46º Coloquio IDEA – Mar del Plata

Un Coloquio que asoma con tranquilidad. Los Coloquios anuales de IDEA han despertado y extinguido algunos ánimos en estos años por las ausencias oficiales, pese a las invitaciones formales. Y contrario a lo que algunos crean, la presencia del gobierno en un espacio como el de IDEA, siempre es trascendente, constructivo, o debería serlo.

La Apertura del Coloquio ayer de tarde con un auditorio colmado arrancó con las palabras del Presidente del Instituto para el Desarrollo Empresarial de Argentina, Gustavo Ripoll, quien distinguió la necesidad de fortalecer el dialogo entre los social, lo empresario y lo que llamó esferas gubernamentales.

Consenso es el tema. Ripoll alentó a ceder de cada parte para conseguirlo.

Subrayar este tránsito y verlo como uno de los períodos más extensos de la Democracia en la historia argentina fue una de las precisiones más concretas, al mismo tiempo que recordó los recientes Pre Coloquios de Salta y de Rosario, donde la búsqueda del Consenso se vio fortalecida, lo que se considera un eje para este encuentro de Mar del Plata.

Entre los concurrentes estaban el Gobernador Scioli, Urtubey de Salta, el ex jefe de Gobierno de España José María Aznar y el Presidente con mandato cumplido Eduardo Duhalde.

Ripoll pidió que a los empresarios en argentina se les reconozca un rol, como es el del desarrollo económico y social del país. Y autocriticó actitudes empresariales, precisamente a partir de esa imagen distorsionada del empresario argentino. Una imagen con la que hay que hacer algo.

El segundo expositor fue El Gobernador Scioli. Habló de enfrentar y vencer los desafíos que presenta la agenda del crecimiento y de avanzar con una actitud constructiva para garantizar el desarrollo sostenido, remarcando el rol de un empresario al que según dijo, percibe con una gran madurez. Hablo de la necesidad del cuidado del medio ambiente, junto al estado, como uno de los temas que se debate en el mundo, y de aplicar soluciones locales y señaló la necesidad de inversiones. No respondió preguntas, y nada  dijo acerca del tema de la seguridad. En ningún momento efectuó comentario alguno que indicara conjeturas mínimas de un incipiente distanciamiento suyo del kirchnerismo, una especie que rebota en diferentes circuitos, aunque hay un mutismo inapelable en el Gobernador. Hasta es posible que haya existido una reunión poco  antes del Coloquio con Eduardo Duhalde, un tema que por ahora queda en la sospecha. Una sospecha razonable.

De Aznar se esperaba un poco más. Advirtió sobre la tendencia al intervencionismo, la expansión del estado, y el crecimiento de los déficit en lo genérico de los países, sobre todo en Europa. Asumí con un 7% y entregue el gobierno con un 4% ¿Pero que se hace con un 11%? Preguntó.

Para Aznar, tras 2009 y su crisis, el mundo debe enfrentar la tentación del intervencionismo y las políticas populistas. Rechazo la intervención del estado en la economía al decir que la base del desarrollo es la transparencia y la disciplina y no la expansión del déficit.

Disciplina antes que estímulos. “Alguien me tendrá que explicar cómo se van a pagar los déficit que se están creando mediante los estímulos” dijo.

Para el español, la región de América Latina está mejorando mucho, a partir de estabilidad, de la lucha de algunos gobiernos contra la inflación y de tratar de contener el déficit, aunque “hay- explicó- asignaturas pendientes y profundas, por caso, ser la región con mayor diferencia de renta per cápita del mundo”.

Aznar no descuidó que El Libre Comercio es una de las expresiones más importantes de la libertad humana, y debe evitarse el proteccionismo como tentación. Confeso partidario privatista, aclaró que no se debe privatizar sin liberalización, porque eso nos lleva a un capitalismo de Amigos, ni liberalizar sin privatizaciones porque esto expande el Estado”. Se refirió a la España de hoy, atravesada por una gran crisis económica, a su juicio porque perdió su capacidad de “devaluar su moneda por pertenecer a la zona euro, pero por otra parte por no flexibilizar su economía… “O se devalúa para ser más competitivo, o se es más flexible, te pueden faltar una de las dos herramientas-dijo- pero si te faltan las dos estas en problemas”

Dentro de los puntos que destacó, mencionó como indispensables la existencia de un Estado de derecho consolidado y mercados sin privilegios, como lo que necesitan los empresarios, además de tener el rol de llevar ejemplaridad a la sociedad. Por esto, y ante la falta de ética empresarial, no se debe actuar con más regulación, sino con mejor regulación, no con más intervencionismo, sino con menos intervencionismo. El Estado debe garantizar la ley, así como el estado de derecho, y debe regular, pero no tiene que intervenir, o debe intervenir lo menos posible. Debe, como Estado, crear espacios propicios para el desarrollo económico.

Scioli descuidó u omitió temas de agenda que eran imperiosos tratar aquí, en un auditorio para aprovechar. Y  en Aznar estuvo ausente el reconocimiento de  que las Democracias Sociales han tambaleado en estos años, pero continúan siendo más efectivas que los Liberalismos Extremos (donde su discurso se confunde) o que las políticas Supra Estatales que acumulan las deudas a las que alude.

Un Coloquio que al menos pinta de cierta riqueza intelectual, algo a lo que no estamos acostumbrados desde hace algún tiempo. Al menos el nivel de invitados disertantes, da para la buena expectativa.

Somos La 5 Pata.

YAYO HOURMILOUGUE. (Mar del Plata)

Compartí el contenido:

Post Author: Editor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *