Se presentó el 4° Informe del Barómetro de la Deuda Social de la Infancia en el período del Bicentenario – Envío el informe

Se presentó el 4° Informe del Barómetro de la Deuda Social de la Infancia en el período del Bicentenario


“Evolución del desarrollo humano y social de la infancia desde un enfoque de derechos – Avances y metas pendientes en los primeros cuatro años del Bicentenario (2010-2011-2012-2013)”

Buenos Aires, septiembre de 2014. El Observatorio de la Deuda Social Argentina de la UCA presentó el pasado miércoles 10 de septiembre el  4° Informe del Barómetro de la Deuda Social de la Infancia en el período del Bicentenario Evolución del desarrollo humano y social de la infancia desde un enfoque de derechos – Avances y metas pendientes en los primeros cuatro años del Bicentenario (2010-2011-2012-2013)” .


El informe completo puede descargarse del siguiente link:


http://www.uca.edu.ar/uca/common/grupo81/files/UCA_ODSI_2014_web.pdf

Resumen de los principales resultados


En la última década hubo grandes avances en lo que concierne a hacer efectivos los derechos de la infancia y adolescencia. Sin embargo, en el marco de estos progresos es fundamental conocer las cuestiones que obstaculizan el ejercicio de derechos y el desarrollo humano y social de las infancias argentinas. Por ello, a fin de seguir avanzando en el conocimiento sobre el espacio de las capacidades y necesidades de esta particular población, el Barómetro de la Deuda Social de la Infancia 2014 presenta los avances y metas pendientes en los primeros cuatro años del Bicentenario:

  • Erradicar la pobreza en cualquiera de sus formas es una meta ineludible. En este sentido se advierte que el porcentaje de niños/as y adolescentes que  vive en hogares con NBI se redujo 3,2 p.p desde 2010. Aun así, hay que destacar que el 38,8% de las infancias y adolescencias se encuentra en situación de pobreza y el 24,4% de los niños/as y adolescentes aún vive en hogares con necesidades básicas insatisfechas.
  • Reducir la proporción de personas sin acceso sostenible a agua potable y servicios de saneamiento, y la proporción de hogares residentes en viviendas deficitarias. El 17,5% de los niños/as y adolescentes reside en viviendas precarias, el 44% convive con algún problema de saneamiento y el 19% vive en condiciones de hacinamiento. Sin embargo, estos tres indicadores han experimentado progresos significativos que, en parte, explican la merma de la incidencia de la pobreza por NBI antes mencionada.
  • Alcanzar la universalización del acceso a las tecnologías de la información y la comunicación ya que de ello depende el desarrollo de ciertas capacidades de integración social. Los progresos aquí han sido notables puesto que cada vez más chicos/as tienen su propia computadora y acceden a servicios de Internet. Sin embargo, aún 38% de los niños/as no poseen una computadora en su casa y el 39% no suele utilizar Internet.
  • Con respecto a educación hay muchas metas que alcanzar, entre ellas podemos nombrar a: la inclusión de los adolescentes en la educación secundaria; la inclusión de los más pequeños en centros educativos; y la ampliación de la jornada extendida. En relación a la inclusión en la secundaria, si bien solo el 7,9% de los chicos/as entre 13 y 17 años no asisten a la escuela, el 20,7% asiste pero con rezago. Sobre la inclusión de niños/as de 3 y 4 años en centros educativos cabe mencionar que el déficit de este indicador tuvo un descenso de 9,5 p.p. de 2010 a 2013 pasando de 43% a 33,5%.
  • Finalmente, en cuanto a la jornada extendida, la meta para 2010 indicaba que el 30% de la población escolarizada de nivel primario debía concurrir a una escuela con jornada extendida, no obstante, en 2013 dicho porcentaje fue de apenas 9,8%. La relevancia de esta meta yace en que para los sectores más desfavorecidos la jornada extendida podría representar la incorporación de ofertas educativas y recreativas en el espacio del deporte, las artes y la cultura.
  • Erradicar del trabajo infanto-adolescente. Hubo una reducción en la propensión al trabajo infantil, en efecto entre 2010 y 2013 la incidencia del trabajo infantil experimento una merma de 2,7 p.p alcanzando al 14,9% en 2013 para la población de 5 a 17 años.

Contacto de Prensa

Natalia Ramil
Departamento de Comunicación
Dirección de Relaciones Institucionales

UNIVERSIDAD CATÓLICA ARGENTINA
Av. Alicia M. de Justo 1300 3° piso
(C1107AAZ) CABA – Argentina

Compartí el contenido:

Post Author: Editor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *