Informe sobre trabajo infantil – Barómetro de la Deuda Social de la Infancia, UCA – Gracias por la difusión.

informe sobre
trabajo infantil elaborado por el Barómetro de la Deuda Social de la
Infancia, UCA.

El informe se puede descargar ingresando en
http://www.uca.edu.ar/uca/common/grupo81/files/Bolet-n_Trabajo_Infantil.pdf

Adjunto la gacetilla de prensa con el resumen. Para más información, por
favor, comunicarse conmigo. Muchas gracias y saludos,

Natalia Ramil

Departamento de Comunicación
Dirección de Relaciones Institucionales

PONTIFICIA UNIVERSIDAD CATÓLICA ARGENTINA
Avda. Alicia M. de Justo 1300 3° Piso Of. 2
(C1107AAZ) Capital Federal
Buenos Aires – Argentina

natalia_ramil@uca.edu.ar
www.uca.edu.ar

Trabajo Infantil – “La estratificación social de trabajo infantil”

 En la Argentina urbana el trabajo doméstico intensivo y/o en actividades
                               económicas

alcanzaba al 17,5% de la niñez y adolescencia entre los 5 y 17 años en 2010

Buenos  Aires,  junio  de  2011.   El  Barómetro  de  la Deuda Social de la
Infancia  -UCA-  presentó  un  informe  que  aborda la temática del trabajo
infantil  en  las  Grandes  Ciudades  de  la  Argentina, correspondiente al
segundo  semestre  de  2010. Dicho boletín ha sido desarrollado con base en
los  micro  datos de la Encuesta de la Deuda Social Argentina, Programa del
Observatorio de la Deuda Social Argentina (UCA).

La investigación indica que:

  8,2% de la niñez y adolescencia urbana realiza tareas domésticas de modo
  intensivo,  es  decir  que  tiene  bajo su responsabilidad las tareas de
  atender  la  casa como limpiar, lavar, planchar, hacer la comida, cuidar
  hermanos y/o hacer mandados, compras, juntar agua o buscar leña (3,8% en
  el  grupo  de edad de 5 a 13 años y 17,4% en los adolescentes entre 14 y
  17 años).

  12,3% de los niños/as y adolescentes urbanos entre los 5 y 17 años ayuda
  a  familiares  u otras personas en un trabajo, hace alguna actividad por
  su  cuenta para ganar dinero o tiene un trabajo como empleado o aprendiz
  (8,1% entre 5 y 13 años y 21,2% entre los 14 y 17 años).

  El  trabajo  en  cualquiera  de  sus  formas  (trabajo  doméstico  o  en
  actividades  económicas)  alcanza 17,6% en la niñez y adolescencia entre
  los  5  y 17 años (32,4% entre los 14 y 17 años y 10,6% entre los 5 y 13
  años).

  Un  niño/a  o  adolescente  entre los 5 y 17 años en el estrato muy bajo
  (25%    inferior)   registra   4,7   veces   más   “chance”   de   tener
  responsabilidades  domésticas  intensas  que  un par en el estrato medio
  alto  (25%  superior). Dicha brecha regresiva para la niñez en situación
  de  pobreza  es de 6,7 veces en el caso de los niños/as entre los 5 y 13
  años  y  de  4,9  veces en el caso de los adolescentes entre los 14 y 17
  años.

  Los  adolescentes  en  el  estrato social muy bajo registran 3 veces más
  “chance”  de trabajar en actividades económicas que un par en el estrato
  medio  alto,  mientras  que dicha brecha de desigualdad social es de 2,3
  veces en los niños/as.

  La  propensión  al trabajo en cualquiera de sus formas está claro que se
  relaciona  fuertemente  con  la situación de pobreza. Los niños/as en el
  estrato muy bajo tienen 2,8 veces más “chance” de trabajar que sus pares
  en  el  estrato  medio alto. Brecha de desigualdad social regresiva para
  los  niños,  niñas  y adolescentes más pobres que entre los 14 y 17 años
  alcanza las 3,3 veces.

  El  trabajo  en  la  niñez y adolescencia afecta la inclusión educativa,
  aumenta  la  probabilidad  de  rezago  educativo  y  la  probabilidad de
  ausentismo  escolar.  Tanto es así que entre los 5 y 17 años, período en
  que la escolarización es obligatoria en la Argentina, la no asistencia a
  la   escuela   alcanza   el  9,1%  entre  los  niños/as  y  adolescentes
  trabajadores,  mientras que entre los no trabajadores es 3,9%. Es decir,
  que  la  propensión  a no asistir a la escuela es de más del doble entre
  los  niños/as y adolescentes que trabajan. Aunque cabe señalar que dicha
  propensión  se  debe básicamente a los adolescentes, entre quienes la no
  asistencia a la escuela es del 14% entre los trabajadores frente al 8,6%
  de sus pares que no trabajan.

  Las  desigualdades son mayores cuando se trata de rezago educativo, esto
  es  la  probabilidad  de  repetir  de  grado  u año y transitar el ciclo
  educativo  con  mayor edad que la correspondiente al año en curso. Entre
  los  niños/as  de  5  a  14  años la probabilidad de rezago educativo se
  duplica  entre  los  niños/as  trabajadores respecto de sus pares que no
  trabajan, mientras que entre los adolescentes no llega a duplicarse pero
  pasa  de  21%  entre  los  adolescentes  que  no  trabajan  a 35% en los
  trabajadores.

Más información www.uca.edu.ar/observatorio

Compartí el contenido:

Post Author: Editor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *