Opinión. YAYO H- La 5 PATA “Catamarca”.

Si algo ha caracterizado a las provincias en los últimos años, aunque mejor deberíamos decir, a los últimos Gobiernos provinciales inmediatamente después de la Dictadura, han sido desde ya, los grandes contrastes.

Aunque hubo tiempo para corregirlos, esto no ha sucedido. En las Provincias, las diferencias entre los Pobres y los Pudientes, se nota mucho más que en la Capital Federal o en el Amba. No porque en los dos últimos lugares mencionados tal polarización no exista, sino porque algunos mitos contribuyen a ello. Sin embargo, esto tampoco es real, sucede que ante la gran acumulación Demográfica, existen situaciones que pasan desapercibidas, aunque falte trabajo para sectores que no califican, y desde ya, vivienda y más escuelas y sistemas penitenciarios orientados a la inclusión.

La Catamarca del crimen de María Soledad Morales de aquél septiembre de 1990 (donde entonces viajé), no es muy distinta a la de hoy. En aquella oportunidad quedó expuesta una Casta Política abusiva sobre una Clase Media Baja Periférica, sin omitir hacia los costados la marginalidad más dominante. Pero hubo una movilización de construcción social que puso en evidencia a las autoridades políticas. En un momento en que además, el periodismo tenía un peso que hoy se ha ido diluyendo.

Cuando el radical ahora devenido Cobista, Eduardo Brizuela del Moral, del Frente Cívico aseguró tras su derrota que “”La ciudadanía ha votado lo que ha querido”, cometió un error más. La ciudadanía “votó lo que ya no quería”, que es diferente, a Él. Tuvo años de oportunidad para demostrar postulados que se le escucharon, pero que no fueron respaldados por los hechos, y que en la práctica no lo distanciaron del Saadismo.

 

La voracidad Autoritaria-Paternal-Feudal en muchas Gobernaciones, basada en fondos y en territorialidad, no cambia. O quizá debamos decir, que en unas cuantas provincias todavía, los Políticos que llegan y se apoltronan en el privilegio y el deseo de Poder, no escarmientan.  Y para ello, tenemos un ejemplo reciente;

 

Que la nueva Gobernadora Lucía Corpacci haya expresado que  el apellido Saadi “no es sinónimo de mala palabra” y que el caso por el asesinato de María Soledad “no fue como lo mostraron los Medios”, nos ubica ante una ideología estructural decadente y deformada en su tránsito desde entonces hasta ahora. No solo hubo estancamiento social, hoy se percibe la “deformación”. No solo hay carencia de idoneidad pública, sino un remarcado nepotismo que se abroquela desafiando la historia y la más absoluta realidad social, pretendiendo modificarla a conveniencia.

 

Visto de otra forma, la Catamarca inicial de Corpacci, es la configuración de un posible retorno  a un pasado político que compromete al Gobierno Nacional ante una situación que en esa provincia no implica cambio alguno, mas grave aun, simboliza con este inicio y la declaración de la Gobernadora electa, “una reinstalación del pasado” en esa provincia, pero no hacia el resto del país. Un caso donde el catamarqueño medio no es sorprendido, sino consciente por imposición de su entorno cotidiano. Donde la apariencia de cualquier cambio, deviene en lo simbólico de una elección, para advertirse al otro día como revanchismo Bipartidario, en tanto y en los hechos no hay diferencias entre un partido u otro en esas latitudes.

 

Es cuando el Sistema se fagocita a las personas. Donde hubo una “espera y negociación”. Es aquí donde la Partidocracia simula cambios aparentes, en tanto en lo cotidiano de la gente no habrá de percibirse.

Sin embargo, esto importa desde lo político y lo social, no desde lo electoral nacional. Tropezamos con lo más grave; “Cuando en muchas provincias lo electoral no corrige la desigualdad”.

 

En el otro extremo ubicamos un fenómeno que no es menor; el de las Políticas Efímeras, cuando no son sustentadas en una solidez comprobable,  por caso el voto por la no-afirmativa de Cobos que en su momento favoreció al campo, y al propio Cobos, y dio para un espaldarazo que después no supo sostener en su discurso, ni en su “actitud” decisional, ni en las  expectativas de los otros.

Paralelamente, lo mismo ha ocurrido con la Mesa de Enlace, sin que por esto los problemas de entonces hayan sido corregidos, el de una buena política cárnica por ejemplo. Digamos que en estos Dirigentes, el desgaste ha podido más, y que no lo han asumido con la autocrítica necesaria, no en vano para ellos los Autoconvocados, los primeros en insinuar que no se sentían representados, son poco menos que sub-versivos. Aunque literalmente, sub-versivo no es “lo malo”, sino otra versión de un mismo hecho, o la versión oculta de aquél.

Cuando un Dirigente argumenta permanentemente lo mismo, y a la realidad de sus seguidores no llegan cambios progresivos indispensables, es hora del recambio. Dicho de otra manera, “el dirigente debe afrontar su derrota sin confundirla con una posible etapa más de una crisis”.

¿Qué ocurre con la Oposición entonces, que ha estado fuera de la decisión ejecutiva (no del Gobierno porque constituye uno de los Poderes del Gobierno en lo formal; el Legislativo), ya por dos períodos, y no modifica sus estrategias para obtener lo que predica?  

Ocurre que ha “vegetado políticamente”. La Vegetatividad Política existe, dentro y fuera de un Gobierno, y alrededor y debajo. Y dicha Vegetatividad opositora tiene conexión directa con su pasado más reciente, o con su presente más esforzadamente pulcro. Esta Oposición general, por otra parte, conscientemente o no, ha aplicado en sus quehaceres los mismos mecanismos que utiliza “aquello” a lo que pretende sustituir. Hablo de “aquello” como Entidad; vale decir, Discurso Político, consecuentemente, “Hechos”. Y en Campaña, sin “el Discurso” traducido como creatividad, estrategia y fin, no se alcanza el objetivo de “los Hechos”.

Hagamos aquí un alto; La UCR acaso, es la que agota hoy por hoy un discurso más Institucionalizado a partir de Alfonsín y de Sanz, pero que retransmite o evoca salvando distancias mínimas entre un y otro pre-candidato, al Alfonsinismo de los 80, sin adquirir los contenidos necesarios para esta etapa, es decir, sin el Aggiornamiento y el enfoque necesarios para lograr la convicción de los otros en la medida esperada. Ya que dichos discursos están orientados a la Clase Media, y allí su principal error, veamos por qué.

Ante una sociedad quietista, (que existan sectores movilizados no significa que el 80% de la sociedad no sea quietista), y cuando no cómoda, o desinteresada o escéptica, lo institucional es fácilmente confundido por “palabrerío”. Se pierde en esto, “la Propuesta”. Se lo asume como ya escuchado, o como algo más de lo mismo, aunque no sea así. Pero así se recepciona. Es indispensable la Clase Media, pero dentro de un contexto, y en este momento, el contexto de clase media no existe en tanto no se la obligue intelectualmente, no se la saque o movilice de su letargo y comodidad con lo discursivo. Y lo discursivo que se escucha, no es innovador y no es movilizador. Es el “pasado”, aunque se hable del “presente”.

El resto de la Oposición, incluidos el Pro y el Peronismo Federal, critican lo que el Gobierno no hace bien, pero no terminan de gestionar la propuesta pública de cómo hacerlo mejor. Y quienes tienen la posibilidad de hacerlo, se estancan en un juego de ida y vuelta, donde lo social no avanza, mientras que a nivel nacional, sabemos que no todo es como se dice, pero; ¿Quien lo discute con un pobre noventista que hoy socialmente es contemplado en un sistema se lo gane o no? ¿Lo que hoy vive es peor o mejor que lo que conocieron en los últimos gobiernos?

Hablo de hechos, no de causas o razones en este caso. Fue el 2000 el que abrió paso a las necesidades asistenciales. Cualquier Opositor hoy, debería arrancar una Campaña desde el 2000, no desde el 2010, esto lo obligaría a una Campaña con autocritica a la que aun así, le va a faltar el Aggiornamiento de la Propuesta ya no para 2010, sino para 2020.

Una gran protagonista es Carrió, pero sintetiza la Política Academicista, es decir, tiene su público político, importante, que no es precisamente la media del país. Es un target de filosofía política concentrada, significativa, pero con llegada a porcentuales bajos a las urnas. Carrió emana tanta seguridad y certidumbre, que la media desconfía. Pasa del conocimiento, a lo soberbial.

Pino Solanas es visto como una gran Persona, y hasta resulta difícil negar las realidades que maneja en una encendida defensa patrimonial de lo nacional, pero flota un estatismo al que los argentinos no desean regresar; en este caso, el Aggiornamiento, pese a sus verdades, también está ausente. Y lo extranjero en un mundo Global, guste o no, es negociable, no repudiable. Si solo se tratara de Argentina estaríamos ante algún remedio, pero se trata de Argentina dentro del mundo, sin lo cual, no debe dejar de contemplarse su más que atendible crítica hacia gobernadores como el de San Juan.

El Pro, es un ejemplo de la Vegetatividad Política, guste o no, está co-gobernando, exige cambios nacionales, pero no sale de sus tropiezos en comarca propia, y tal como sucede a nivel nacional, está rodeado por algunos dirigentes bien intencionados, y por un caudal de pésimos estrategas políticos que no terminan de convencer en cuanto a gestión, y menos aún decidir prioridades y obtener resultados. Se ven prioridades del Pro, no de la Ciudad de Buenos Aires.

En el país hay Pobreza, pero con menos Pobres. Y Empresarios a los que no les va mal, la mayoría; Así, la oposición intentando convencer a una Clase Media, se queda sin poder de fuego político. Peor todavía, queda encerrada, acotada, sin abrir su propuesta, en caso que las tengan. Con un agregado nada menor, esta Clase Media está dividida en Sectorización de Intereses, como pocas veces se ha visto antes. Un lugar que el Gobierno a duras penas penetra, pero la oposición, no.

Por otra parte, la Construcción Crítica Intelectual apunta a la Libertad de Expresión (no sin razones), apunta a uno de los flancos débiles de este Gobierno, pero no logra sacar esa discusión de la égida intelectual y llevarla al resto de la sociedad, y el Gobierno lo sabe, ni siquiera necesita responder, le basta con argumentar contra los grandes multimedios a los que acusa de cómplices de situaciones de negociaciones ventajosas a costa de lesa humanidad, con un contenido que impacta en sectores populares y medios, y que cargan al hombro una historia que leyeron pero que no vivieron, aunque con eso les baste. En eso basa su estrategia, y con eso al Gobierno, le sobra; y convengamos que para quienes voten en Octubre, el interés pasa por su estómago y su posibilidad de bienes, su financiación aunque sea ficticia, inflación de por medio, o al menos con seguir siendo contemplados en un circuito donde algo les llegue. No les interesan las razones filosóficas de la Libertad, ciertas o no. “Aquí, la más brillante aceptación de varias Argentinas en una”.

Hay Productores Provinciales empobrecidos, que participan de un mismo Congreso o expo, donde escuchan a tipos que tienen que representarlos pero que no pueden disimular una vida de bienestar holgadamente superior. Y hay PyMES en idéntica situación viendo que a otras PyMES más aproximadas al poder, nada les falta y hasta viajan a Europa en aviones con funcionarios para conversar con los chinos traductores mediante. Y hay industriales haciendo malabares, cuando apenas pueden pagar con tarjeta cada Congreso Industrial que no quieren perderse. Y no olvidemos a los docentes alcanzados con el impuesto a las Ganancias. Es decir, vivimos en la más absoluta desprolijidad heredada, y no hemos podido reparar cosas indispensables aunque sobren razones para hacerlo, y en últimas etapas de bonanzas Económicas Macro de importancia. Un tema más, que niega los conceptos de “derrame” y “Ascenso Social”.

Se ha hecho mucho, pero no se ve tanto.

El radicalismo abocado a la institucionalidad, de lo que menos habla es de Economía, precisamente el factor preponderante por el que fracasaron reiteradamente, y que nunca supieron explicar en ninguna otra campaña.

Veamos un aspecto final; La fisura del Gobierno, no se encuentra en el Gobierno mismo entonces, que es donde la oposición la busca, sino en la corrupción política que lo rodea, y de un modo más indirecto que directo, burocracia punteril abajo, no siendo éste un atributo solo del actual Ejecutivo, sino de cada Gobierno anterior.

Pero a la oposición para comenzar a remediar estas situaciones, le falta el jugador más importante. Aquí es donde La Justicia, juega en contra de cualquier Oposición, al no definir una cantidad de causas. Lo que debió hacer hace tiempo. Independientemente de los mecanismos políticos que modifiquen el equilibrio de La Justicia como tal. En tal caso para el Poder Judicial, no se trataría de una excusa el hablar de operaciones políticas, sino más bien de un defecto ante el cual ha sido inoperante para subsanarlo durante décadas. Hagamos un breve esfuerzo memorioso ¿Del Menemato quien recuerda alguna sentencia severa, no siendo a la Señora María Julia?

No quiero descuidar aquí, sería injusto, a aquellos buenos legisladores, que los hay, y honestos,  que batallan solos, o en bloques reducidos. Están solos y no lideran, solamente trabajan por convicción. Viven su propio bloque en una escala de pequeñez cuantitativa si los comparamos con los grandes Partidos. Cuando hablamos de la necesidad de un Sistema Parlamentario, antes que Presidencialista, no nos asustemos.

Lo que no se encuentra es la manera de proponer a la sociedad la necesidad de correcciones políticas actuales ausentes o erróneas, y su necesidad de cambio (alternancia), en un País que indudablemente ha mejorado en estos años aunque por múltiples factores que van más allá del propio Kirchnerismo, pero que sin él, no hubieran producido en las Clases más bajas y periféricas el efecto conseguido, incluyendo a la Clase Media Baja. Arriesguemos mas, a los destinatarios tampoco les importan estas razones, han tenido acceso a una mejoría, leve o buena, real o ficticia, y solo cuando dejen de tenerla pensarán en otros candidatos.

Catamarca; “No se cambia el voto por una supuesta mejoría ante las promesas de lo Nuevo, sino por el hartazgo de lo Viejo, para volver a recaer en lo anterior”.  

Vayamos a una de las preguntas sustanciales; ¿Decide un PEN estas situaciones? A veces sí. A veces no. Como Catamarca, exceden a cualquier decisión presidencial a veces. El fenómeno se da de la provincia hacia afuera y hacia arriba, más aun si la suponíamos provincia opositora. Se crea y reproduce en este caso de Provincia a Nación, desde esa cultura provincial amoldada, acostumbrada por esos políticos nepotistas de grandes alambradas feroces, quienes adiestran al pueblo paisano a pedir, y a luchar entre pares para lisonjear migajas despegándolos del conocimiento de cualquiera de sus derechos.

A confesión de partes, relevo de pruebas, ningún Ejecutivo aunque le cueste, desperdiciará una oportunidad en un año electoral, así asuma el costo de que esa provincia se sume mediante una Gobernadora con ascendencia de un pasado reprobable a su proyecto nacional, del modo menos explicable.

“Lo que vio Maquiavelo entonces, no podrá desaprovecharse hoy, y será perfeccionado mañana”.

Esta es la sustancia que la Oposición no puede superar en lo discursivo, desde el PO, pasando por la UCR y el PF hasta el Pro, con el agregado que no hay que descuidar historias propias y ajenas, por todos conocidas. Solo pueden pretender re-fermentar una Ideología Opositora en Lo Joven, a la que el kirchnerismo con la Cámpora también se adelanto. (Ya he dado en mi posición al respecto en comentarios anteriores, debido a que sostengo la necesidad de nuevos cuadros militantes, pero inclinándome por un marco plural)

Y si el Campo constituía un pilar importante para este desafío electoral de 2011 en provincias como Santa Fe, Córdoba, Entre Ríos, La Pampa y se pueden agregar algunas mas, cometió el peor de los errores; en su discusión interna de años no logró el recambio necesario, no cambió a tiempo sus dirigentes para oxigenar las credibilidades. Y no lo hizo el Congreso en nombre de ellos. Su Primer error en las dirigencias fue pasar de representar un Sector, a hacerse Políticos contestatarios, lo que es muy diferente a practicar Política Sectorial transmitiendo demandas y asumiendo capacidades negociadoras. Y si está bien que hayan logrado Parlamentarios, lo que se observa es que los Dirigentes pretendan mayor protagonismo que quienes ocupan cada banca en nombre de ellos. Los sentaron para pintarlos, o para atravesarlos con las mismas discusiones sectoriales que los propios dirigentes no saben solucionar.

En definitiva, comenzamos una Campaña sin Dirigencias que hayan trabajado primero en sus propias construcciones críticas. Donde todos dicen lo que debemos hacer, pero donde nadie explica lo que hicieron antes para llegar a dónde están, y mucho menos como se debe seguir.

En Argentina, Sectores y Poderes pelean, rivalizan entre sí, solo para ocupar unos el lugar del otro, para acceder a esas mejorías anheladas, pero sin modificar el entorno de conjunto, el de todos. “No existe en este contexto la posibilidad de cambio y superación, sino de la alternancia de piezas móviles funcionales a etapas especulativas”.

Sin Dirigentes que no sepan el alcance y el límite de sus Roles, no hay representados posibles. La representación se auto-elimina. Las urnas entonces no son sinónimo de cambio, sino de esperanzas cíclicas, que la misma desigualdad menor alimenta una y otra vez, para eternizarse como Desigualdad mayor.

YAYO HOURMILOUGUE.

La 5 PATA.

Compartí el contenido:

Post Author: Editor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *