COLUMNA DE OPINIÓN. YAYO H.-IDEA MAR DEL PLATA.-CIERRE 50° COLOQUIO- 25-10-14 “Entonces, me dijo… Vacuo.”

Al aire; 11:08 HS.

Terminaba el Coloquio y tras los últimos compases de la Orquesta del extraordinario Ángel Mahler, y después de haber pensado tanto en Argentina mientras escuchaba Cinema Paradisso, esa fantástica creación de Ennio Morricon, me acerque para despedirme de un hombre por el que mantengo un gran respeto, y le dije; “Estoy buscando una palabra que me simbolice dos sillas vacías”.

Ya era el cierre por la noche. Y aun me daba vueltas por la cabeza, la ausencia de Scioli y de Macri, para un debate que estuvo bastante enriquecido por cada candidato, y que más que nunca los argentinos necesitamos.

Era la noche de la tercera jornada, y por esas horas ya sabíamos que uno de cada tres empresarios, estaban preocupados por las adicciones en sus empresas, al mismo tiempo que un 34% decía que podía ser un problema en el futuro, y un 35% aseguraba no tener ese problema. Esto alertaba. Debían tener programas para evitarlo, al menos un 65% lo creía así. Pero había otras preocupaciones; un 42% aguardaba una caída en ventas, y un 65% de ejecutivos creían que la situación económica iba a empeorar en el último tramo del año. Las áreas de Servicio, contrario a lo que se suponía, eran más pesimista que los Sectores Industriales. De la misma encuesta de D’Alessio Irol, se desprendía que se mantenía el desequilibrio de precios y costos y el proceso de descenso de la rentabilidad, al menos en la opinión de un 52% de ellos. Y que mejorar el empleo, era una responsabilidad pública y privada. Que había un cambio de rol internacional con un dólar más caro y con comodities más baratos. Y que el mercado internacional no aparecía esta vez como reactor de la economía nuestra, razón por la cual las empresas miraban qué hacer hacia adentro, alejados cada vez más del mercado de capitales internacional. La medida que consideraban apropiada para promover la inversión en 2015, no pasaba por muchos lugares, más que la “negociación activa con los organismos internacionales”, lo mismo que para aumentar la competitividad. Y como factor importante para mantener el nivel de empleo, creían necesario revisar la ley de Abastecimiento. Nadie pasó por alto en la encuesta, el efecto de la restricción a las importaciones, un 57% opinó que las empresas se vieron perjudicadas en cuanto a sus insumos.

Respecto a la presunción de lo que pudiera ocurrir con el tipo de cambio, muchos estaban convencidos que si el gobierno solucionaba el tema de los houldauns en enero o febrero, el tema dólar iba a dejar de ser preocupante.

Isela Costantini, primera mujer en presidir un Coloquio, en todo momento estuvo convencida que “la educación es un valor fundamental para lograr una nueva realidad”.

Al segundo día, Miguel Blanco, presidente de Idea, tuvo que salir a responder que no se manejaban como Oposición, ante las declaraciones de Capitanich. Sino como un ámbito de propuestas, ya que al primero al que trataron de llevar sus conclusiones, fue al propio gobierno, sin que hubiera respuesta alguna hasta la fecha.

Matías Berardi, Director General de Siderar, desplegó filminas y trató de explicar que hay que entender que estamos ante un cambio estructural profundo, y que hay que procurar no repetir como en 1999 el mismo error, cuando Brasil devaluó y Argentina insistió con la convertibilidad del uno a uno, durante tres años, lo que nos ocasionó crisis y desempleo. José Aranguren, presidente de Shell Argentina, fue taxativo; Para entender por qué Argentina gasta 12.000 millones de dólares en importaciones de gas y combustible, hay que entender que la matriz energética depende en un 87% de fuentes térmicas. Desde 1998 se registra un descenso continuo y persistente en la producción de petróleo y gas natural. Lo bueno es que la mayoría de nuestras cuencas con potencial gasífero siguen inexplotadas, aunque los incentivos fiscales no estén contemplados en la reforma a la ley de hidrocarburos.

Acerca del tema Narcotráfico, Eugenio Burzaco aseguró que si no lo combatimos de verdad, podemos estar a un paso de Colombia y México, y que hay que actuar y golpear sobre los bienes de los narcos, incluso con una ley civil de decomiso. Jaime Bermúdez Merizalde, ex canciller colombiano y ex embajador de Colombia en Argentina, ejercitó una buena práctica de cómo comenzar a evitar lo que se nos viene encima, aclarando lucidamente que estamos a tiempo de saltar capítulos de sufrimiento que ya experimentaron su país y México. Ilustró cada etapa; “La Condescendencia, cuando veían al narcotráfico como una actividad que no dañaba. La Amenaza, una vez que empezó la cultura mafiosa con Cárteles en sectores políticos y judiciales. La Confrontación, las alianzas que lograron Narcos con grupos paramilitares, y la violencia que apareció, ministros de justicia asesinados, bombas en los principales diarios, secuestros, terror para presionar al estado, y para que consideren al narcotráfico una entidad delictiva con la que se podía negociar”.“No hay forma de que haya una lucha exitosa contra el narcotráfico sin liderazgo político e instituciones fuertes, y una Prensa Libre”, dijo. Y nadie negó, lo que todos sabemos, y solo los funcionarios actuales por estas tierras parecen desconocer.

Sabsay se refirió a la necesidad del restablecimiento de la separación de poderes, y abogó por la libertad de opinión. Cuestionó la reforma del Código Procesal Penal que propone el Ejecutivo, dudó incluso que la Presidenta sea abogada. “Hay que remover a los jueces- dijo- que encubrieron a los amigos del poder”. Orlando Ferreres convenció con argumentos numéricos y estadísticas claras acerca de que; “Si no hubiéramos tenido una inflación del 76% anual desde 1944, habría 8 millones de pobres menos”. Francisco Cabrera, asesor macrista, y presidente de Pensar, aseguró que con estos niveles de inflación, las empresas no pueden dedicarse a competir o a innovar, y las preocupa la pérdida de su capital”. Ricardo Delgado, asesor del Frente Renovador, está convencido que la prioridad es bajar la inflación y recuperar el Indec, tanto como resolver el problema del increíble gasto público y de un Banco Central a un paso de la quiebra”. Para González Fraga “el atraso cambiario no parte de una decisión económica, sino de una vocación política totalitaria para quedarse  50 años en el poder”. Miguel Bein, asesor de Scioli, razonó que bajar la inflación a un dígito, al próximo gobierno puede llevarle 4 años, ya que hay que minimizar el costo social de los que queden colgados en el camino”.

Hasta que llegó el turno de los 6 candidatos invitados; pero solo fueron 4. Cobos, Massa, Sanz y Binner. Los ausentes, Scioli y Macri, inexplicablemente no se presentaron al debate. Un debate que de ahora en más, la sociedad esperara a cada tramo.

Así que después de los flashes y el precalentamiento, los 4, opinaron acerca de diversos temas de interés nacional, la educación entre ellos.

Massa dejó en claro que “es necesaria la escolaridad desde los tres años, y que hoy tenemos una escuela del siglo XIX, docentes del siglo XX y alumnos del siglo XXI. Y que es necesaria la unificación en este siglo, dominada por nuevas tecnologías. En lo energético, explicó que la matriz actual es el ancla más negativa de la economía argentina”. Necesitó compensar más de una vez con su tono de voz, muy alto, la necesidad de su enfoque presencial. Llega, dijo “la Democracia de los consensos”. Y dijo que “hay que comenzar a construir políticas de estado y no esperar a 2015, para no timbear el futuro, además de un Banco Central independiente”

Binner exigió al Estado “que entregue a las provincias los recursos necesarios, se le dio a cada una de ellas la responsabilidad de salud, educación, justicia, pero se las vació de fondos”, recordó que excluyendo Santa Cruz, los docentes santafesinos son los mejores pagos, y que la construcción del dialogo con cada docente en su provincia es muy bueno. Respecto al narcotráfico, solo lo puede enfrentar el federalismo, explicó, pensando en los sucesos de Rosario. Vaca Muerta, dijo, depende del valor del petróleo a nivel internacional y hay que ver si es viable.

Cobos remarcó “la necesidad de un sistema de un solo período presidencial, lo que ha dado mayores resultados en los países que así lo decidieron. La reelección desde 1994 ha demostrado ser un gran error. Aclaró lo imperioso de un esquema que enfrente la corrupción de jueces adictos que frenan las causas contra funcionarios públicos. Además de la necesidad de recuperar un mecanismo social extinguido como lo fue la movilidad social ascendente. Hay que analizar el gasto en importación de combustible, aseguró, un agujero muy grande”

El senador Ernesto Sanz, en esta pulseada, se llevó más de un aplauso; Con vehemencia, planteó que en 2015 termina el facilismo, la extorsión y la intolerancia,  donde la corrupción es muerte, como en Once, y genera desigualdad. Donde el Consejo de la Magistratura logre su independencia y deje de estar manejado por la Cámpora, y el Congreso deje de ser una escribanía por la presión que cada gobernador siente desde el gobierno nacional, lo que origina que envíen al congreso no a cuadros políticos, sino a tipos obedientes que hacen lo que se les ordena. El ministerio de educación, subrayó, debe dejar de ser unitario y hacerse cargo de un programa federal, con garantía de sueldos y contenidos. Pidió y fue apoyado por sus adversarios, que el tema narcotráfico quede fuera de la contienda electoral, porque es un tema de todos, “y por la ausencia del estado, donde por caso en la frontera de Salta, no hay gendarmería por traerla a cubrir otros roles a buenos aires, y los radares solo funcionan 12 horas al día”. “El próximo Presidente tiene que ser el líder que convoque a todos para luchar contra el narcotráfico”. Acerca de la Educación, fue epilogal;  -Recuerdo a Felipe González, cuando me comentó su viaje por Finlandia. Lo acompañó una joven diplomática que las autoridades de ese país decidieron, durante unos días. “¿Por qué sos diplomática?” preguntó Felipe González. “Porque no me dio el puntaje para ser maestra”, respondió la muchacha.-

La noche del cierre, me acerqué para despedirme de una de las personas por las que profeso mi mayor respeto intelectual y le dije; “Estoy buscando una palabra que me simbolice las dos sillas vacías”. Y que me sintetice además la ausencia de las autoridades nacionales….

Me miró desde la altura de sus años, con una sonrisa inolvidable, y entonces, José Pepe Nun, me dijo; “Vacuo”. La palabra es “Vacuo”.

YAYO HOURMILOUGUE

LA 5PATA.

50° COLOQUIO DE IDEA 2014.

Compartí el contenido:

Post Author: Editor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *