COLUMNA DE OPINIÓN.-YAYO H “¿Aprendimos?”-L5PATA. 17-04-15

Fue en el Consejo Interamericano de Comercio y Producción (Cicyp), hace un par de días, compuesto por varias cámaras empresarias que preside el vicepresidente de la Cámara de Comercio y titular de Corporación América, Eduardo Eurnekian, donde ante cientos de empresarios de diferentes sectores, expusieron los economistas  Miguel Ángel Broda, Carlos Melconian y José Luis Espert. Hablaron allí de las correcciones necesarias que deberá hacer el próximo gobierno, más que nada desde lo macro. Sin dudas, decisiones que traerán algún tipo de costo para la sociedad.

Broda dijo que “El déficit fiscal, la política monetaria, la restricción externa y los desequilibrios de precios relativos hacen inexorable el ajuste. Las crisis son el paraíso para el próximo ministro de Economía que plantee un programa creíble”, pero que en los últimos meses, el Gobierno mejoro su imagen con algunas medidas, y citó “la desaceleración inflacionaria, la reducción de la brecha cambiaria, y la suba de los bonos. “Kicillof está aplicando un programa astuto y perverso, que compró beneficios de corto plazo y que dificulta el triunfo de la oposición”, y adelantó que el oficialismo ganara las próximas elecciones.

Carlos Melconian, al que no le cayó nada bien la afirmación de Broda aseguró que “llevamos cuatro años de estancamiento, y que se debe recuperar el crecimiento económico, eliminar el impuesto inflacionario, enfrentar la presión fiscal récord y el déficit fiscal récord, revertir la dramática crisis exportadora e importadora, resolver la herencia del juez Griesa y la crisis energética”, al tiempo que explicó que desde el PRO se está trabajando en una cuenta de equilibrio general. Y se inclinó por un “shock gradual”.

José Luis Espert repasó lo que viene afirmando desde hace tiempo, el “populismo industrial” en la última década y consideró que con el eje puesto en la sustitución de importaciones, los controles a las compras al exterior y el fuerte impulso a la demanda, se desencadenó  un importante déficit fiscal que debe “resolverse con un plan económico fuerte”. Así fue que reclamó el “libre comercio y un Estado pequeño, en lugar de clientelismo y corrupción”. Pero fue más lejos, “Es fascista que el Estado se meta en las paritarias. El Estado no tiene nada que hacer llamando a los sindicatos a negociar. Pero es el populismo que tenemos. No nos quejemos, al que no le gusten las paritarias que pida a gritos el libre comercio”.

Bien, imagino que la desaceleración inflacionaria solo la ve Broda en sus números, la gente no ve lo mismo, Broda, recuerdo, fue quien aseguró que el dólar podía llegar a 18 mangos, o más, lo dijo en una de las conferencias más importantes de nuestro país, hace tiempo, y desde hace tiempo viene desarrollando conceptos con los cuales estoy de acuerdo con algunos de ellos, pero mi impresión es que se extralimita, como ahora. Sus apreciaciones casi siempre rozan lo trágico, y no digo que no tenga en que sostenerlas, basta ver la realidad, pero uno espera propuestas de salida que no escucha.

Melconian, es quien, por estar en campaña con Macri, se sostiene desde el equilibrio, cuidándolo, cuidándose, pero es además, el más creíble dentro de sus argumentaciones, porque por otra parte mantiene la coherencia que le conocemos desde hace años, estés de acuerdo o no. Queda claro que Macri, avanza con una gestión que en la ciudad puede verse en infraestructura, me falta de Macri ese componente social que miles esperan, educación y salud pública.

Espert, exagera su verbo, no porque no puntualice en verdad algunos conceptos que todos conocemos, pero cuando afirma que al que no les gusten las paritarias pida a gritos el libre comercio, retrocede al paleozoico y se me va al navalismo inglés. Y se convierte en cada uno de los fascistas a los que critica, pero desde el otro extremo. Es descabellado creer que se puede terminar con una herramienta tan vital como las paritarias.

Uno espera al menos que no tengamos que soportar más a los Kicillof, pero al mismo tiempo, que aparezcan nuevos economistas en el horizonte, que nos iluminen con dialogo y discusión en lo que se necesita. Y esperemos que las medidas para salir de una economía ficticia como la que vivimos,  sean graduales. Se trata de administrar los recursos con lo que se recauda, y debería sobrar plata para cualquiera. Hacer maravillas aumentando los impuestos, y continuar administrando mal, cualquiera lo hace.

Gasto social, no es lo mismo que gasto fiscal. En un año electoral, cada economista tiene que decirme claramente lo que va a hacer, y las razones, no lo que ya todos conocemos sin saber economía.

Interpreto que es una reunión empresaria. Votar es una necesidad de cambio existencial, no solo un negocio. Es hora de entender que la gente que los escucha, no sabe economía, pero tampoco come vidrio. Come lo que puede, con un chango cada más caro y vacío. Inundados, sin salud pública, sin escuelas ni asfaltos, sin un país que le diga al menos como van a vivir sus nietos en diez años. Y qué va a suceder con el sueldo de sus padres si es que trabajan formalmente. Cuánto les va a quedar en cada bolsillo. Que les descontará el estado y que hará con esa plata, para todos. Qué sucederá con los Servicios y las Tarifas. Qué se destinara a seguridad para que haya menos muertes violentas en cada calle. Con qué y cómo se manejará la policía y cada servicio penitenciario. Que política en energía proponen con un nuevo contexto internacional para dejar de comprar combustibles por 15 mil millones de dolares al año. Qué harán respecto a energías renovables. Medidas. Medidas que no escucho para modificar gradualmente déficit fiscal, política monetaria, y precios relativos. Este gobierno ya no puede crear una política monetaria y desde luego fiscal que nos permita a partir de los precios relativos el crecimiento esperado. Quienes llegan ¿cómo lo van a hacer?

Seguro que hay que accionar desde lo Macro, sin dudas, pero sin perder de vista lo Micro. Si todo es político, todo es economía.

Me desarticula ver las calles y rutas empapeladas con las fotos de estos tipos que se candidatean, hablándonos de lo bien que se han portado con nosotros en todos estos años y cuánto les debemos. Parece que no han visto bien sus municipios y sus provincias en la mayoría de los casos.

En fin. Busco, a ese economista. Y a ese pre candidato.

Es abril, y no lo encuentro.

Yayo Hourmilougue.

LA 5 PATA.

Compartí el contenido:

Post Author: Editor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *