OPINIÓN-Yayo H- Cuidar el Poder. LA 5PATA-11-04-12

Está escrito, lo dije antes; no me molestaba un funcionario que tocara la guitarra y anduviera en moto, en tanto cumpliera con sus responsabilidades. Pero las cosas han cambiado.



Pasar del farandulismo y la frivolidad, sin descuidar en el medio una relación estrecha con unos cuantos intendentes bonaerenses, a una etapa denunciativa, generando el cimbronazo en las estanterías políticas y judiciales, y ser sostenido desde lo más alto del Gobierno, nos coloca en una situación que debemos leer con cautela ante una coyuntura fluctuante.



La renuncia de Esteban Righi como jefe de fiscales, aceptada por la Presidenta, y el inesperado sucesor, indican que este gobierno ha iniciado una nueva metodología, traccionar política desde lo inesperado. Ahora la velocidad de lo sorpresivo, puede ser toda una estrategia ¿Funcionan sobre lo que planifican desde la intimidad política, o ellos mismos deciden sobre lo imprevisto?



Mientras Néstor Kirchner creaba una diversidad de frentes contra los cuales embatir, ahora la característica es sorprender con hechos inadvertidos. De ser así, estamos habilitados a creer que mañana mismo la Presidenta puede despedir a su Vicepresidente, así como dejarlo en el primer cargo en caso que la Mandataria decida o necesite un larga licencia. Lo inesperado es la orden del día, y se derriba así cualquier posible conclusión a priori.

Los Conflictos de Kirchner, compartidos o no, eran su frente estratégico dentro y fuera del partido. Los Conflictos de este Gobierno des-par-tizado van perdiendo su lógica y por derrame, la de cada entorno. Pero al mismo tiempo, se centran en un desgaste peligroso. Y desde lo institucional, es lo que más preocupa.



Esteban Righi, camporista de la primera hora, y no de ésta Cámpora imprecisa y poco delineada mas apegada a la nostalgia de lo que no conoció que al realismo global de estos días, salvo por lo que gasta junto a un acendrado nacionalismo que no terminan de definir (una nueva militancia era esperada, no de esta manera, debían trabajar para el país, no para el poder, cuando la nueva militancia objeta el poder que lo apadrina, ahí se producen los cambios verdaderos, otra cosa, es comodísimo circunstancial), Righi, decía, supo como funcionario, que contra la avanzada presente corría el riesgo de terminar peor, y prefirió el paso al costado con una renuncia de contenido honroso, donde al mismo tiempo negó la acusación de la que fue y es objeto por parte del Vicepresidente.



Indudablemente, mientras los argentinos nos vamos empobreciendo poco a poco con la inflación, el gobierno se da lujos que puede permitirse. Pero lo que casi con seguridad no alcanzan a percibir, es que la denuncia de Boudou, y la renuncia de Righi, marcaran un punto de inflexión del que no se regresa, y donde la Justicia no salvará la ropa. El Consejo de la Magistratura, mucho menos.



Cuando se crean y recrean conflictos permanentes en el centro del poder, con soluciones parciales e inconclusas donde la duda es el mecanismo de persistencia, y se ejerce tanta fuerza centrífuga, contrario a lo que se presume, el poder acorta sus ganancias estratégicas. Llegará el momento de conflictos propios que por efecto dominó, no podrán ser controlados. Es cuando las lealtades fugan.



Lo que se va visualizando desde afuera, y no hace falta ser analista para verlo, es la agudización de la Voracidad, y la Desprolijidad en una suerte de competitividad personalista. Malos sustantivos para cualquier poder.



Hay tres temas centrales que mantienen al Gobierno en una plataforma estática. Temas negados por aquellos que deberían ser los primeros en asumirlo.



1-El Institucional; Boudou, la Renuncia forzada de Righi, TBA, empresas comprometidas con funcionarios públicos, Reforma del BCRA, una Coparticipación Federal ominosa, Salarios en declive pese a las paritarias, sueldos gravados con Ganancias, casos puntuales con el agregado de movilizaciones y cortes que crecen y que hasta hace un tiempo eran sectores o agrupaciones afines al Gobierno y que hoy se demuestran desconformes, un síntoma que no tardara en extenderse por el territorio, los paros Docentes, UOM, Transporte, Productores, Minerías, Energéticas, la CGT, el Rojo en los balances provinciales, aumento impositivo, el estancado 6% del PBI para Educación, y un periodismo generalizado y cuentapropista que pone cada vez mas distancia del periodismo propagandístico o de La Apoplejía de los Clanes, son algunos temas nada menores. Y se sabe, cuando hay presión en la base, hay tensión arriba. Un agregado para considerar lo constituye lo inverosímil de monologar antes de permitir preguntas en cada conferencia de prensa. Son, en definitiva, síntomas de hartazgo real. De un principio de letanía inconfundible y de retroceso o retardación que a la larga, podrían inmovilizar al mismo gobierno.



2-Inflación, y la falta de medidas para controlarla, al mismo tiempo que la falta de propósitos para reconocerla. (Lo maravilloso es que pese a todo, económicamente dura el efecto arrastre de 2011)



3-Inseguridad, ya que las muertes y el temor en las calles, van dejando de ser una “creación de los medios”, ante lo dramático del día a día.



Son temas, a no dudarlo, de malestar colectivo, más que eso, de preocupación social ciudadana.



Los Gobiernos no comienzan a declinar cuando se equivocan, ya que un error asumido confiere la posibilidad de una consiguiente corrección, declinan cuando ya no saben dónde ocultar tanta verdad evidente y negada. Intelectualmente, quien piensa sin el propósito de la asociación ventajosa con el poder, no puede sentirse bien.



Hay una certeza que debería traducirse en la seriedad de una buena advertencia; con tantos frentes convertidos en grandes desprolijidades, como lo institucional político, la inflación (y la evidente desaceleración económica, dato que aunque no lo parezca continúa siendo bueno), y la inseguridad, hoy el gobierno no lograría el 54% de Octubre pasado. De modo tal que quienes utilizan esta muletilla a cada rato, y que no casualmente viven del Gobierno o forman parte de él, tienen que intentar ser un poco más creativos. Eso es precisamente, lo que les exigió aquel 54%. Gobernar, gestionar, evidentemente, Cuidar el Poder.



Nacionalizar la política a través de la estatización, no está bien ni mal, depende de quienes, aunque se trate de una receta repetida. Queda claro que estatización y corrupción no se llevan bien.



Un dato final, y dando vuelta a esta página, porque en definitiva estamos hablando de Autoridad, orden y equilibrio para gobernar; El Jefe de Gobierno Porteño debió estar presente inmediatamente del temporal que se precipitó en la CABA, sentido común de liderazgo y responsabilidad, nada más que la presencia necesaria en estos casos.

Salvando cada distancia, ¿recuerdan el Cromañón de Ibarra?

Lo bueno de tocar a la Gente en sus peores momentos, en política, se aprende, y se cultiva sin la necesidad de la demagogia. Lo mismo para la titular de Desarrollo Social de la Ciudad, Carolina Stanley, o Rodríguez Larreta. La aceptación de la construcción crítica, es válida para cualquier Gobierno. Deberíamos comenzar por ahí, practicándola más seguido. Quien elige ser político, tiene primero una vida pública, luego una vida privada, sino lo comprende, no tiene nada.



En uno u otro caso; “Si haces planes para un año, planta arroz. Si haces planes para diez años, planta árboles. Si haces planes proyectando una vida entera, educa a tus mujeres y hombres.”



Proverbio chino.

LA 5PATA

Yayo Hourmilougue.

Compartí el contenido:

Post Author: Editor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *