privilegiándolos con riqueza material y cargos, que fracasaron en las gestiones que se les encomendaron ante los ojos de cada habitante del país. Su mejor logro, y considerando que el Kirchnerismo/Cristinismo se envolvió inicial y oportunamente con las tres banderas justicialistas, fue decepcionar desde el propio corazón del peronismo, acabándolo. Es decir, lo mató desde adentro. Y retransmitió la Política como si fuera una guerra de barricadas, antes que una construcción dialogada y productiva. Argentina recuperó su violencia.

Quienes no participaron de la Fiesta, necesitan ahora un Cambio, incluso más allá del Macrismo. Repito, el cambio, es más allá del Macrismo. Despiertan ante la esperanza de una Mudanza de Vida, en un solo sentido; que “eso” que sea por venir, no sea “esto” que fue. Necesitan que esto que llaman gobierno nacional no continúe de esta manera ni de ninguna otra manera parecida.

El Sciolismo, que hasta ahora no queda muy claro lo que propone, insiste con la continuidad. Con más kirchnerismo, aunque tenga la necesidad de negociar con el peronismo de siempre, enemigos ambos en esta etapa. Un romanticismo que no puede durar en Scioli, aun si considerara desprenderse después de un Zannini que le plantaron al lado. Peor todavía, Scioli carece, digamos, hasta de una “regular gestión provincial”, “Nos debe la Provincia”, que empeoró con él, y se endeudó como nunca, y lo que no hay nada qué mostrar, se recurre entonces al MKT político. Un  efecto que dio resultado en los 90. Por estos días, cada cartel anaranjado de 68 mil pesos mínimo por mes y que se lleva la inundación, lo pagamos entre cada bonaerense. Hay miles.

Existen otros factores que sostienen la victoria parcial del oficialismo para quienes prefieran leerlo así,  la ausencia de una civilidad formada en la Educación debido a una excesiva falta de inversión, lo que trajo otro tipo de desinterés, el general. Mientras la clase media ve y analiza con preocupación la pobreza, los sectores pobres se arriman a cada puntero con el conocido “sálvese quien pueda”, y hasta salen con las boletas desde sus casas, sin desconocer que un sector mínimo entre ellos, rentado, destruirá las de la Oposición por el privilegio de unos pocos pesos, o por una maldad irrazonable. No se trata en este caso de la pobreza al fin y al cabo, sino de la desviación civil, inescrupulosa ante las órdenes de altura. Baste con saber que un pobre que trabaja y lucha por estudiar, ya piensa diferente. Pero necesitamos recordar que no fue eso precisamente lo que este gobierno nacional impulsó, aunque en alguna olvidada etapa hablaran de “ascenso social”. Sucede que la Pobreza, siempre es un Buen Negocio Electoral.

Estas actitudes generales, incomprensibles para lo racional, son “de forma” para la práctica de candidatos oficialistas y funcionarios de paladares negros. Y se revelan con mayor fuerza días antes de cada comicio, representando el reflejo que emana de lo superior, donde todo es válido para no perder el privilegio político del dinero y del poder. Solo esto, nos pre-ubica en un octubre peleado, difícil, casi de empate técnico desde la previa. Sin descuidar que el 38 y pico %, los ubica considerando el manejo de los votos en blanco para octubre, en un 40 y pico%, con lo cual, el oficialismo necesita de 1,5 a 2 millones de votos para alcanzar el 45%. Atención con esto.

Poco más de medio país quiere un Cambio, con indecisos dentro. Poco menos que medio país va por el continuismo, cediendo ante la presión del poder, con indecisos dentro. Ser Amigo de poderosos Altos o Domésticos, o instalarse en esa fila, les traerá, creen aun, la ventura de sobrevivir sin demasiadas exigencias. Y ya no me refiero solo a sectores pobres o incultos; en esa fila hay de todo un poco, y generan un efecto dominó.

Hay en la previa un empate técnico, desde ya. Sobre todo porque hay votos que quienes salieron airosos necesitarán de la misma manera y con la misma fuerza, Scioli y Macri, Macri y Scioli. Y son  votos que están en el mismo lugar para ambos, en UNA y en el resto de quienes ya no tienen posibilidad alguna de llegar a Balcarce 50. Los van a cotizar alto. De cómo se negocie en cada caso y con cada quien, dependerá que uno de ellos logre el 45% de los votos, o que obtenga el 40% con una diferencia de 10 sobre el segundo. Pero es difícil. Resulta muy difícil imaginar este escenario inicial. Lo más probable es que haya que volver a repartir las cartas con otro mazo en noviembre. Es imposible que Scioli deba desprenderse del Kirchnerismo como han sugerido algunos analistas, buscando al peronismo provincial afuera, si lo hiciera, tendría un 20% menos de votos que no le pertenecen; son del Cristinismo. Aunque claro, ¿A quién se lo darían? Como sea, para el Poder, Zannini está ahí.

Entre Octubre y Noviembre, sabremos si culturalmente el Peronismo de 65 o 70 años atrás, y cada una de sus convenientes transformaciones, fueron finalmente  heridas de muerte por el Cristinismo y sus socios anteriores, de los 90 hasta acá, y si se nos ha hecho un favor a todos con eso, o no. O si la Cámpora es más fuerte que cada joven desencantado que anda dando vueltas por el país y a los que no les interesa ningún Partido, sino sus propias maneras de ser felices, desde estudiar, a delinquir. Esto une lo bueno con lo malo, lo mejor y lo peor, en una misma naturaleza electoral. Es  probable que mucha gente sin preparación, o con una preparación interesada solo en unos pocos pesos, sea más peronista de lo que ellos mismos imaginen. Es lo que crearon.

Estas elecciones no son partidarias. De eso se trata. La mayoría de los jóvenes no son del FpLV, la mayoría de los adultos, tampoco. Son generaciones diferentes, más personalistas, buscando su propio camino. Si Bruera gana en una ciudad como La Plata, inundada, el fenómeno de la pobreza y la marginalidad es más grave de lo que creemos. El de la Clase media también. Lo que nos arrastra a todos, a lo incomprensible. En algo nos equivocamos groseramente. Desconocemos la sociedad que hemos creado.

Es posible que ya cansados, la mayoría de nosotros querramos algo diferente, jugándonos a error o acierto. Es preferible equivocarse con lo que llegue, que mantener cada vicio de quienes nos han utilizado tanto, hiriendo gravemente nuestras convicciones más profundas. Ningún MKT los deja libres de los engaños mayores. No se regresa de la infamia, proponiendo lo que pudieron hacer y no hicieron.

Hay un argentinito que espera cosas que nunca va a recibir, si lo que debemos hacer, lo hacemos mal. Su esperanza está en nuestras decisiones.

Entonces sí, podremos hablar de Fin de Ciclo. Hasta ahora, no estoy tan convencido. Lo que falta, está en las manos de Macri y Massa, Sin Dudas, y no demos más vueltas. Si uno de ellos cree que va a poder sin los votos del otro, se equivoca. O no lee bien lo que tiene enfrente. Minimizar esa lectura, es el fracaso.

“El Hombre nace solo, responsable y sin excusas”. Jean Paul Sartre

YAYO HOURMILOUGUE.

LA5PATA

Compartí el contenido:

Post Author: Editor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *