Correo de Lectores:Opinión | Miercoles, 17 de Abril de 2013· por Pablo Galeano

Prioridades

En tiempos donde la tragedia ha golpeado las puertas de dos de los principales centros urbanos de nuestro país, surge la necesidad de una reconsideración de los presupuestos económicos de los estados locales.

Gobernar consiste en establecer prioridades y éstas deben responder, principalmente, al cumplimiento honesto y responsable de las funciones que resultan del mandato ciudadano.

A dos semanas de las trágicas inundaciones que afectaron a la provincia de Buenos Aires y la ciudad de Buenos Aires, surgen, acuciantes, dos interrogantes escépticos sobre el comportamiento general de los funcionarios públicos.

¿Saben que en el comienzo está la planificación, o en realidad pesan más las premuras demagógicas que, por definición, son de corto plazo? Y ¿Cuál es el criterio ético de los funcionarios a la hora de asignar los recursos?

El techo del Estadio Único de La Plata costó una buena suma de dinero. Este monto bien podría haber tenido otros destinos como, por ejemplo, algunas obras públicas que pudieran mejorar la infreaestructura necesaria para que la tragedia de las inundaciones no hubiera sido tan grande. Seguramente Daniel Scioli estará tomando nota de ello y le habrán hecho saber que a cuatro cuadras del estadio, la gente perdió todo.

Los gastos que implican mantener el Fútbol para Todos, y los presupuestos destinados a financiar la cadena cada vez más grande de medios adictos o funcionales al gobierno nacional, también podrían haber sido invertidos en las obras hídricas inconclusas.

El gasto en sombrillas amarillas de las plazas de la ciudad, las carísimas bicisendas, la publicidad oficial del Gobierno de la Ciudad que incluye cartelería en vía pública, televisión y radio son seguramente algunos de los gastos que el jefe de gobierno Mauricio Macripreferiría no tener que considerar cuando dice que el dinero de las arcas de la Ciudad no le alcanza para soportar una importante lluvia.

Y los ejemplos también pueden extenderse a otros puntos del país: los desfiles de modelos y los megarecitales en municipios de todo el país, la cruz de un parque temático de Misiones por la que el gobernador Maurice Closs destinó 70 millones de pesos, los comportamientos feudales de muchos mandatarios provinciales, un polideportivo millonario en Formosa a pocos kilómetros de uno de los asentamientos de población más pobres de nuestro país, la innecesaria construcción de estadios de fútbol en el interior para que se jueguen unos pocos partidos al año.

El TC para todos, Emilio Disi junto al actor de Baywatch, David Hasselhoff promocionando las playas bonaerenses, los cachet que paga el gobierno nacional a los artistas “nacionales y populares”, los gastos de Scioli en pintura naranja, los honorarios de los bloggeros cristinistas, la cantidad de subsidios destinados a la filmación de antiestéticos y subjetivos bodrios documentales sobre la década de los ‘70, la creación y mantenimiento de improvisadas universidades en el conurbano bonaerense, son parte también de una lista que, como mínimo, debería generar algo de pudor.

La falta de sensibilidad y escrúpulos de muchos gobernantes nacionales, provinciales o municipales contrasta con la solidaridad de vecinos, organizaciones sociales y políticas que por estos días han dado muestra cabal de su compromiso con los que más ayuda necesitan.

Es impactante la cantidad de gente que hoy está colaborando. Será impactante también el costo de esa ayuda para los Estados nacionales y locales. Impactaría también el resultado de una sumatoria que tendría que incluir los gastos supérfluos, los millones de pesos en pérdidas materiales, y las sumas que se gastarán en reparar los daños. Esa suma se podría traducir en cuantiosas cifras o en pocas palabras: “falta de prioridades”.

http://www.diarioinedito.com/Nota/14731

Por Pablo Galeano. Licenciado en Comunicación Social (USAL) y Posgrado en Derecho de las Telecomunicaciones (UBA)

Compartí el contenido:

Post Author: Editor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *