46° Coloquio anual de IDEA- Consensos para el Desarrollo

Acaso lo más notable de la jornada; Pablo Gerchunoff, Académico de la Universidad Torcuato Di Tella e investigador del Conicet, cuando dijo al empresariado que tenía delante que “si no quieren el populismo arcaico, deben también rechazar un capitalismo arcaico”. Y sacó a cuento el Proyecto Recalde, para regresar con su crítica sobre la UIA y otras Cámaras, cuya posición pública de oposición a la propuesta es conocida. Fue cuando dio a entender que ninguno tiene que aceptar un proyecto que recorte derechos de propiedad o ganancias en forma brusca, pero si resulta problemático que ni siquiera se vaya a la discusión” y avanzó mas, “ digo que es la propia clase empresaria la que debe  proponer un proyecto de participación obrera en las ganancias(…) Pueden evitar propuestas salvajes, haciéndose cargo y pasar de la defensiva a la ofensiva en materia de equilibrio social”(…) el agro no puede rechazar simultáneamente el impuesto a la tierra y a las retenciones”. Si bien Gerchunoff tuvo alguna palabra elogiosa después de esto para reconocer que el empresariado local supo encontrar oportunidades en dos siglos ante etapas adversas “jamás pudo constituir institucionalmente una elite dirigencial que razonara el país a largo plazo”. Es decir,-aseguró- deben buscar el modo de ser una elite dirigente.

Casi a contramano de esto, en la mesa redonda que continuó, con representantes de Cámaras Empresarias, Hugo Biolcati de la SRA, Daniel Funes de Rioja Presidente de Copal y Vice de la Organización Internacional de Empleadores, y Cristiano Ratazzi, Presidente de Fiat, coincidieron en un mismo nivel de preocupación: El avance del estado y las fuerzas sindicales sobre los intereses privados. Pero agregaron un dato que resulta innegable, las luchas se están dando no tanto por cuestiones económicas, sino ideológicas, y que si bien el campo supo limitar la situación ante el conflicto por la retención a la soja, a la industria aun le falta fijar una posición similar frente al estado. Para Biolcati la Presidenta avasalla los límites entre sectores público y privado. En tanto Funes de Rioja aseguró que “hay sindicalistas que han dicho que si gana fulano vamos a hacer 13 paros, eso ya no es amenaza-explicó- es desestabilización”. No se puede construir un país pensando que el largo plazo es diciembre”. Ratazzi se demostró preocupado por la inflación y pidió por un país con reglas claras, como en los países que más desarrollo han logrado tras la crisis mundial.

Por la noche, tarde, llegó el momento de Tabaré Vázquez, ex Presidente de Uruguay. Una reflexión inicial que me permito, es preciso que quien modere o consulte en calidad de preguntador, en este caso la diputada Morandini, trate de captar el ritmo de la entrevista, y evalúe antes los posibles requerimientos del auditorio. Comenzar con una pregunta que a la presentadora le resulta atractiva, y que apunta a las causas y consecuencias judiciales de la dictadura en Uruguay ya en etapa democrática, implicó una larga respuesta de Vázquez que no era del interés de todos, sino de Morandini. No es mi intención la censura, sino optimizar tiempos y espacios.

Algunos Conceptos del Ex Presidente Tabaré Vázquez:

No somos una región pobre, pero sí, la más desigual(..) Entre Argentina y Uruguay no solo hay que integrar Comercio y Aduana, sino gente (…) En cinco años, el 90% de los acuerdos de empresarios y trabajadores, fue reglado por ellos. En un 10% intervenimos como Gobierno, en el 5% de estos caso dimos la razón a los empresarios, en el 5% restante a los trabajadores, en cada caso, tenían razón (…) En mi país, el Gobierno actual prepara acuerdos que permitan emprendimientos públicos-privados (…) Para la inversión extranjera hay que ganar confianza (…) En nuestro país tenemos mucha crítica, pero no tienen proyecto alternativo (…). Respecto al FMI los pueblos están cansados  de aquellos que siempre pretendieron tener la razón, del FMI todos somos socios, no clientes. Los pobres no son objeto de caridad, son sujetos de derecho.

Como positivo, su espíritu dialoguista, democrático y de consenso.

Quizá el modo cadencioso, lento de Tabaré, quitó una dinámica esperada a su exposición y sus respuestas. Para mi gusto, y desde una modalidad de expresiones más propias de los años 60 por lo discursivo clásico, resultó más poético que político.

Somos La Quinta Pata.

YAYO HOURMILOUGUE.

Compartí el contenido:

Post Author: Editor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *