ALEJANDRO CARRERA. Profesor IAE – Universidad Austral

La encuesta de la CNV no es mandataria, se hace sobre buenas prácticas de gobierno en las organizaciones que cotizan en la Bolsa(…)tiene como fin crear las condiciones de gobierno a nivel de las empresas para que haya transparencia plena para proteger al inversor y, sobre todo, a los inversores minoritarios(…)el resultado de los últimos dos años de la encuesta es que aquellas empresas que seleccionamos que cotizan en Argentina y en EE.UU., se ve que cumplen mejor las buenas prácticas(…)hay muy buenos managers en la Argentina. Si estamos hablando de los directorios, los órganos de gobierno, tenemos una asignatura pendiente en la Argentina(…)hay mucha variedad en términos de calidad y operación en los directorios(…)hay muy poco uso del directorio como una herramienta que debe evaluar a las compañías(…)es un déficit que juega en contra de la empresa(…)en el mundo, después de los líos en el sistema financiero, los americanos se han dado cuenta que los directorios estaban más bien pintados(…)en general, los directorios tienen un uso sub-estándar. En países emergentes y con poco mercado de capitales -empresas que no cotizan en bolsas- el handicap es mayor(…)la principal responsabilidad de la compañía es velar por la continuidad de la compañía y el directorio tiene que ayudar a que se equipo que trabaja diariamente, también tiene que cuidar que esa gente haga ese trabajo(…)la última responsabilidad está en el director general y en el presidente del directorio. Las responsabilidades legales… siempre digo que en Argentina “todos los directores de empresas están en libertad condicional”, el sistema legal va contra ellos. Un empleado hace un juicio contra ellos y los directores son responsables solidarios(…)es bueno que algunas empresas argentinas vayan afuera a invertir, pero el empresariado argentino muchas veces ha tenido que vender sus empresas, eso beneficia a los extranjeros porque la ficha que ponen en Argentina es una sola entre muchas más, por ello pueden soportar pérdidas esperando que la situación cambie(…)en el sector de la carne los que debimos haber invertido fuimos nosotros en Brasil hace veinte años y no al revés(…)al cerrar las exportaciones cayó el precio, las exportaciones no son más del 10% de la producción del país, ese fue el primer error. La cuota Hilton eran 28 mil toneladas, eso era el 1% de la faena. Ese 1% más otras toneladas que se vendían fuera de la cuota, no puede ser que afecten “la mesa de los argentinos”, al no exportar, ese ingreso que no se genera, hace que aumente la carne en Argentina(…)entendemos que el rol de la empresa en la sociedad va más allá de crear y distribuir riqueza, tiene constitutivamente un rol de inserción en la comunidad(…)la segunda responsabilidad es generar vínculos con sus stakeholders que sean más fuertes, la tercera, es la acción en las comunidades en las que está operando.

Compartí el contenido:

Post Author: Editor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *