Columna de Opinión. YAYO H- “El Saqueo Global”-LA5PATA

Como acepción, y desde hace siglos, “El saqueo, era la toma o el apoderamiento ilegítimo e indiscriminado de bienes enajenados por la fuerza, por una victoria política o militar, o por una catástrofe, o bien pacíficamente, aprovechando el descuido o la falta de vigilancia de bienes. La palabra designaba originalmente el asalto de pueblos y ciudades, no solamente en situación de conflicto y por extranjeros, sino también por los mismos miembros de una comunidad.”

Hoy, en cambio, el saqueo es político y social. Y lo Social irrumpe de la peor forma cuando lo Político lo habilita de la peor manera.

Cuando un Gobierno, cualquiera sea, roba o permite que algunos de sus integrantes practiquen la corrupción hasta lo estructural, directa o indirectamente, se está saqueando a quienes deben ser representados. No es de extrañar, que socialmente, a quien poco le importe el daño del otro, en cuanto tenga una oportunidad, saquee, es decir, Robe. Lo que comienza como necesidad exacerbada termina como el robo violento más burdo. En el fondo, se trata de “quiero eso, que ellos tienen y yo no tengo”. En el fondo, quienes llegaron hablando de revolución, profundizaron el clasismo. Quienes se auto proclamaron como líderes iluminados, multiplicaron el Lumpenaje.

En el comentario anterior me referí a los posibles saqueos, y la necesidad de anticipación por parte del Gobierno. A este paso, de previsibilidad no hay nada, y las fechas empujan hacia el agravamiento.

Lo que vimos hace horas en Córdoba, no fue otra cosa que falta de manejo y  conexión, por diferentes razones, entre el gobierno de la Provincia, y la Nación.

Al saqueado, al quebrado ahora, al damnificado, no le interesa saber quiénes entre sí se llamaron o no, antes o después, si la provincia o la nación, porque saberlo no modifica su realidad. Enfurece antes, la profunda impotencia que le queda, y su falta total de credibilidad hacia los gobernantes. Nuevamente, se han estropeado vidas laborales enteras. Nadie cree en un resarcimiento para ellos, nadie cree en todo lo que surge de una colosal inoperancia y des-respuesta, ante la Acefalia de mando más inescrupulosa.

Una lectura política asegura que entre el narcotráfico y cierta policía auto acuartelada, se produjo lo que todos vimos. Otra visión menos esmerilada, y más simple, confirma las razones insostenibles de aquellos que saquean desde la peor delincuencia generalizada debido a que jamás se les enseñó a ganarse las cosas por sí mismos, sino que se les inculcó la cultura del derecho sobre lo que eran incapaces de ganar. Y la Masa, hace el resto. En un movimiento de masas, la generalización hace lo inconcebible por contagio sistémico. Lo que se anula, es la capacidad de diferenciar lo que está bien, de lo que está mal. El estadio natural del humano parece ser aquí, la apropiación, la destrucción, la inculpabilidad. Lo que en verdad sucede, es que el origen está marcado por una ausencia total de Estado, y un deseo de bienes descontrolado.

Estamos ante el peor Leviatán del pensamiento filosófico de Hobbes entre la edad media y la modernidad, por un lado “el Estado Deforme, al mismo tiempo que la bestia marina del antiguo testamento”, donde se define al hombre por enmarcarse dentro del materialismo mecanicista, corriente que dice que solo existe el “cuerpo” físico y niega la existencia del alma, o que el ser humano es una máquina que se mueve continuamente en la búsqueda de su deseo más oscuro sin importar los medios”.

Aquí nomas, luego de Santa Fe, en Gobernador Gálvez, y de Córdoba ahora, un grupo minúsculo que no pueden llamarse “vecinos” de la Villa 31, cortaron autopista Illía, por tres razones; los que viajan por la autopista tienen plata, los políticos no nos escuchan ni atienden nuestras demandas, y queremos los materiales para la construcción para los terrenos que hemos apropiado. “Queremos”. “Nos tienen que dar”. “El Estado nos debe y está obligado”. Es gente a la que no le importa que haya jubilados con juicios ganados, sin cobrarlos.  Ni les importa paralizar a miles de personas en sus actividades, detenidos como rehenes en sus propios autos, quemando miles de litros de combustible que ya no sobran. Son Inadaptados, que han aprendido lo que no es verdad. Asimilan rápidamente derechos inexistentes desde el lugar que lo plantean, y nunca se esmeraron en hablar de deberes y responsabilidades porque las desconocen. Lo que viene, es precisamente la respuesta distorsionada y social acerca de lo que desde 2003 hasta aquí se les inculcó. Desde la desrazon y el aprovechamiento de ellos mismos con fines electorales que otros capitalizaron usándolos, pero explicarles esto, y que lo entiendan, es pedir mucho de ellos, y de quien los dirigen. Son, y esto es lo peor, Inadaptados construidos para tal fin.

Otro aspecto facilita la detonación de estos saqueos sociales generalizados que cruzan el límite de la necesidad para abordar de pleno lo Delincuencial; El Estado desde la Gobernabilidad, no desde la Ciudadanía que de hecho no es responsable directa del caos, no sostiene con dignidad salarial a quienes deben evitar estos males prestando sus servicios profesionales. La novedad es que en Córdoba, De la Sota, ha marcado ahora un piso salarial que no puede retroceder y donde ya tiene la mirada puesta el sindicalismo nacional.

Respecto al saqueo delincuencial en sí, tiene otro antecedente apenas visible; Son lo más parecido y salvando cierta distancia, ya que la distancia está solo dada por un nivel de intelectualidad diferente, pero no de intencionalidad política, a los jóvenes también construidos para tal fin que cantan con las banderas de la Cámpora desde el mismísimo patio del interior de la casa de gobierno mirando hacia arriba para deleite de un solo Ego. Esa similitud en el origen más dialéctico, es extraordinariamente espantosa.

Es el rostro más visible y patético del retroceso social y político de estos años, y que nos ha arrastrado a la humanidad más primitiva.

YAYO HOURMILOUGUE

LA5PATA

Compartí el contenido:

Post Author: Editor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *